Lle­gan las ma­dres de día

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EN PORTADA - Por Ele­na Mén­dez

Son una al­ter­na­ti­va a la guar­de­ría y una ayu­da di­fe­ren­te pa­ra la con­ci­lia­ción

CON­CI­LIAR ES LA PA­LA­BRA DE MO­DA, PE­RO TO­DA­VÍA ES UN SUE­ÑO. LAS MA­DRES DE DÍA OFRE­CEN SU EX­PE­RIEN­CIA Y SU CA­RI­ÑO PA­RA QUE LAS TRA­BA­JA­DO­RAS NO TEN­GAN QUE ACU­DIR A SUS PUES­TOS CON EL NI­ÑO BA­JO EL BRA­ZO.

Cuan­do ter­mi­na la ba­ja ma­ter­nal co­mien­za un dra­ma. «¿Y qué ha­go aho­ra con el ni­ño?», es la pre­gun­ta que se ha­cen la ma­dres que se re­in­cor­po­ran al tra­ba­jo y que no cuen­tan con una red fa­mi­liar ca­paz de su­plir­las. A los so­co­rri­dos abue­los, las can­gu­ros pro­fe­sio­na­les y las clá­si­cas guar­de­rías se une aho­ra una nue­va op­ción que lle­ga des­de Eu­ro­pa: las ma­dres de día. Son ma­dres, en­tre co­mi­llas cla­ro, que cui­dan en sus pro­pios ho­ga­res a gru­pos muy re­du­ci­dos de ni­ños me­no­res de tres años. En Ga­li­cia es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos son aún una no­ve­dad, y como sus clien­tes, ape­nas dan los pri­me­ros pa­sos.

Cris­ti­na Sei­jas, for­ma­do­ra de las as­pi­ran­tes a ma­dres de día de la es­cue­la Wal­dorf Me­ni­ñei­ros en Lu­go, ex­pli­ca que las prin­ci­pa­les, aunque no más im­por­tan­tes, di­fe­ren­cias con una guar­de­ría son tra­ba­jar en un ho­gar y con un má­xi­mo de cua­tro ni­ños. «Lo más im­por­tan­te es la aten­ción in­di­vi­dua­li­za­da amo­ro­sa y ma­ter­nal que se le da al ni­ño ya que es­to ha­ce po­si­ble su sano desa­rro­llo fí­si­co, afec­ti­vo, so­cial e in­te­lec­tual. En es­tos ho­ga­res los ni­ños pue­den to­mar­se el tiem­po que ne­ce­si­ten pa­ra ex­pe­ri­men­tar con el mo­vi­mien­to: co­rrer, su­bir y ba­jar, sal­tar, ga­tear, rep­tar.., el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra co­mer, dor­mir, pa­ra el cam­bio de pa­ñal. Un tiem­po con el rit­mo vi­vo y fle­xi­ble, no así una es­truc­tu­ra de ho­ra­rios fi­jos».

Le dan gran im­por­tan­cia al jue­go li­bre y pro­po­nen una es­ti­mu­la­ción nor­mal, con muy po­cos ju­gue­tes, y es­tos inaca­ba­dos, pa­ra que los ni­ños les den el uso que ne­ce­si­ten en ca­da mo­men­to. «Nos ale­ja­mos de la hi­per­es­ti­mu­la­ción pa­ra que ellos sean pro­ta­go­nis­tas de sus pro­pios jue­gos y de su desa­rro­llo. Na­die me­jor que ellos sa­be qué ne­ce­si­tan en ca­da mo­men­to», se­ña­la Cris­ti­na.

Aunque ti­re pie­dras con­tra su te­ja­do, Cris­ti­na Sei­jas con­si­de­ra que es de su­ma im­por­tan­cia que un ni­ño per­ma­nez­ca con su ma­dre has­ta los 3 años de vi­da el má­xi­mo tiem­po po­si­ble «y es­to pa­re­ce im­po­si­ble, ya que hay mu­chas mu­je­res que tie­nen se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra or­ga­ni­zar su jornada la­bo­ral con su ma­ter­ni­dad». En cuan­to a la op­ción de lle­var al ni­ño al tra­ba­jo como hi­zo Ca­ro­li­na Bes­can­sa con­si­de­ra «que pa­ra mu­chí­si­mas mu­je­res se­ría im­po­si­ble desem­pe­ñar su tra­ba­jo con un be­bé y ade­más el be­bé no es­ta­ría en un lu­gar ade­cua­do pa­ra po­der sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas».

LA CA­SI­TA DE SIL­VIA

Sil­via Fa­ria es una ou­ren­sa­na de 40 años y ma­dre de una ni­ña de 5 que tras tra­ba­jar 15 años como pro­fe­so­ra de edu­ca­ción infantil en un cen­tro es­co­lar con­cer­ta­do de­ci­dió cam­biar de rum­bo y em­pren­der su pro­pio pro­yec­to como ma­dre de día. Pro­yec­to que en dos me­ses abri­rá sus puer­tas en Ou­ren­se. «Yo me crié en un pue­blo, con mi abue­la, que me en­se­ñó a con­tar con las ho­jas caí­das de los ár­bo­les, con el sa­cho en la mano. Cuan­do en­tré en con­tac­to con las ma­dres de día me di cuen­ta de que era es­to lo que que­ría. Me for­mé en Lu­go y en Al­tea con mi men­to­ra San­dra Chan­día y ella me ani­mó a crear mi pro­pia es­cue­la. Es­toy reha­bi­li­tan­do una ca­si­ta en Ou­ren­se con un pe­que­ño jar­dín pa­ra arran­car es­ta nue­va fa­se de mi vi­da».

En La Ca­si­ta de Sil­via aco­ge­rá (por 250 eu­ros al mes) a cua­tro o cin­co ni­ños en un ho­ra­rio fle­xi­ble de ocho a tres pa­ra com­pa­gi­nar­se con las ne­ce­si­da­des de los pa­dres. Las can­cio­nes y los poe­mas mar­can el rit­mo de la ca­sa en la que se re­ci­be a los ni­ños con un con­tac­to ca­ri­ño­so y se les ofre­ce un desa­yuno an­tes de pa­sar a los jue­gos. Con ju­gue­tes de ma­de­ra, sin plás­ti­cos y sin te­le­vi­sión. Hay una can­ción pa­ra ir a co­mer (ali­men­tos eco­ló­gi­cos) y otra pa­ra vi­si­tar el ba­ño. Un mo­men­to pa­ra el huer­to y pa­ra dar gra­cias al sol. Tam­bién hay re­lax y sies­ta. Es una crian­za con ape­go, sin ho­ra­rios y sin es­trés.

Ade­más de cui­dar a los ni­ños tam­bién se atien­de a los pa­dres a los que se ofre­ce ase­so­ra­mien­to edu­ca­ti­vo y apo­yo pa­ra afron­tar cual­quier problema que les sur­ja con sus hi­jos. Con­fe­ren­cias con es­pe­cia­lis­tas y co­lo­quios com­ple­tan las ac­ti­vi­da­des. «Lo ideal se­ría que el pri­mer año los ni­ños es­tu-

vie­ran con sus ma­dres. La rup­tu­ra des­pués de una ba­ja de tres me­ses es de­ma­sia­do drás­ti­ca. No­so­tros tra­ba­ja­mos pa­ra que la tran­si­ción del ni­ño que se ve obli­ga­do a se­pa­rar­se de su ma­dre que va a tra­ba­jar se ha­ga de la for­ma más sa­lu­da­ble y sin so­brex­ci­ta­cio­nes, en un en­torno ama­ble, con el me­nor su­fri­mien­to po­si­ble», di­ce Sil­via.

El sis­te­ma es­tá muy ex­ten­di­do en Ale­ma­nia, In­gla­te­rra, Sui­za y Fran­cia. Inés Gá­mez de Rus, que en el año 2000 ya tra­ba­jó en Ber­lín cui­dan­do ni­ños ba­jo es­tas pau­tas, de­ci­dió ex­por­tar es­te mo­de­lo a nues­tro país. Ella, que fue la pio­ne­ra, es hoy la pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Ma­dres de Día de Es­pa­ña. (www.ma­dres­de­dia.org).

CA­SAS NI­ÑO

El mo­de­lo de crian­za en ca­sa ha em­pe­za­do a re­pro­du­cir­se, con dis­tin­tos en­fo­ques, por to­da Es­pa­ña. Al­gu­nas son ca­sas ami­gas, otras ca­sas can­gu­ros y en al­gu­nos ca­sos cuen­tan con el apo­yo eco­nó­mi­co de las ad­mi­nis­tra­cio­nes au­to­nó­mi­cas. En Ga­li­cia, la Xun­ta tam­bién otor­ga­rá ayu­das pa­ra la pues­ta mar­cha en el ru­ral de un ser­vi­cio de es­te ti­po. Se tra­ta de 30 ca­sas ni­ño en las que una cui­da­do­ra acre­di­ta­da aten­de­rá a ni­ños me­no­res de tres años, en ho­ra­rio fle­xi­ble, en su pro­pio do­mi­ci­lio.

Ya hay 50 mu­je­res que han re­ci­bi­do for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca en Lu­go y Ou­ren­se pa­ra po­der abrir una de es­tas ca­sas en las que no po­drán aco­ger a más de cin­co me­no­res.

La vi­vien­da de­be­rá con­tar con una sa­la con ca­le­fac­ción e ilu­mi­na­ción y ven­ti­la­ción na­tu­ra­les y un mí­ni­mo de 4 me­tros cua­dra­dos por me­nor, dis­tri­bui­da y or­ga­ni­za­da con cri­te­rios de fle­xi­bi­li­dad pa­ra dar res­pues­ta a las dis­tin­tas ne­ce­si­da­des de los ni­ños. Tam­bién ten­drá que dis­po­ner de una zo­na di­fe­ren­cia­da pa­ra el des­can­so y la higiene infantil y otra pa­ra la pre­pa­ra­ción de ali­men­tos, al­ma­ce­na­mien­to y con­ser­va­ción de es­tos.

UNA CRIAN­ZA CON APE­GO Y SIN ES­TRÉS. Las ma­dres de día, con amor, pa­cien­cia, tiem­po y de­di­ca­ción, acom­pa­ñan a los ni­ños en el de­sa­fío que es pa­ra ellos el día a día y ofre­cen a sus fa­mi­lias una res­pues­ta de ca­li­dad pa­ra afron­tar las di­fi­cul­ta­des co­ti­dia­nas sur­gi­das por la in­cor­po­ra­ción ple­na de la mu­jer al mundo la­bo­ral. En la fo­to de la iz­quier­da la ma­dre de día de Ou­ren­se Sil­via Fa­ria con su hi­ja. En las fo­to­gra­fías su­pe­rio­res los ni­ños de la Ca­sa Wal­dorf de Al­tea que di­ri­ge San­dra Chan­día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.