Fo­to­gra­fía

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EN POR­TA­DA - Por Ri­ta Álvarez Tu­de­la

Mar­tin Parr, la ex­plo­sión de la fo­to­gra­fía do­cu­men­tal bri­tá­ni­ca

EL FO­TÓ­GRA­FO DE LA MAG­NUM RE­FLE­XIO­NA SO­BRE EL CON­SU­MIS­MO Y LA GLO­BA­LI­ZA­CIÓN CON UNA MUES­TRA QUE DO­CU­MEN­TA EL TRA­BA­JO EN EL CAM­PO Y LAN­ZA UNA CRÍ­TI­CA A LA SO­BRE­EX­PLO­TA­CIÓN DE LOS RE­CUR­SOS NA­TU­RA­LES

En el cen­tro del Reino Uni­do se en­cuen­tra Wa­ke­field, una pe­que­ña ciu­dad de 70.000 ha­bi­tan­tes en el co­ra­zón de Yorks­hi­re. Es tam­bién uno de los vér­ti­ces de la plan­ta­ción co­no­ci­da co­mo Trián­gu­lo del Rui­bar­bo, una plan­ta que ejer­ce de in­gre­dien­te fun­da­men­tal en los dul­ces del país. Y en ella pre­ci­sa­men­te, se ha cen­tra­do el fo­tó­gra­fo bri­tá­ni­co Mar­tin Parr pa­ra ha­cer su úl­ti­mo tra­ba­jo.

Tras la re­tros­pec­ti­va so­bre su obra ce­le­bra­da en el cen­tro Bar­bi­can en Lon­dres en 2002, la ga­le­ría Hep­worth en Wa­ke­field apos­tó pa­ra ce­le­brar su quin­to aniver­sa­rio en­car­gán­do­le al fo­tó­gra­fo un tra­ba­jo so­bre la co­se­cha del rui­bar­bo. La Unión Europea le con­ce­dió a es­ta plan­ta el es­ta­tus de de­no­mi­na­ción de ori­gen pro­te­gi­da, si­mi­lar a la que tie­ne el cham­pag­ne en Fran­cia y el ja­món de Par­ma en Ita­lia, pe­ro es mu­cho me­nos co­no­ci­da.

Parr es­tu­vo du­ran­te do­ce me­ses ex­plo­ran­do las lo­ca­li­da­des de Wa­ke­field, Mor­ley y Roth­well, en las que se

si­guen uti­li­zan­do téc­ni­cas si­mi­la­res a las de ha­ce 150 años, que im­pli­can re­co­lec­tar las plan­tas una vez han es­ta­do un tiem­po al frío en el ex­te­rior, pa­ra ser lle­va­das a co­ber­ti­zos a al­tas tem­pe­ra­tu­ras, que ha­cen que crez­can rá­pi­da­men­te y pa­sen a ser re­co­gi­das a mano a la luz de las ve­las.

Aho­ra, en la ex­po­si­ción los pro­ta­go­nis­tas son los agri­cul­to­res y re­co­lec­to­res, co­mien­do en trac­to­res, cui­dan­do la co­se­cha y tra­ba­jan­do en la os­cu­ri­dad. Una se­rie que no pier­de las se­ñas de iden­ti­dad de la fo­to­gra­fía de Parr, co­mo son los co­lo­res lla­ma­ti­vos, las pers­pec­ti­vas inusua­les y el uso del hu­mor.

Re­co­ge en to­tal unas 400 fo­to­gra­fías to­ma­das por el ar­tis­ta las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das, pe­ro su­po­ne tam­bién la vuel­ta a sus orí­ge­nes en Yorks­hi­re. Fue aquí don­de co­men­zó a dis­pa­rar sus pri­me­ros ca­rre­tes en blan­co y ne­gro. Gra­cias a su abue­lo, quien le re­ga­ló una cá­ma­ra de fo­tos, que lle­va­ba a una igle­sia me­to­dis­ta to­dos los do­min­gos, con­si­guien­do plas­mar el ais­la­mien­to de las co­mu­ni­da­des de la zo­na.

ES­TI­LO EN EVO­LU­CIÓN

El es­ti­lo de Parr fue evo­lu­cio­nan­do en los años 80 y se em­pe­zó a in­tere­sar por el co­lor, que usa­ban fo­tó­gra­fos que ad­mi­ra­ba en Es­ta­dos Uni­dos, co­mo Wi­lliam Eg­gles­ton y Joel Me­ye­ro­witz. Lle­gó así su con­sa­gra­ción, de la mano del tra­ba­jo El úl­ti­mo re­sort, que hi­zo du­ran­te tres años en New Brigh­ton. Se re­fie­re siem­pre a él co­mo un pro­yec­to po­lí­ti­co, en el que des­cri­be la vi­da de una de las ciu­da­des más po­bres en aquel mo­men­to, en pleno men­sa­je de la Da­ma de Hie­rro di­cien­do que el país vol­vía a ser prós­pe­ro.

Tam­bién se pre­sen­ta su tra­ba­jo en Bris­tol, don­de se mu­dó a vi­vir con su mu­jer, Su­sie. Son años en los que do­cu­men­ta­rá la vi­da tí­pi­ca de la cla­se me­dia, que flo­re­ce pe­se al cie­rre de mu­chas mi­nas de car­bón y la pér­di­da de po­der de los sin­di­ca­tos. Parr se da cuen­ta que hay po­cas fo­to­gra­fías de ese gru­po so­cial y se cen­tra en ir a reunio­nes del Par­ti­do Con­ser­va­dor y fe­rias de ar­te­sa­nía. Se en­fren­tó así a los que con­si­de­ra sus dos ma­yo­res pre­jui­cios, pe­ro con­si­guió sa­lir vic­to­rio­so y su obra es ya par­te del archivo pa­ra re­su­mir la his­to­ria del país.

A par­tir de 1994, la fo­to­gra­fía de Parr ya no so­lo se li­mi­ta a Reino Uni­do, sino que se in­ter­na­cio­na­li­za al co­men­zar a tra­ba­jar pa­ra la agen­cia Mag­num. Se cen­tra en el con­su­mis­mo y la glo­ba­li­za­ción, que ocu­pan la par­te más gran­de de la ex­po­si­ción en Wa­ke­field. Mues­tra las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, pe­ro tam­bién en­se­ña nue­vos pues­tos que sur­gen en la ca­de­na de pro­duc­ción, unién­do­lo al tu­ris­mo, con pla­yas aba­rro­ta­das en Be­ni­dorm y Chi­na, y tam­bién al lu­jo en res­tau­ran­tes en Ru­sia y Sui­za.

Tam­po­co fal­ta, Sen­ti­do Co­mún, una se­rie que ejer­ce una mi­ra­da crí­ti­ca so­bre el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en un pla­ne­ta con re­cur­sos li­mi­ta­dos. Es­te tra­ba­jo de Parr fue pre­sen­tan­do por pri­me­ra vez en 1999 y lle­gó a ser ex­hi­bi­do al mis­mo tiem­po en 41 lu­ga­res en 17 paí­ses, lo que le lle­vó a en­trar en el li­bro Guin­ness de los Ré­cords.

Hay tam­bién hue­co pa­ra Au­to­rre­tra­to, en el que du­ran­te más de una dé­ca­da se ha­ce fo­tos ves­ti­do de as­tro­nau­ta, emu­lan­do a Vla­di­mir Pu­tin co­mo ka­ra­te­ka o de ma­go. Pa­ra el ar­tis­ta, es­ta se­rie re­pre­sen­ta « el cam­bio dra­má­ti­co de la fo­to­gra­fía en analó­gi­co a di­gi­tal» y tam­bién mues­tra cuán­do son usa­dos los ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les de un fo­tó­gra­fo.

«Ins­pi­ra a la ge­ne­ra­ción de los jó­ve­nes y tam­bién a los ma­yo­res», ex­pli­ca Si­mon Wa­llis, di­rec­tor de Hep­worth en Wa­ke­field, pa­ra quien la ex­po­si­ción es una opor­tu­ni­dad mag­ní­fi­ca de ver los tra­ba­jos de Parr más im­por­tan­tes de to­dos los mo­men­tos de su ca­rre­ra. Lo cier­to es que, en es­te re­co­rri­do, no se han ol­vi­da­do de na­da.

La ex­po­si­ción de Mar­tin Parr mues­tra las fo­tos de la re­co­gi­da del rui­bar­bo (en la pá­gi­na an­te­rior), jun­to con o tras (a la iz­quier­da y aba­jo) en las que el ar­tis­ta do­cu­men­tó la vi­da de la cla­se me­dia bri­tá­ni­ca, du­ran­te su eta­pa tra­ba­jan­do pa­ra la agen­cia Mag­num.

RE­CO­RRI­DO GRÁ­FI­CO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.