EL DO­LOR DE LA MA­DRE DE UN ASE­SINO

AQUE­LLA MA­ÑA­NA, DY­LAN SO­LO DI­JO ADIÓS CUAN­DO SE FUE AL INS­TI­TU­TO, PE­RO AL­GO EN SU TONO ALER­TÓ A SUE, SU MA­DRE, QUE SE VOL­VIÓ HA­CIA SU MA­RI­DO Y LE DI­JO QUE ES­TA­BA PREO­CU­PA­DA, AL­GO NO IBA BIEN CON SU HI­JO. UNAS HO­RAS MÁS TAR­DE, LOS PA­DRES DE DY­LAN DES­CU­BRIR

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - PORTADA - Por Vic­to­ria To­ro Co­rres­pon­sal en Nue­va York

Sue Kle­bold, la ma­dre de uno de los au­to­res de la ma­tan­za de Co­lum­bi­ne, publica un li­bro en el que cuen­ta la du­ra ex­pe­rien­cia por la que tu­vo que pa­sar tras el trá­gi­co su­ce­so

El pri­me­ro que su­po que en el co­le­gio de Dy­lan ha­bía ha­bi­do un ti­ro­teo fue Tom, que lla­mó a su mu­jer pa­ra de­cír­se­lo. Ella pen­só que su hi­jo po­día es­tar en pe­li­gro. Ya en ca­sa, sin sa­ber to­da­vía qué ha­bía pa­sa­do, re­ci­bie­ron la lla­ma­da de la po­li­cía. Tem­bla­ron pen­san­do en lo peor, pe­ro lo peor en su ca­so era de unas pro­por­cio­nes inima­gi­na­bles. Dy­lan es­ta­ba muer­to, les di­je­ron, se ha­bía sui­ci­da­do jun­to a su ami­go Eric des­pués de que am­bos ma­ta­ran a san­gre fría a do­ce es­tu­dian­tes y un pro­fe­sor. Po­día ha­ber si­do peor, mu­cho peor, y no lo fue por­que las bom­bas que Dy­lan y Eric ha­bían pre­pa­ra­do pa­ra mul­ti­pli­car su ma­sa­cre no fun­cio­na­ron. Aque­lla ma­tan­za del 20 de abril de 1999 en el Ins­ti­tu­to Co­lum­bi­ne pa­sa­ría a la his­to­ria por mu­chas ra­zo­nes pe­ro so­bre to­do por­que fue la pri­me­ra de es­te ti­po y he­ló la san­gre al mundo en­te­ro. Jui­cio de una ma­dre. La vi­da tras la tra­ge­dia es un li­bro que aca­ba de pu­bli­car­se en Es­ta­dos Uni­dos. Lo ha es­cri­to Sue Kle­bold, la ma­dre de Dy­lan, uno de los dos chi­cos que per­pe­tra­ron la ma­sa­cre de aquel 20 de abril.

El li­bro en el que Sue Kle­bold ex­pli­ca quién era su hi­jo, qué es lo que ocu­rrió an­tes de la ma­tan­za y có­mo re­cuer­da ella to­do lo que pa­só es de una enor­me du­re­za. Kle­bold se des­nu­da sen­ti­men­tal­men­te en él y des­nu­da a su fa­mi­lia. No es una de­fen­sa de su hi­jo por­que lo que hi­zo Dy­lan es in­de­fen­di­ble, el li­bro es una ad­ver­ten­cia pa­ra otros pa­dres. Y es que Sue no du­da, aho­ra, de que Dy­lan ha­bía es­ta­do en­vian­do se­ña­les de que las co­sas no iban bien y ellos, sus pa­dres, no su­pie­ron ver­las.

La in­ten­ción del li­bro es aler­tar a otros pa­dres pa­ra que es­tén aten­tos a los pro­ce­sos men­ta­les por los que pasan al­gu­nos ado­les­cen­tes. Ella es­tá se­gu­ra de que lo que lle­vó a su hi­jo a ha­cer aque­llo fue «una en­fer­me­dad ce­re­bral» como lo de­no­mi­na. Re­cuer­da en él a un ni­ño tierno en sus pri­me­ros años, un chi­co sen­si­ble y ca­ri­ño­so. Re­cuer­da tam­bién que ha­bía te­ni­do pro­ble­mas con la po­li­cía po­co an­tes de la ma­tan­za y que ella pen­sa­ba que es­ta­ba so­lu­cio­nán­do­lo.

Los Kle­bold eran una fa­mi­lia de la cla­se aco­mo­da­da es­ta­dou­ni­den­se. Dy­lan que se lla­ma­ba así por el poeta Dy­lan Tho­mas era el pe­que­ño de sus dos hi­jos. El ma­yor, By­ron, tam­bién lle­va el nom­bre de un poeta. Tras la ma­tan­za to­do el mundo les cul­pó a ellos, a los pa­dres de los ase­si­nos. Tu­vie­ron que de­jar su ca­sa por un tiem­po pe­ro re­gre­sa­ron. Pen­sa­ron aban­do­nar de­fi­ni­ti­va­men­te la zo­na en la que siem­pre ha­bían vi­vi­do y cam­biar de nom­bre pe­ro de­ci­die­ron no ha­cer­lo. «Si me hu­bie­ra ido de mi ca­sa ya siem­pre ha­bría si­do úni­ca­men­te la ma­dre de ese ase­sino», re­cuer­da Sue, por eso de­ci­dió se­guir don­de siem­pre, cer­ca de su fa­mi­lia y sus ami­gos. Tam­bién re­cuer­da que po­cos días des­pués al­guien le pre­gun­tó si al­gu­na vez po­dría per­do­nar a Dy­lan. «¿Per­do­nar a Dy­lan? Mi tra­ba­jo era per­do­nar­me a mi mis­ma», es­cri­be. Re­la­ta Sue Kle­bold en las pá­gi­nas del li­bro la enor­me cul­pa­bi­li­dad que sin­tió y que aun sien­te. Tras la ma­tan­za, cuen­ta có­mo re­co­bró y ana­li­zo ca­da de­ta­lle de su re­la­ción con Dy­lan: «Re­cor­dé que la tar­ta que le hice por su ter­cer cum­plea­ños no era tan bo­ni­ta como la que le ha­bía he­cho a su her­mano y pen­sé que qui­zá sin­tió que no le que­ría­mos tan­to, Vol­ví so­bre ca­da con­ver­sa­ción, ca­da re­ga­lo, ca­da mo­men­to de nues­tras vi­das y lo úni­co que sen­tía era odio por mí mis­ma». «Oja­lá hu­bie­ra sa­bi­do en­ton­ces lo que sé aho­ra, que aque­llos cam­bios en el com­por­ta­mien­to de Dy­lan no eran so­lo cam­bios nor­ma­les en un ado­les­cen­te sino su­ti­les sig­nos de de­te­rio­ro psi­co­ló­gi­co», di­ce en un mo­men­to. Ex­pli­ca tam­bién a lo lar­go del li­bro que en el pri­mer pe­río­do tras la ma­tan­za ella cul­pa­ba a Eric, el ami­go de su hi­jo, de ha­ber­le la­va­do el ce­re­bro. Pe­ro po­co tiem­po des­pués no tu­vo más re­me­dio que en­fren­tar­se con otra reali­dad. Un día la po­li­cía les lla­mó a ella y a su ma­ri­do.

UN PE­QUE­ÑO CON­SUE­LO

La pa­re­ja acu­dió a la co­mi­sa­ría pen­san­do que lo que iban a ver eran las cin­tas de se­gu­ri­dad del ins­ti­tu­to que mos­tra­ban la ma­tan­za. Pe­ro no era aque­llo. Lo que les mos­tró la po­li­cía fue el ví­deo que Eric y Dy­lan ha­bían gra­ba­do con an­te­rio­ri­dad y en el que ex­pli­ca­ban lo que iban a ha­cer. En esas imá­ge­nes Sue y Tom vie­ron como su hi­jo se reía por­que iba a ma­tar a sus com­pa­ñe­ros de cla­se. Vie­ron a un ase­sino. Con los años, ex­pli­ca Sue, se ha re­fu­gia­do en un pe­que­ño con­sue­lo, la di­fe­ren­te ac­tua­ción en­tre Eric y Dy­lan du­ran­te la ma­sa­cre: «Dy­lan dis­pa­ró me­nos y ma­tó a me­nos per­so­nas. ¡Qué ex­tra­ña ma­ne­ra de en­con­trar con­sue­lo! Pe­ro era lo úni­co que te­nía. De al­gu­na ma­ne­ra es­to lo ha­cía me­nos ma­lo. Se­guía sien­do es­pan­to­so pe­ro al­go me­nos».

| STEP­HA­NIE NORITZ

UN LI­BRO RE­VE­LA­DOR. Sue cuen­ta tam­bién en el li­bro que un mes des­pués de la ma­tan­za es­cri­bió a las fa­mi­lias de to­das las víc­ti­mas. Dos de ellas le con­tes­ta­ron pa­ra con­so­lar­la. Tam­bién re­la­ta su vi­da de es­tos años des­pués de la ma­tan­za: le de­tec­ta­ron un cán­cer y se se­pa­ró de Tom tras 43 años de ma­tri­mo­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.