Él sí que se lle­va los ni­ños al tra­ba­jo

SER­GIO, DE OCHO AÑOS, Y GUI­LLER­MO, DE CUA­TRO, ES­TÁN ACOS­TUM­BRA­DOS A PA­SAR TIEM­PO CON SU PA­DRE EN LA PE­LU­QUE­RÍA QUE ES­TE RE­GEN­TA EN LA LO­CA­LI­DAD DE BAIO. SON PE­QUE­ÑOS TRAN­QUI­LOS Y HAS­TA SE PRES­TAN A CO­LA­BO­RAR. LA MA­DRE, OL­GA MOU­RO, ES MAES­TRA. AM­BOS ES­TÁN

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EN PORTADA - Por Patricia Blan­co + fo­tos de J. M. Ca­sal

Miguel Santos Rey es bar­be­ro y pe­lu­que­ro en la lo­ca­li­dad de Baio, en la Cos­ta da Mor­te. Él y su mu­jer, Ol­ga Mou­ro, pro­fe­so­ra en el co­le­gio de Zas, han de con­ci­liar tiem­po y ho­ra­rios con los ni­ños, ade­más de una in­ten­sa ac­ti­vi­dad aso­cia­ti­va. «Bái­xoos co­mi­go po­la ma­ñá an­tes de ir ao co­le, por­que a mi­ña mu­ller mar­cha máis ce­do», cuen­ta Miguel so­bre Ser­gio, de 8 años, y Gui­ller­mo, de 4. So­bre las 08.55 ho­ras, o 09.00, en­tran con él en la bar­be­ría y allí es­pe­ran un tiem­po an­tes de ir a la pa­ra­da del bus: em­pie­zan las cla­ses a las 09.30. «Te­ño un­ha ve­ci­ña que mos vén bus­car e mos le­va á pa­ra­da», aña­de. Ser­gio y Gui­ller­mo, alum­nos del co­le­gio de Baio, co­men en el cen­tro: «Non hai moi­ta for­ma de com­pa­xi­nar dou­tra ma­nei­ra». Cuan­do sa­len del co­le­gio, a las 15.30, pasan otro po­co tiem­po en la pe­lu­que­ría: «En Zas as cla­ses re­ma­tan máis tar­de, ás 16.00, así que ese tem­po, ata que che­ga a nai, es­tán co­mi­go. Fan os de­be­res se te­ñen ou xo­gan. Hai días, que son ex­cep­cións, nos que se Ol­ga ten al­gún claus­tro ou ac­ti­vi­da­de, es­tán al­go máis de tem­po, pe­ro son con­ta­das ve­ces». Los ni­ños se en­tre­tie­nen, y a gus­to. «Ás ve­ces non que­ren mar­char e tam­pou­co se al­bo­ro­tan por­que ha­xa xen­te», ex­pli­ca Miguel. «A min gús­ta­me im­pli­ca­los e, se lles di­go de axu­dar­me e va­rrer, va­rren», ríe. Miguel acu­mu­la 30 años de ofi­cio. Em­pe­zó sien­do un ado­les­cen­te y, aunque de mo­men­to son muy pe­que­ños, a sus hi­jos pa­re­ce que no les dis­gus­ta el sec­tor: «O maior xa ten co­lli­do co­mi­go a ma­qui­ni­lla pa­ra cor­tar­lle o pelo aos avós e aín­da ago­ra can­do eu me po­ño con al­gún clien­te...». La pro­fe­sión tie­ne mu­cho de prác­ti­ca y, si es por eso, con lo que lle­van vis­to, ten­drán ma­ña. Ade­más de ha­ber si­do ac­tor del gru­po Ba­dius, Santos Rey pre­si­dió la aso­cia­ción Adro y la en­ti­dad ve­ci­nal Ta­bei­rón. Aho­ra, si­gue vin­cu­la­do a las di­rec­ti­vas de am­bas y, su mu­jer, Ol­ga, pre­si­de Adro. A es­tas ac­ti­vi­da­des hay que aña­dir las que pue­dan te­ner por la tar­de los pe­que­ños. De nue­vo, to­ca ti­rar de con­ci­lia­ción y bus­car­se la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.