Ga­lle­gos en el Bra­sil que no sa­le en las pos­ta­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EN PORTADA - Por Mar­cos Fi­dal­go

UNA OU­REN­SA­NA QUE REA­LI­ZA TRA­BA­JOS SO­CIA­LES Y DOS CU­ÑA­DOS DE SANTA COM­BA QUE AD­MI­NIS­TRAN UN HO­TEL CUEN­TAN CÓ­MO VI­VEN EN LA CIU­DAD QUE RE­CI­BI­RÁ LAS OLIM­PIA­DAS DE 2016. UNA CIU­DAD DI­VI­DI­DA EN­TRE EL MIE­DO AL ZIKA Y LA ILU­SIÓN DE LOS JUE­GOS.

ITex­to y fo­tos ngrid Fe­rrei­ro Mor­ga­de so­lo ha­bía oí­do ha­blar de las co­sas bue­nas de Río de Ja­nei­ro: las pla­yas, el Cris­to, el Pan de Azú­car. Pe­ro cuan­do fue a cur­sar un más­ter de Tu­ris­mo en La ciu­dad, en el 2011, se en­te­ró de que ha­bía un Río des­co­no­ci­do y de­sigual que no apa­re­cía en las pos­ta­les, un Río que al fi­nal le re­ga­la­ría la ma­yor ex­pe­rien­cia de su vi­da.

Pa­ra adap­tar­se más rá­pi­do a las con­tra­dic­cio­nes de la me­tró­po­li, de­ci­dió in­tro­du­cir­se en los rin­co­nes es­con­di­dos por de­trás de los lu­ga­res co­mu­nes. Su pri­me­ra ex­pe­rien­cia fue al­fa­be­ti­zan­do a ni­ños po­bres en es­cue­las pú­bli­cas de la re­gión me­tro­po­li­ta­na. «Mes­mo sa­ben­do que non ía ser fá­cil por cau­sa do acen­to e non da lin­gua, de­ci­dín que que­ría in­ten­ta­lo. Fo­ron seis me­ses de moi­to tra­ba­llo e pa­cien­cia, pe­ro pa­ga­ron a pe­na. De vin­te e oi­to ra­pa­ces, só ca­tro non con­se­gui­ron es­cri­bir e ler no fin do se­mes­tre. Su­pu­xo un­ha loi­ta con­tra o sis­te­ma, con­tra meus pro­pios me­dos», di­ce.

In­grid tu­vo que de­jar el pro­yec­to de al­fa­be­ti­za­ción cuan­do em­pe­zó a tra­ba­jar cua­ren­ta y cua­tro ho­ras se­ma­na­les en una ope­ra­do­ra de tu­ris­mo, pe­ro si­guió de­di­cán­do­se a los tra­ba­jos vo­lun­ta­rios en sus ho­ras li­bres. Dio cla­ses co­mu­ni­ta­rias de es­pa­ñol en un cur­so pre­pa­ra­to­rio pa­ra el exa­men de in­gre­so a la uni­ver­si­dad, ade­más de ac­tuar en una co­mu­ni­dad po­bre don­de los ni­ños ne­ce­si­ta­ban de cla­ses de re­fuer­zo. «Ta­mén con­se­gui­mos que ti­ve­sen lec­cións de mú­si­ca e apren­de­sen a to­car ins­tru­men­tos de per­cu­sión, pois á es­co­la pú­bli­ca, in­fe­liz­men­te, ain­da lle que­da moi­to que me­llo­rar».

La ou­ren­sa­na afir­ma que su apor­ta­ción so­cial no so­lo tie­ne un fin edu­ca­ti­vo, sino tam­bién reivin­di­ca­ti­vo. «Que­ro con­ti­nuar con­tri­buin­do pa­ra a cons­truc­ción dun mundo me­llor, con me­nos de­sigual­da­de e máis igual­da­de de opor­tu­ni­da­des».

In­grid vi­ve en el Río Cum­pri­do, en la re­gión cen­tral de la ciu­dad. «É un ba­rrio po­pu­lar, es­tra­té­xi­ca­men­te lo­ca­li­za­do, con moi­tas op­cións de trans­por­tes e on­de a in­fla­ción non che­gou tan for­te como en ou­tras re­xións máis tu­rís­ti­cas ou no­bres».

Una no­che, tras re­gre­sar de una ve­la­da en el ba­rrio noc­turno de la La­pa, vio a po­li­cías en la puer­ta de la ca­sa que com­par­tía con unos ami­gos. Su­po, en­ton­ces, que unos atra­ca­do­res ha­bían en­tra­do en la vi­vien­da, ha­bían to­ma­do a sus ami­gos como rehe­nes, ama­rrán­do­los, pa­ra ro­bar­le to­do. «Que­ría que­dar­me na ca­sa aque­la noi­te, pe­ro o des­tino fí­xo­me saír». En­tre to­das las reali­da­des de Río, a lo úni­co que In­grid no ha lo­gra­do acos­tum­brar­se de to­do es a la ba­na­li­dad de la vio­len­cia. «A ver­da­de é que pre­fi­ro non pen­sar moi­to».

Aunque se ha­ya man­te­ni­do en ni­ve­les ele­va­dos, la vio­len­cia de Río de

de tea­tro, a un show no Cir­co Voa­dor...».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.