Kip Th­ro­ne: em­ba­ja­dor de la Re­la­ti­vi­dad ge­ne­ral

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - ACTUALIDAD - Por Xavier Fonseca

SUE­NA COMO FU­TU­RO NO­BEL DE FÍ­SI­CA POR SER UNO DE LOS FUN­DA­DO­RES DEL EX­PE­RI­MEN­TO QUE OB­SER­VÓ DE FOR­MA DI­REC­TA LAS ON­DAS GRA­VI­TA­CIO­NA­LES Y QUE HA PER­MI­TI­DO CO­RRO­BO­RAR LA ÚL­TI­MA PRE­DIC­CIÓN DE LA TEO­RÍA CEN­TE­NA­RIA. EL FÍ­SI­CO NOR­TE­AME­RI­CANO FUE ADE­MÁS EL PRO­DUC­TOR DE «IN­TERS­TE­LLAR», LA PE­LÍ­CU­LA QUE ME­JOR EX­PLI­CA LA OBRA DE EINS­TEIN

La his­to­ria de las on­das gra­vi­ta­cio­na­les co­men­zó ha­ce jus­to 100 años. So­lo unos me­ses des­pués de ha­cer pú­bli­ca la Re­la­ti­vi­dad Ge­ne­ral, Al­bert Eins­tein pen­só en una idea que, en reali­dad, no era más que una con­se­cuen­cia de su teo­ría. Si los ob­je­tos de­for­man el es­pa­cio, en­ton­ces de­be­rían crear os­ci­la­cio­nes que se pro­pa­gan al igual que lo ha­cen las on­das que ge­ne­ra una pie­dra cuan­do cae en el mar «En ju­nio de 1916 hi­zo los cálcu­los y efec­ti­va­men­te en­con­tró que ha­bía una so­lu­ción on­du­la­to­ria y pre­di­jo la exis­ten­cia de las on­das gra­vi­ta­cio­na­les», ex­pli­ca Jo­se Edels­tein, pro­fe­sor de Fí­si­ca Teó­ri­ca de la USC. Pe­ro Eins­tein pen­só que esa pre­dic­ción de su teo­ría era tan di­fí­cil de de­mos­trar ex­pe­ri­men­tal­men­te que in­clu­so lle­gó a ne­gar su exis­ten­cia. En 1936 re­dac­tó un ar­tícu­lo pa­ra Phy­si­cal Re­view co­rri­gien­do las ecua­cio­nes e in­di­ca­do que la so­lu­ción de las on­das gra­vi­ta­cio­na­les da­ba como re­sul­ta­do una sin­gu­la­ri­dad, un sín­to­ma de que no se co­rres­pon­de con la reali­dad. «El tra­ba­jo era in­co­rrec­to y el en­car­ga­do de re­vi­sar­lo, el cos­mó­lo­go Ho­ward Percy Ro­ber­tson, co­men­tó que no era pu­bli­ca­ble. Eins­tein se en­fa­dó tan­to con el edi­tor que no vol­vió a es­cri­bir pa­ra esa re­vis­ta. Ro­ber­tson con­ven­ció a un ayu­dan­te de Eins­tein pa­ra que le ex­pli­ca­ra por qué el tra­ba­jo es­ta­ba mal. Fi­nal­men­te, el cien­tí­fi­co ale­mán aca­bó pu­bli­can­do en otra re­vis­ta con el re­sul­ta­do con­tra­rio y, en el ar­tícu­lo que que­dó pa­ra la his­to­ria, sí men­cio­na las on­das gra­vi­ta­cio­na­les» re­cuer­da Edels­tein.

Sin em­bar­go, Eins­tein te­nía razón cuan­do con­clu­yó que dar con esas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.