MARA BARROS, LA CAN­TAN­TE QUE ACOM­PA­ÑA A SA­BI­NA, CUEN­TA CÓ­MO SE­RÁ SU AC­TUA­CIÓN CON ÉL EN GA­LI­CIA

De la mano de Sa­bi­na, al que lle­va acom­pa­ñan­do des­de ha­ce ocho años, la can­tan­te ate­rri­za en el Co­li­seum de A Co­ru­ña es­te fin de se­ma­na. Su nue­vo dis­co «Por mo­ti­vos per­so­na­les» lle­ga con más ga­rra que nun­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - TEX­TO: ÁN­GE­LA BARROS/ S. F.

La his­to­ria de Mara Barros es una de esas que a to­dos nos gus­ta es­cu­char. Ya des­de muy pe­que­ñi­ta la mú­si­ca la acom­pa­ña­ba a to­das par­tes, y es que siem­pre ha si­do una cons­tan­te en su ho­gar. Lle­va más de 19 días y 500 no­ches re­co­rrien­do mun­do con Joa­quín Sa­bi­na y esa ma­du­rez le ha he­cho sen­tir­se más ca­na­lla y so­bre to­do, más mu­jer.

—El am­bien­te fa­mi­liar fue, sin du­da, de­ter­mi­nan­te pa­ra que desa­rro­lla­ses tu pa­sión por la mú­si­ca.

—Agra­dez­co in­fi­ni­ta­men­te que mi pa­dre nos «obli­ga­ra» a es­cu­char mú­si­ca por las tar­des en ca­sa. Y di­go siem­pre «obli­gar» por­que a esas eda­des, una siem­pre quie­re ju­gar con mu­ñe­cas. Re­cuer­do es­cu­char a los clá­si­cos del rock to­das las tar­des con mi pa­dre y có­mo él me in­vi­ta­ba a que me fi­ja­ra en los pe­que­ños de­ta­lles de las pro­duc­cio­nes, y de la mú­si­ca fol­cló­ri­ca, por par­te de mi ma­dre. De ni­ña he te­ni­do ese con­jun­to ex­tra­ño, esa mez­cla tan bo­ni­ta que ha he­cho la mu­jer que soy hoy. Te­nía­mos (y tie­nen en ca­sa mis pa­dres to­da­vía) una ha­bi­ta­ción que le lla­ma­mos «la ha­bi­ta­ción de la mú­si­ca». ¡Cuán­tas ho­ras ha­bre­mos pa­sa­do allí!

—Des­de que gra­bas­te tu pri­mer dis­co has­ta aho­ra, ¿có­mo te ves? ¿Con un es­pí­ri­tu más ca­na­lla?

—Es inevi­ta­ble que ten­ga un po­qui­to de ca­na­llis­mo en las ve­nas por­que lle­vo 8 años tra­ba­jan­do con Joa­quín, aun­que yo ya ve­nía —al me­nos un po­co — así de fá­bri­ca. Pe­ro sí, sien­to que hay mu­cha di­fe­ren­cia en­tre un dis­co y otro. Han pa­sa­do 14 años por lo que la ma­du­rez se plas­ma, y no so­lo en la for­ma de in­ter­pre­tar, en lo vo­cal, sino tam­bién a la ho­ra de se­lec­cio­nar el re­per­to­rio y las co­sas que quie­res de­cir.

—¿Qué es­pe­ras de Ga­li­cia?

—Es­pe­ro co­mer [ri­sas]. ¡Me en­can­ta có­mo se co­me ahí! Me ayu­da mu­cho a ni­vel emo­cio­nal, por­que me ha­ce re­en­con­trar­me un po­qui­to con la par­te de la fa­mi­lia que me­nos co­noz- co: mi abue­lo era ca­pi­tán de bar­co, se enamo­ró de una onu­ben­se y se ter­mi­nó que­dan­do en Huel­va.

—¿Có­mo es tra­ba­jar con Sa­bi­na?

—Es in­creí­ble por­que no se me ha caí­do el mi­to. Uno siem­pre tie­ne una ima­gen pre­con­ce­bi­da con aque­llos que tie­nen una re­per­cu­sión ar­tís­ti­ca tan de­fi­ni­da: Joa­quín, el se­ñor ca­na­lla, de bombín y cha­qué, con una for­ma de amar y de man­te­ner re­la­cio­nes muy con­cre­ta... Y cuan­do me ofre­cie­ron tra­ba­jar con él, fue un sue­ño he­cho reali­dad. To­do ha si­do po­si­ble por­que es una per­so­na muy ac­ce­si­ble y es in­creí­ble­men­te ge­ne­ro­so. To­do lo que nos en­se­ña, in­clu­so de for­ma in­vo­lun­ta­ria, ha­ce que es­con­da esa par­te que mu­cha gen­te no ve.

—¿Qué sien­tes cuan­do ves al pú­bli­co des­de el es­ce­na­rio?

—Mi pú­bli­co es in­fi­ni­ta­men­te más re­du­ci­do que el de Joa­quín. Es to­tal­men­te di­fe­ren­te. El con­tar con me­nos personas me da la opor­tu­ni­dad de in­ter­ac­tuar más con ellos, y sen­tir, de for­ma mu­cho más real, lo que es­tás pro­vo­can­do. Cuan­do yo sal­go con Joa­quín an­te 40.000 personas es una sen­sa­ción to­tal­men­te úni­ca.

—¿Tie­nes al­gún re­fe­ren­te mu­si­cal?

—Mi pri­mer maes­tro en Huel­va, Antonio Án­gel Li­ge­ro, que su­po ver al­go di­fe­ren­te y bo­ni­to en mí. Ca­ma­rón, Ki­ko Ve­neno, Rai­mun­do Ama­dor... Soy muy su­re­ña [ri­sas].

—¿Qué te lle­vó a lan­zar­te con el nue­vo ál­bum?

—El mos­trar­me a mí mis­ma y los con­se­jos de to­dos los que creen en mis po­si­bi­li­da­des. Lo que que­ría era que tu­vie­ra mi esen­cia, que ha­bla­se de mí. Aun­que no soy au­to­ra, ne­ce­si­to can­cio­nes que me ara­ñen el co­ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.