La da­ma de la “chan­son” se pa­sa al rock

Fue­ra del Elí­seo des­de ha­ce años, la ex­mo­de­lo con­ti­núa con su ca­rre­ra mu­si­cal. Aho­ra aca­ba de lan­zar «French Touch», un dis­co de ver­sio­nes de gru­pos co­mo AC/DC, Ro­lling Sto­nes o Ab­ba

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . EL PERSONAJE - TEX­TO: JA­VIER BE­CE­RRA

Pe­se a ton­tear ini­cial­men­te con ello, no ca­ye­ron fi­nal­men­te me­ló­ma­nos y crí­ti­cos en la ten­ta­ción de nin­gu­near a Car­la Bru­ni cuan­do edi­tó Quel­qu’un m’a dit

(2002). Co­no­ci­da mun­dial­men­te por ser una de las su­per­mo­de­los de los no­ven­ta, su in­cur­sión en la mú­si­ca po­dría to­mar­se co­mo el ca­pri­cho de una in­tru­sa con ga­nas de ha­cer al­go nue­vo con su vi­da. Sin em­bar­go, aquel ál­bum de debut enamo­ra­ba al ins­tan­te. De­rri­ban­do pre­jui­cios, du­ran­te un tiem­po se con­vir­tió en ese dis­co no pre­vi­si­ble de ca­li­dad del que se pre­su­me en pú­bli­co. Sí, co­mo en su día fue­ron Saint Ger­main, Tri­ba­lis­tas o Amy Wi­nehou­se. Ex­plo­tan­do su ima­gen im­po­lu­ta, ju­gan­do con las en­se­ñan­zas de la chan­son y ha­cien­do de su su­su­rro una es­pe­cie de mar­ca re­gis­tra­da, Car­la Bru­ni se co­ló en mi­les de sa­lo­nes treintañeros. Era sím­bo­lo de ele­gan­cia, cal­ma y cier­ta so­fis­ti­ca­ción. De­fi­ni­ti­va­men­te, la Bru­ni mo­la­ba.

To­do cam­bió, no obs­tan­te, cuan­do tras­cen­dió su re­la­ción con Ni­co­las Sar­kozy en el 2007. Es­te pre­si­día Fran­cia en­ton­ces. De pron­to, pa­só a ser una pri­me­ra da­ma un tan­to an­ti­pá­ti­ca. Las re­vis­tas mu­si­ca­les que otro­ra le re­ga­la­ban por­ta­das, la em­pe­za­ron a nin­gu­near. Mu­chos de los fans, que lu­cían su ál­bum de debut en las vi­si­tas co­mo una de­li­ca­te­sen, lo ocul­ta­ban. Y un buen dis­co co­mo Com­me si

de Rien n´etait (2008) que­dó en un se­gun­do plano. La crí­ti­ca, en lu­gar de in­da­gar en­tre sus in­fluen­cias y elu­cu­brar so­bre su cla­si­cis­mo adap­ta­do al pre­sen­te, pre­fi­rió bus­car en­tre sus ver­sos men­sa­jes a su ama­do. Los en­con­tró. «Eres mi dro­ga, más le­tal que la he­roí­na af­ga­na y más pe­li­gro­so que la co­ca co­lom­bia­na», le can­ta­ba en él. Y, de pa­so, pro­vo­ca­ba pro­tes­tas en los paí­ses re­fe­ri­dos por es­tig­ma­ti­zar­los. Así las co­sas Car­la Bru­ni que­dó fue­ra del fo­co de la pren­sa mu­si­cal, asen­tán­do­se en la del co­ra­zón. En el 2011 tu­vo una hi­ja, Giu­lia. En el 2012 su ma­ri­do per­dió la pre­si­den­cia. Y am­bos po­co a po­co se fue­ron des­va­ne­cien­do, de­jan­do si­tio a otros per­so­na­jes de la po­lí­ti­ca más fa­ran­du­le­ra. La edi­ción de Little French Songs (2013) no des­per­tó de­ma­sia­da ex­pec­ta­ción. El si­len­cio edi­to­rial se man­tu­vo has­ta que la pa­sa­da pri­ma­ve­ra apa­re­ció con una ver­sión del mí­ti­co En­joy The

Si­len­ce de De­pe­che Mo­de. Ser­vía pa­ra anun­ciar un nue­vo dis­co de la can­tan­te pro­du­ci­do por Da­vid Fos­ter.

El re­sul­ta­do aca­ba de sa­lir a la luz. Se tra­ta de French Touch, un ele­pé con el que Car­la Bru­ni re­pa­sa un pu­ña­do de can­cio­nes aje­nas. To­das son en in­glés y to­das, se­gún re­za la no­ta pro­mo­cio­nal, «han si­do ele­gi­das por su sig­ni­fi­ca­do per­so­nal en sus pa­la­bras, can­cio­nes que ins­pi­ran el con­cep­to fran­cés de amor a pri­me­ra vis­ta – a coup de

fou­dre». Que na­die se es­pe­re gran­des des­cu­bri­mien­tos. La can­tan­te ha ido di­rec­ta­men­te a por clá­si­cos re­que­te­co­no­ci­dos: Jimmy Jazz (The Clash), Miss You (Ro­lling Sto­nes), High­way To Hell (AC/DC), A Per­fect Day (Lou Reed) o Moon Ri­ver (Henry Man­ci­ni) son al­gu­nas de ellas.

Es­te re­torno de Car­la Bru­ni sue­na a di­ver­ti­men­to in­tras­cen­den­te. Se tra­ta de un dis­co que jue­ga a im­preg­nar con sus se­ñas de iden­ti­dad (voz plo­mi­za, par­si­mo­nia, ins­tru­men­ta­ción vin­ta­ge) un can­cio­ne­ro clá­si­co. Pe­ro no lo­gra aque­lla ma­gia su­ya ini­cial ni por aso­mo. Es más, una vez asi­mi­la­do el for­ma­to, a la cuar­ta o quin­ta can­ción em­pie­za a abu­rrir. Igual que los dis­cos que re­crean hits de los ochen­ta en cla­ve swing o las re­vi­sio­nes del post­punk por el fil­tro de la bos­sa-no­va, ha­cen son­reír de en­tra­da por su ex­tra­ña fa­mi­lia­ri­dad. Pe­ro, lue­go, se ol­vi­dan en ape­nas un ins­tan­te. Aquí ocu­rre eso. Exac­ta­men­te eso.

«FRENCH TOUCH»

UNI­VER­SAL dis­po­ni­ble for­ma­to de­lu­xe cd+dvd, cd-je­wel y vi­ni­lo PRE­CIO 17,95

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.