“To­das las mu­je­res son poderosas de un mo­do u otro”

Fue una de las pri­me­ras víc­ti­mas de Do­nald Trump, quien di­jo de ella que es­ta­ba so­bre­va­lo­ra­da. Aho­ra in­ter­pre­ta a la pri­me­ra eje­cu­ti­va de «The Was­hing­ton Post» en la nue­va pe­lí­cu­la de Spiel­berg. Un fil­me que cree que po­dría gus­tar­le al pre­si­den­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CINE - EFE/FLA­VIO SCALZO

Graham aca­bó con las cenas que se­pa­ra­ban a hom­bres y mu­je­res

Meryl Streep in­ter­pre­ta a Kat­ha­ri­ne Graham en Los pa­pe­les del Pen­tá­gono, la nue­va cin­ta de Ste­ven Spiel­berg so­bre la pri­me­ra eje­cu­ti­va de The Was­hing­ton Post, quien pu­bli­có los do­cu­men­tos se­cre­tos so­bre la gue­rra de Viet­nam que aca­ba­rían, a la lar­ga, con la ca­rre­ra del pre­si­den­te Ri­chard Ni­xon. Su vi­da co­mo da­ma de la al­ta so­cie­dad te­nía po­co que ver con la po­lí­ti­ca, has­ta que en 1963, tras el sui­ci­dio de su ma­ri­do, se pu­so al fren­te del

Post. Graham fue una gran em­pre­sa­ria y una pio­ne­ra ca­paz de rom­per los ce­rra­dos círcu­los so­cia­les de su épo­ca. Y na­die me­jor pa­ra en­car­nar a es­ta gran mu­jer que la actriz con más po­der en Holly­wood, ac­tual­men­te in­mer­sa en una cam­pa­ña con­tra el aco­so se­xual. Fa­mo­sa por su opo­si­ción a Do­nald Trump —quien, fu­rio­so por las crí­ti­cas de es­ta du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, di­jo pú­bli­ca­men­te que era «una actriz so­bre­va­lo­ra­da»—, Streep ha ro­da­do por pri­me­ra vez a las ór­de­nes de Spiel­berg pa­ra in­yec­tar en la pan­ta­lla su fu­ria y su ta­len­to.

—¿Qué tal el ro­da­je con to­do un mi­to co­mo Ste­ven Spiel­berg?

—Me sor­pren­dió su cer­ca­nía. Que co­la­bo­ra­ra tan­to con los ac­to­res. El au­tor de tan­tas obras maes­tras po­dría sen­tir­se co­mo un genio sin ne­ce­si­dad de las opi­nio­nes de otros. Pe­ro no ex­clu­ye a na­die. Con­fie­so que no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra par­ti­ci­par del desa­rro­llo de la na­rra­ción. La ex­pe­rien­cia fue fas­ci­nan­te. Es­ta­ba lo­ca por ir a tra­ba­jar ca­da día.

—¿Tan­to cues­ta en­con­trar di­rec­to­res así en el ci­ne ac­tual?

—Es di­fí­cil dar con al­guien con esa ca­pa­ci­dad pa­ra im­pro­vi­sar, con tal es­pon­ta­nei­dad y li­ber­tad. No ha­bía tra­ba­ja­do nun­ca con él, mien­tras que Tom Hanks lo ha­bía he­cho mil ve­ces. Pe­ro no son un club de ma­cho­tes. Son un gru­po abier­to e in­clu­si­vo. Aun­que me sen­tí ais­la­da en oca­sio­nes por las cir­cuns­tan­cias de mi per­so­na­je, vol­ve­ría a tra­ba­jar con ellos sin du­dar­lo.

—En­car­na a una pio­ne­ra en el mun­do em­pre­sa­rial.

—Des­de lue­go. Era co­mún que en cier­tos círcu­los hom­bres y mu­je­res se se­pa­ra­sen tras una ce­na. Le pa­só in­clu­so a Mar­ga­ret That­cher. Im­pli­ca­ba que los hom­bres tra­ta­sen te­mas im­por­tan­tes y las mu­je­res ha­bla­ran de bol­sos o re­ce­tas. Graham se can­só y aca­bó con ello de un plu­ma­zo. Di­jo que se mar­cha­ba y su ges­to aca­bó con esa prác­ti­ca ma­chis­ta. La voz se co­rrió y de­ja­ron de se­pa­ra­se en dos gru­pos. Rom­pió las re­glas del jue­go de la so­cie­dad en la que vi­vía.

—¿Com­par­te con ella que la du­da es un alia­do pa­ra el triun­fo?

—Sí. Cuan­do du­das te su­pe­ras pa­ra con­se­guir la cer­te­za que te fal­ta, mien­tras que el ex­ce­so de con­fian­za te pa­ra­li­za. Te im­pi­de des­cu­brir nue­vos ca­mi­nos. Graham era du­bi­ta­ti­va. Lo di­ce has­ta la sa­cie­dad en su au­to­bio­gra­fía. Sus hi­jos me con­fe­sa­ron que en ca­sa era mu­cho más de­ter­mi­na­da. Me­re­cía es­tar don­de es­ta­ba. Era bri­llan­te y cons­tru­yó un im­pe­rio em­pre­sa­rial. Se ga­nó a pul­so su po­si­ción. In­ten­to de­cir­les a las jó­ve­nes de hoy lo dis­tin­ta que era esa so­cie­dad pa­ra las mu­je­res.

—¿Es­ta­mos me­jor que en­ton­ces en asun­tos de igual­dad?

—No en­tre quie­nes ma­ne­jan los hi­los del po­der. Faltan mu­je­res con po­der en los círcu­los de li­de­raz­go. Lle­na­mos la ba­se de la pi­rá­mi­de, pe­ro en lo al­to de­ci­den ellos. No hay pa­ri­dad ni de le­jos. Aun­que so­lo sea por eso, es­ta pe­lí­cu­la es re­le­van­te. Ha­ce fal­ta mo­ti­var a las mu­je­res pa­ra con­se­guir po­si­cio­nes de li­de­raz­go.

—¿A la actriz más po­de­ro­sa de Holly­wood le preo­cu­pa ins­pi­rar a las mu­je­res?

—Creo que to­das las mu­je­res son poderosas de una ma­ne­ra o de otra. Es­toy có­mo­da in­ter­pre­tan­do per­so­na­jes co­mo Graham, una mu­jer ma­ra­vi­llo­sa, em­ble­má­ti­ca, que brin­dó una gran opor­tu­ni­dad al mun­do al atre­ver­se a con­tar la verdad.

—¿Qué le ins­pi­ró pa­ra crear el per­so­na­je?

—Su li­bro fue mi Bi­blia. Su vi­da es­tá en él. Es elo­cuen­te al ex­pre­sar sus emo­cio­nes. Cuen­ta có­mo se que­dó en blan­co an­tes de de­ci­dir­se a pu­bli­car los pa­pe­les del Post. Tu­vo un mo­men­to de du­da, de sal­to al va­cío, pe­ro la in­for­ma­ción ter­mi­nó por con­ven­cer­la. Vi un do­cu­men­tal so­bre có­mo se sienten los atle­tas olím­pi­cos ocho se­gun­dos an­tes de una gran prue­ba. Al fil­mar esa es­ce­na lo re­cor­dé. Sen­tí que ella se con­cen­tró en aquel mo­men­to co­mo una co­rre­do­ra olím­pi­ca. Ter­mi­nó pu­bli­can­do y ga­nan­do.

—Us­ted es una de las ca­be­zas vi­si­bles de la cam­pa­ña que se ha em­pren­di­do en Es­ta­dos Uni­dos con­tra el aco­so se­xual. ¿Ve avan­ces gra­cias a las de­nun­cias de va­rias ac­tri­ces al pro­duc­tor Har­vey Weins­tein?

—La verdad, no sé si nos es­ta­mos mo­vien­do ha­cia un fu­tu­ro mas lu­mi­no­so, por­que el ca­mino no es­tá sien­do fá­cil. Da­mos dos pa­sos ha­cia de­lan­te y uno ha­cia atrás. Un día de es­tos va­mos a cho­car con un mu­ro. Pe­ro con­fío en los jó­ve­nes, en có­mo ellos pue­den leer es­tos even­tos de una for­ma dis­tin­ta a los adul­tos.

—¿Es­pe­ra que el pre­si­den­te Trump vea la pe­lí­cu­la?

—Pue­de que has­ta le gus­te. Es una gran pe­lí­cu­la, un fil­me pa­trio­ta. Otra co­sa es el efec­to que pue­da cau­sar­le. De­be­ría de­jar­se de ton­te­rías y mos­trar res­pe­to por quie­nes ope­ran por prin­ci­pios y no por ape­ti­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.