El hom­bre que as­pi­ra a arra­sar en los Grammy

Ra­pe­ro, pro­duc­tor y em­pre­sa­rio de éxi­to, el ma­ri­do de Be­yon­cé acu­de el do­min­go a los pre­mios de la Aca­de­mia de la Mú­si­ca co­mo prin­ci­pal fa­vo­ri­to. Qui­zá pue­da lo­grar así la co­ro­na pop que el año pa­sa­do se le re­sis­tió a su mu­jer

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . EL PERSONAJE - TEX­TO: JA­VIER BE­CE­RRA

En la pa­sa­da edi­ción de los Grammy Be­yon­cé par­tía co­mo cla­ra fa­vo­ri­ta. Lle­ga­ba con un ál­bum ex­cep­cio­nal, Le­mo­na­de, y nue­ve no­mi­na­cio­nes que pre­sa­gia­ban su ve­ni, vi­di vin­ci par­ti­cu­lar. Sin em­bar­go, las co­sas no dis­cu­rrie­ron así. Ga­nó en cin­co ca­te­go­rías, pe­ro pa­ti­nó en las prin­ci­pa­les. La más im­por­tan­te, la de me­jor ál­bum del año, co­rres­pon­dió a Ade­le. In­clu­so la can­tan­te in­gle­sa ad­mi­tió que Be­yon­cé te­nía que ha­ber si­do la ga­na­do­ra. «El me­jor ál­bum pa­ra mí es el su­yo, un tra­ba­jo mo­nu­men­tal y bien pen­sa­do. Es un tra­ba­jo pre­cio­so don­de des­nu­da su al­ma y po­de­mos ver una par­te de ella que no siem­pre en­se­ña», di­jo con el gra­mó­fono en la mano.

Es­te año puede ni­ve­lar la ba­lan­za su ma­ri­do Jay-Z. Igual que le ocu­rría a ella, par­te en es­ta edi­ción co­mo gran fa­vo­ri­to con ocho no­mi­na­cio­nes, in­clui­da la de ál­bum del año. En­fren­te ten­drá a otro de los prín­ci­pes de la mú­si­ca ne­gra, Ken­drick La­mar. Tam­bién a Bruno Mars y el fe­nó­meno del Des­pa­ci­to de Luis Fon­si y Daddy Yan­kee, que op­ta a me­jor can­ción y me­jor gra­ba­ción del año. Todo se re­sol­ve­rá en el Ma­di­son Squa­re Gar­den de Nue­va York en la ma­dru­ga­da del do­min­go al lu­nes (ho­ra­rio es­pa­ñol).

Allí es­te can­tan­te, pro­duc­tor y em­pre­sa­rio de 48 años po­drá su­bir unos cen­tí­me­tros más la al­tu­ra que tie­ne en la mú­si­ca con­tem­po­rá­nea. Na­ci­do en Brooklyn co­mo Shaw Co­rey Car­ter, vi­vió una in­fan­cia du­ra y con­flic­ti­va. Se cum­plen to­dos los tó­pi­cos de pe­lí­cu­la. Aban­dono pa­terno cuan­do aún era un crío, tra­pi­cheos con dro­gas más ade­lan­te e in­cur­sión di­rec­ta en el mun­do del rap. En 1996 gra­bó un pri­mer ál­bum que na­die que­ría pu­bli­car, Rea­so­na­ble Doubt. En 1998 lan­za­ría Vol.2 Hard Knock Li­fe, del que ven­de­ría ocho mi­llo­nes de co­pias, lo­gran­do cin­co dis­cos de pla­tino. A par­tir de ahí se desa­rro­lló una ca­rre­ra exi­to­sa que lo con­vir­tió en una fi­gu­ra re­fe­ren­cial del hip-hop que no lo­gra­ba es­qui­var la po­lé­mi­ca. En el año 2003 se le acu­só de apu­ña­lar al pro­duc­tor dis­co­grá­fi­co Lan­ce Un Ri­ve­ra. Su­pues­ta­men­te le ha­bía ro­ba­do ma­te­rial dis­co­grá­fi­co. Es­tu­vo tres años en li­ber­tad vi­gi­la­da. Pe­ro qui­zá el per­fil más co­no­ci­do en Es­pa­ña de Jay-Z es el de es­po­so de Be­yon­cé. Am­bos ejem­pli­fi­can el éxi­to de la mú­si­ca ne­gra a ni­vel mun­dial. La re­vis­ta For­bes cal­cu­ló el año pa­sa­do que la for­tu­na con­jun­ta de la pa­re­ja su­pera los 1.260 mi­llo­nes de dó­la­res. Todo ello tras su­pe­rar la cri­sis ma­tri­mo­nial por las in­fi­de­li­da­des de es­te, re­fle­ja­das con pe­los, emo­cio­nes y se­ña­les en el Le­mo­na­de de Be­yon­cé. «Es la úl­ti­ma ad­ver­ten­cia / tú sa­bes que te di la vi­da / si in­ten­tas ha­cer es­to otra vez / vas a per­der a tu es­po­sa» le es­pe­ta­ba en Don’t Hurt Your­self. Hi­zo ca­so Jay-Z, que el año pa­sa­do acom­pa­ña­ba a la co­ro­na­ción de su es­po­sa em­ba­ra­za­da co­mo rei­na del pop en los Grammy. No pu­do ser. Aho­ra lle­ga su opor­tu­ni­dad.

BE­NOIT TRESSIER/REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.