St. Pe­tro­ni, el ver­mú ga­lle­go evo­lu­cio­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Portada - TEX­TO ADRIA­NA REY. CORRESPONSAL EN NUE­VA YORK

La mar­ca tra­ba­ja en el in­mi­nen­te lan­za­mien­to de un bí­ter

«Dos de car­ne, sal­sa es­pe­cial, le­chu­ga, pe­pi­ni­llo, ce­bo­lla, que­so y pan, ha­cen el sa­bor del Big Mac». Con es­te es­lo­gan, McDo­nald’s pre­sen­tó ha­ce cin­cuen­ta años el que hoy si­gue sien­do su pro­duc­to es­tre­lla: La ham­bur­gue­sa Big Mac. Jimm De­lli­ga­ti fue el in­ven­tor de es­te icono.

Fue en abril de 1967 cuan­do los aman­tes de las ham­bur­gue­sas en Union­town, una lo­ca­li­dad al sur de Pit­ts­burgh (Pen­sil­va­nia), co­no­cie­ron una pro­pues­ta más nue­va y más gran­de de lo que has­ta aho­ra dis­po­nían en los di­fe­ren­tes res­tau­ran­tes de la zo­na. En es­te ca­so la idea la pu­so en mar­cha De­lli­gat­ti en su McDo­nald’s lo­cal. Lo lla­mó Big Mac y en­ton­ces cos­ta­ba 45 cen­ta­vos. Con el pa­so de los años los se­gui­do­res del pro­duc­to sa­ben que el éxi­to de su crea­ción se de­bió a dos mo­ti­vos: Por un la­do a su fa­mo­sa sal­sa se­cre­ta (hoy ya no tan se­cre­ta) y por otro, a lo in­no­va­dor de co­lo­car tres re­ba­na­das de pan en la pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca. Es­te ele­men­to sur­gió por­que dos ham­bur­gue­sas jun­tas no se sos­te­nían en­tre dos re­ba­na­das es­tán­dar de McDo­nald’s. De­lli­gat­ti op­tó por en­car­gar un pan de se­mi­llas de sé­sa­mo a un pa­na­de­ro lo­cal, di­vi­dir­lo en tres y en­sam­blar la Big Mac co­mo to­do el mun­do la co­no­ce ac­tual­men­te. «El pri­mer día que la ven­di­mos no te­nía nin­gu­na re­ba­na­da en el cen­tro, pe­ro nos di­mos cuen­ta de que ha­cer­lo de esa ma­ne­ra da­ba una imagen muy des­cui­da­da. Al día si­guien­te co­lo­ca­mos el pan en el me­dio», re­ve­ló De­lli­gat­ti en 2007.

La res­pues­ta fue tan po­si­ti­va que un año más tar­de, la ham­bur­gue­sa es­ta­ba en el me­nú de los McDo­nald’s de to­do Es­ta­dos Uni­dos. Des­de en­ton­ces, su as­cen­so fue ver­ti­gi­no­so. En 1969, tan so­lo un año des­pués de su pues­ta en mar­cha, la Big Mac re­pre­sen­ta­ba el 19 % de las ven­tas to­ta­les de la com­pa­ñía. Cin­cuen­ta años más tar­de y so­lo en EE.UU., McDo­nald’s ven­de más de 550 mi­llo­nes de Big Macs anual­men­te. «No fue co­mo des­cu­brir la bom­bi­lla», so­lía de­cir un mo­des­to De­lle­gat­ti, a aque­llos que ala­ba­ban su crea­ción.

REINVENCIÓN

A pe­sar del evi­den­te éxi­to, la Big Mac tam­bién tu­vo que rein­ven­tar­se. Se adap­tó a las nue­vas tec­no­lo­gías aso­cián­do­se con Uber eats (una pla­ta­for­ma de en­tre­ga de co­mi­da a do­mi­ci­lio) y abrió una apli­ca­ción que per­mi­te al clien­te pedir y pa­gar des­de sus te­lé­fo­nos, aun­que eso sí, si hu­bo al­go que real­men­te mar­có una nue­va era en la vi­da de es­ta ham­bur­gue­sa fue el na­ci­mien­to de sus dos her­ma­nos en 2017. Así, la Mac Jr. (con una ca­pa me­nos) y la Grand Mac (con va­rios in­gre­dien­tes ex­tra) se pre­sen­ta­ron co­mo di­fe­ren­tes ma­ne­ras de dis­fru­tar el sa­bor úni­co del mo­de­lo clá­si­co «por­que no to­dos los días son igua­les, ni el ape­ti­to es el mis­mo». Y si de ape­ti­to se tra­ta, el aniver­sa­rio de es­te icono es­ta­dou­ni­den­se no pue­de ser abor­da­do sin men­cio­nar a Don Gors­ke. Ca­si 46 años des­pués de ha­ber de­gus­ta­do su pri­me­ra ham­bur­gue­sa, es­te fun­cio­na­rio de pri­sio­nes re­ti­ra­do de 64 años y pro­ce­den­te de Wis­con­sin, ba­tió ha­ce es­ca­sas se­ma­nas su pro­pio ré­cord al co­mer­se su Big Mac nú­me­ro 30.000.

CRÍ­TI­CAS

Sin em­bar­go, no to­do ha si­do un ca­mino de ro­sas pa­ra la fa­mo­sa ham­bur­gue­sa. La Big Mac ocu­pó el po­dio de la de­no­mi­na­da co­mi­da ba­su­ra por­que du­ran­te años, va­rios ex­per­tos aler­ta­ron que su con­su­mo ex­ce­si­vo afec­ta­ba a la sa­lud. Así lo sos­tu­vo el si­tio web Fast Food Me­nu Pri­ce don­de a tra­vés de una in­fo­gra­fía mos­tró qué ocu­rría en el cuer­po hu­mano des­pués de co­mer una Big Mac. Di­cho pro­ce­so aler­ta­ba que tras el pri­mer mor­dis­co, la can­ti­dad de azú­car en san­gre se ele­va­ba a ni­ve­les anor­ma­les o que la di­ges­tión de es­te ali­men­to era to­da una ha­za­ña. «Se ne­ce­si­tan has­ta tres días pa­ra di­ge­rir com­ple­ta­men­te una Big Mac», ad­vir­tie­ron los ex­per­tos.

Y una úl­ti­ma cu­rio­si­dad: co­mo sím­bo­lo del ca­pi­ta­lis­mo es­ta­dou­ni­den­se, la re­vis­ta eco­nó­mi­ca The Economist uti­li­za el con­su­mo de la ham­bur­gue­sa de es­ta fir­ma ame­ri­ca­na co­mo ter­mó­me­tro del po­der ad­qui­si­ti­vo de los paí­ses don­de se ven­de. Así y en ba­se a los da­tos del co­no­ci­do co­mo Big Mac In­dex (ín­di­ce Big Mac), Ucra­nia es el país más ase­qui­ble pa­ra co­mer­se una Big Mac por 1,34 eu­ros. El más ca­ro es Sui­za don­de la mis­ma ham­bur­gue­sa cuesta 5,53 eu­ros, cua­tro ve­ces más de lo que se pa­ga en Kiev.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.