KRAY GE­ME­LOS LOS MA­FIO­SOS FA­MA ENAMO­RA­DOS DE LA

MA­TA­BAN, RO­BA­BAN Y EX­TOR­SIO­NA­BAN CO­MO HA­CEN LOS DE SU GRE­MIO. PE­RO EN LU­GAR DE OCUL­TAR­SE, LES EN­CAN­TA­BA CO­DEAR­SE CON LAS ES­TRE­LLAS. DO­MI­NA­RON EL EFER­VES­CEN­TE LON­DRES DE LOS 60 Y AÚN HOY SI­GUEN FAS­CI­NAN­DO A LOS BRI­TÁ­NI­COS. SO­BRE ELLOS SE HAN ES­CRI­TO MÁS D

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR CAR­LOS GON­ZÁ­LEZ

No fue­ron los me­jo­res cri­mi­na­les de la his­to­ria, ni mu­cho me­nos. De he­cho, pa­sa­ron ca­si me­dia vi­da en pri­sión, pe­ro in­clu­so des­de ahí si­guie­ron co­deán­do­se con las es­tre­llas y has­ta or­ga­ni­za­ron la pro­tec­ción de ar­tis­tas, co­mo Frank Si­na­tra, cuan­do via­jó a Gran Bre­ta­ña en 1985. Te­nían tam­bién una es­pe­cie de agen­te de pren­sa, Mau­ren Fla­na­gan, una ex­mo­de­lo li­ge­ra de ro­pa pa­ra The Sun que se con­si­de­ra­ba una más de la familia. Ella era la en­car­ga­da de fil­trar a los pe­rió­di­cos, pre­vio pa­go, cual­quier noticia so­bre los ge­me­los que pu­die­ra in­tere­sar. Bus­ca­ron tam­bién al­guien que les es­cri­bie­ra una bio­gra­fía y co­mo Tru­man Ca­po­te aca­ba­ba de pu­bli­car A san­gre fría, qui­sie­ron con­tar con él, pe­ro el ame­ri­cano es­ta­ba de­ma­sia­do ocu­pa­do au­to­des­tru­yén­do­se, y op­ta­ron co­mo se­gun­da op­ción por al­guien que tam­po­co es­ta­ba na­da mal: el bió­gra­fo de Ian Fle­ming. Aun­que quien les lan­zó de ver­dad a la fa­ma que tan­to bus­ca­ban fue Da­vid Bai­ley, el fo­tó­gra­fo de moda en el Swin­ging Lon­don, ese Lon­dres por el que pu­lu­la­ban gen­te tan dis­tin­ta co­mo los Ro­lling Sto­nes, los Beatles, Mi­chael Cai­ne, la pre­cur­so­ra de las Top Mo­dels Jean Sh­rim­pton o ese otro fo­tó­gra­fo, Lord Snow­don, que ha­bía en­tra­do a for­mar par­te de la familia real in­gle­sa. To­dos ellos fue­ron re­tra­ta­dos por Bai­ley pa­ra uno de sus tra­ba­jos más cé­le­bres: Box of Pin-Ups, una ca­ja con sus imá­ge­nes que pre­ten­día re­tra­tar el es­pí­ri­tu de la épo­ca. Los Kray, por su­pues­to, es­ta­ban ahí me­ti­dos co­mo due­ños de unos cuan­tos clu­bes e in­clu­so su fo­to­gra­fía se con­vir­tió en una de las más famosas. Tan­to, que Snow­don, al en­te­rar­se de que apa­re­cía jun­to a ellos, pu­so el gri­to en el cie­lo e

“PO­DRÍA ES­TAR CE­NAN­DO CON JUDY GAR­LAND”, DI­JO REG­GIE EN EL JUI­CIO

im­pi­dió que la ca­ja se ven­die­ra en Es­ta­dos Uni­dos y que en su país sa­lie­ra una se­gun­da edi­ción. Aun­que no se­ría és­ta la úni­ca vez que el yerno real evi­ta­ría a los Kray. Pe­ro, ¿quie­nes eran ellos?, ¿de dón­de ha­bían sa­li­do? Ro­nald ‘Ron­nie’ Kray y Re­gi­nald ‘Reg­gie’ Kray na­cie­ron el 24 de oc­tu­bre de 1933 en el seno de una hu­mil­de familia in­gle­sa. Muy pron­to se sin­tie­ron fas­ci­na­dos por la vio­len­cia y se em­pe­za­ron a tor­cer. Lo pri­me­ro se tra­du­jo en pa­sión por el bo­xeo, de­por­te que prac­ti­ca­ron y en el que Reg­gie hi­zo sus pi­ni­tos co­mo pro­fe­sio­nal has­ta que le re­ti­ra­ron la li­cen­cia por una pe­lea ca­lle­je­ra. Lo se­gun­do les con­vir­tió con so­lo 18 años en dos de los úl­ti­mos pri­sio­ne­ros de la To­rre de Lon­dres, don­de aca­ba­ron por es­ca­par­se del cuar­tel en su pri­mer día de ser­vi­cio mi­li­tar y por agre­dir a un ca­bo y a un po­li­cía. Su pa­so por la cár­cel y los nu­me­ro­sos in­ci­den­tes que pro­ta­go­ni­za­ron de­ja­ron cla­ro que es­ta­ban des­ti­na­dos al cri­men. Una vez fue­ra, mon­ta­ron su pro­pia ban­da y con el di­ne­ro que con­si­guie­ron ro­ban­do y ex­tor­sio­nan­do com­pra­ron un club de bi­llar. A prin­ci­pios de los 60, se hi­cie­ron con su pri­mer lo­cal noc­turno: el Es­me­ral­da’s Barn en el ba­rrio de Knights­brid­ge, un ne­go­cio que les per­mi­tió co­dear­se con los fa­mo­sos lo­ca­les del mo­men­to, aun­que fue­ron sus re­la­cio­nes con la ma­fia ame­ri­ca­na las que les pu­sie­ron en con­tac­to con es­tre­llas in­ter­na­cio­na­les co­mo Nat King Coo­le, Geor­ge Raft y, so­bre to­do, Judy Gar­land.

SU GUS­TO POR LAS ES­TRE­LLAS

En 1969, cuan­do los ge­me­los es­ta­ban sien­do juz­ga­do por ase­si­na­to –jui­cio que aca­ba­ría en­ce­rrán­do­les en pri­sión de por vi­da–, Ron­nie em­pe­zó a que­jar­se: «Aho­ra po­dría es­tar ce­nan­do con Judy Gar­land en lu­gar de en­con­trar­me en­ce­rra­do aquí». No era una fan­fa­rro­na­da. La re­la­ción em­pe­zó por­que los ge­me­los se en­car­ga­ban de en­se­ñar­le Lon­dres a la estrella. Tam­bién de su se­gu­ri­dad,

pe­ro pron­to se vol­vió más es­tre­cha y Judy, por ejem­plo, aca­bó mu­chas no­ches a al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da can­tan­do pa­ra ellos y los clien­tes que aún que­da­ran en al­guno de sus lo­ca­les. O si no, Judy acu­día a ca­sa de Vio­let, la ado­ra­da ma­dre de los her­ma­nos, pa­ra to­mar el té.

LAS AMI­GAS Y AMAN­TES

Hay in­clu­so quien cuen­ta que pu­do ha­ber al­go más en­tre Reg­gie y Gar­land. En 1967, des­pués de la muer­te de Fran­ces Shea, mu­jer de Reg­gie, la ac­triz le pro­pu­so que se fue­ra con ella a vi­vir una tem­po­ra­da y él es­tu­vo ten­ta­do de aban­do­nar el cri­men e ini­ciar una nue­va vi­da a su la­do. Aun­que por suer­te pa­ra Judy es­to no lle­gó a ocu­rrir. Suer­te, al me­nos, si te­ne­mos en cuen­ta la ma­la vi­da que Reg­gie le dio a Fran­ces. La co­no­ció cuan­do te­nía 16 años, se ca­sa­ron cin­co años des­pués y, a par­tir de ahí, su vi­da fue un in­fierno. Ya en la lu­na de miel, ella vol­vió a ca­sa de su ma­dre. Pe­ro no es fá­cil es­ca­par de un ma­fio­so. Fran­ces en su dia­rio cuen­ta có­mo él lle­ga­ba to­das las no­ches tar­dí­si­mo y bo­rra­cho a ca­sa, las ame­na­zas que su­frió pa­ra que no le aban­do­na­ra o lo mu­cho que in­ti­mi­da dor­mir con al­guien que se acues­ta con un ar­se­nal com­pues­to por una pis­to­la, un cu­chi­llo, una na­va­ja y una es­pa­da. Fran­ces, al fi­nal, aca­bó sui­ci­dán­do­se, aun­que mu­chos ase­gu­ran que en reali­dad fue ase­si­na­da por Ron­nie, quien la acu­sa­ba de es­tar dis­tan­cián­do­le de su her­mano. Otra de sus gran­des ami­gas, y aman­te oca­sio­nal de Reg­gie, fue la ac­triz bri­tá­ni­ca Bar­ba­ra Wind­sor. En

cier­ta oca­sión, es­ta­ba ro­dan­do una pe­lí­cu­la en los mue­lles de Lon­dres a las ór­de­nes de la di­rec­to­ra Joan Little­wood y em­pe­za­ron a te­ner pro­ble­mas por­que unos es­ti­ba­do­res tam­bién que­rían co­brar­les pa­ra ‘pro­te­ger­las’ y evi­tar que les pa­sa­ra al­go. To­do se arre­gló en cuan­to Bar­ba­ra ha­bló con los Kray y has­ta los ex­tor­sio­na­do­res aca­ba­ron pi­dién­do­les per­dón y po­nién­do­se a su dis­po­si­ción. Y no so­lo eso, cuan­do la di­rec­to­ra acu­dió al Ken­tucky Club, otro de sus lo­ca­les noc­tur­nos, que­dó tan fas­ci­na­da con el am­bien­te y con al­gu­nos de los hom­bres que tra­ba­ja­ban pa­ra los Kray que qui­so ro­dar allí unas escenas de la pe­lí­cu­la. La ofer­ta, por su­pues­to, en­tu­sias­mó a los ge­me­los, que ce­le­bra­ron tam­bién en ese lo­cal la fiesta del es­treno. Has­ta la prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta y Lord Snow­don iban a acu­dir, pe­ro una in­dis­po­si­ción im­pi­dió la pre­sen­cia de es­ta úl­ti­ma y su ma­ri­do vol­vió a de­mos­trar que no que­ría sa­ber na­da de esos mal­di­tos her­ma­nos.

CLIEN­TE­LA FA­MO­SA

La fiesta, aún así, fue tre­men­da y quien sí an­du­vo por ahí, en­tre otros mu­cho, fue un Ro­ger Moo­re en la ci­ma de su po­pu­la­ri­dad por su tra­ba­jo en la se­rie El san­to. Más nom­bres pro­pios que fre­cuen­ta­ban sus lo­ca­les en los años de es­plen­dor: Joan Co­llins, la ex­plo­si­va Dia­na Dors, Eric Clap­ton, Ch­ris­ti­ne Kee­ler –pro­ta­go­nis­ta del es­cán­da­lo Pro­fu­mo–, el pin­tor Lu­cien Freud –que lle­gó a te­ner una deu­da con ellos de más de me­dio mi­llón de li­bras por su afi­ción al jue­go y que anu­ló una ex­po­si­ción por mie­do a que se la re­ven­ta­ran–, o

Char­les Bron­son, Telly Sa­va­las y Do­nald Sut­her­land mien­tras ro­da­ban Do­ce del pa­tí­bu­lo en Lon­dres. Tam­po­co fal­ta­ban los bo­xea­do­res co­mo Rocky Mar­ciano y has­ta se tra­je­ron de Es­ta­dos Uni­dos a un Joe Louis en sus ho­ras más ba­jas y le or­ga­ni­za­ron una gi­ra por Gran Bre­ta­ña. Quien no guar­da­ba muy buen re­cuer­do de ellos fue el pú­gil Sonny Lis­ton, a quien Reg­gie es­tu­vo a pun­to de ma­tar du­ran­te un via­je en co­che por­que se ne­ga­ba a re­co­no­cer que te­nía pro­ble­mas de vis­ta y a po­ner­se ga­fas. Tam­bién tu­vo una re­la­ción muy es­pe­cial con los Kray Patsy Ken­sit o, qui­zá sea más jus­to de­cir, su familia. Su pa­dre, Jimmy, tra­ba­jó pa­ra los ge­me­los y Reg­gie fue el pa­drino de Ja­mes, her­mano ma­yor de la ac­triz. Mu­chos años des­pués y ya des­de la cár­cel, es­te ma­fio­so se pu­so en con­tac­to con ella me­dian­te una car­ta. Que­ría pe­dir­le una fo­to fir­ma­da y tam­bién se le ofre­ció por si en al­gún mo­men­to ella ne­ce­si­ta­ba «cual­quier co­sas».

LOS MA­FIO­SOS Y EL PO­DER Aun­que los con­tac­tos de los Kray no se li­mi­ta­ban al mun­do del es­pec­tácu­lo. En oca­sio­nes iban mu­cho más allá y les re­la­cio­na­ban con las más al­tas es­fe­ras del po­der. En 1964, el Sun­day Mi­rror con­tó que Scotland Yard es­ta­ba in­ves­ti­gan­do la re­la­ción ho­mo­se­xual, con­si­de­ra­do aquel en­ton­ces un de­li­to, en­tre un im­por­tan­te po­lí­ti­co y un ma­fio­so. No da­ban nom­bres, pe­ro el con­ser­va­dor Lord Boothby, ín­ti­mo de Chur­chill, sa­lió al pa­so de las acu­sa­cio­nes en una car­ta a otro pe­rió­di­co, ne­gó que fue­ra ho­mo­se­xual, ase­gu­ró que so­lo ha­bía vis­to a Ron­nie Kray tres ve­ces en su vi­da y que ha­bía si­do pa­ra ha­blar de ne­go­cios. Ga­nó la de­man­da que pu­so al Sun­day Mi­rror por 40.000 li­bras –más de 600.000 eu­ros ac­tua­les– y con­si­guió que ce­sa­ran a su di­rec­tor. Pe­ro lo cier­to es que tan­to Ron­nie co­mo Boothby eran ho­mo­se­xua­les, en efec­to ha­bían man­te­ni­do una re­la­ción y el cri­mi­nal le or­ga­ni­za­ba fies­tas al otro con jo­ven­ci­tos a cam­bio de to­do ti­po de fa­vo­res. En 1969 am­bos her­ma­nos fue­ron con­de­na­dos a 30 años de pri­sión por el ase­si­na­to de uno de sus hom­bres y de un ri­val de otra ban­da. Tu­vie­ron suer­te de que la pe­na de muer­te ya no se apli­ca­ra en el país, aun­que se pa­sa­ron el res­to de su vi­da en pri­sión, des­de don­de si­guie­ron ma­ne­jan­do sus ne­go­cios e in­clu­so pre­su­mían de no ha­ber per­di­do nun­ca un clien­te. Ron­nie, diag­nos­ti­ca­do de es­qui­zo­fre­nia pa­ra­noi­de, fue en­via­do a un psi­quiá­tri­co y allí las au­to­ri­da­des le til­da­ron de «ho­mo­se­xual ac­ti­vo y pre­da­dor». Aun­que eso no evi­tó que se ca­sa­ra dos ve­ces y que ven­die­ra am­bas ex­clu­si­vas de la bo­da. La pri­me­ra, en 1985, por 10.000 li­bras. La se­gun­da, en 1989, por 25.000. Reg­gie tam­bién se ca­só es­tan­do en­te re­jas, pe­ro en su ca­so abra­zó la fe. Am­bos sa­lie­ron en 1982 pa­ra asis­tir al fu­ne­ral de su ma­dre. En 1995, Ron­nie mu­rió a los 61 años de un in­far­to. En 2000, se ex­car­ce­ló a Reg­gie. Pa­de­cía un cán­cer in­cu­ra­ble y mu­rió po­co des­pués. Am­bos her­ma­nos es­tán en­te­rra­dos jun­tos.

RON­NIE FUE EN­VIA­DO A UN PSI­QUIÁ­TRI­CO POR SU ES­QUI­ZO­FRE­NIA

La pe­lí­cu­la ‘Le­gend’, es­tre­na­da el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre en Reino Uni­do, lle­ga­rá a los ci­nes es­pa­ño­les el pró­xi­mo mes de enero. En ella el ac­tor Tom Hardy se en­car­ga de dar vi­da a Re­gi­nald y Ro­nald Kray, los dos ma­fio­sos que rei­na­ron en el Lon­dres de los 60.

Los her­ma­nos Kray con su gran ami­ga la ac­triz Judy Gar­land y su ma­ri­do, Mark He­rron, du­ran­te una vi­si­ta del ma­tri­mo­nio a uno de los lo­ca­les de los ge­me­los en Lon­dres.

Am­bos her­ma­nos

(a la dcha., con su ma­dre) fue­ron afi­cio­na­dos al bo­xeo des­de jó­ve­nes. Fue su abue­lo (aba­jo) quien les in­tro­du­jo

en ese mun­do.

Aun­que los dos her­ma­nos dis­fru­ta­ron del bo­xeo, fue Reg­gie quien pro­bó suer­te co­mo pro­fe­sio­nal. La aven­tu­ra du­ró po­co: le re­ti­ra­ron la li­cen­cia por to­mar par­te en una pe­lea ca­lle­je­ra.

Arri­ba, los her­ma­nos con Joe Louis. A la iz­da., Joan Co­llins. Arri­ba, Do­nald Sut­her­land. A la dcha., Patsy Ken­sit.

SUS CLIEN­TES MÁS FA­MO­SOS A la iz­da., Bar­bra Strei­sand. Aba­jo, Reg­gie con Bar­ba­ra Wind­sor, con quien man­te­nía una gran amis­tad. A la dcha., Eric Clap­ton.

‘The Sun­day Mi­rror’ ha­bló de una in­ves­ti­ga­ción a un po­lí­ti­co ho­mo­se­xual. Lord Boothby

(arri­ba con Ron­nie) ne­gó las acu­sa­cio­nes

y su re­la­ción con Kray. Pe­ro ase­gu­ran que él le or­ga­ni­za­ba fies­tas con jo­ven­ci­tos.

A la iz­da., la bo­da de Reg­gie (dcha.) con Fran­ces Shae. So­bre es­tas lí­neas, la se­gun­da bo­da del ma­fio­so con Ka­te, con quien se­gui­ría ca­sa­do has­ta su muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.