JOAN CO­LLINS

"Jac­kie nun­ca per­dió su fí­si­co. Fue her­mo­sa has­ta que mu­rió".

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PORTADA - POR JANICE TUR­NER • FO­TOS: RO­BERT WIL­SON

CHAR­LA­MOS CON LA AC­TRIZ SO­BRE EL MA­TRI­MO­NIO, CÓ­MO EN­VE­JE­CER EN HOLLY­WOOD Y LA MUER­TE RE­CIEN­TE DE SU HER­MA­NA, CON QUIEN MAN­TE­NÍA UNA ES­TRE­CHA RE­LA­CIÓN.

Aún no se ha re­pues­to de uno de los gol­pes más du­ros de su vi­da. El pa­sa­do mes de sep­tiem­bre fa­lle­cía Jac­kie, la her­ma­na pe­que­ña de Joan, que la igua­la­ba en gla­mour, fa­ma y aman­tes, y a quien ado­ra­ba des­de be­bé, pro­te­gió de los hom­bres en Can­nes y con quien com­par­tió se­cre­tos, via­jes y tar­des de com­pras en Be­verly Hills. Cuan­do se ha­bla de las her­ma­nas Co­llins es im­po­si­ble no pen­sar en ellas jun­tas en la foto de An­nie Lei­bo­vitz, tan ochen­te­ra, re­cos­ta­das en una li­mu­si­na. Pe­ro es­tas dos di­vas, na­ci­das en el lon­di­nen­se ba­rrio de Pad­ding­ton, no eran ri­va­les sino alia­das. Tam­bién gran­des ami­gas, por eso Joan si­gue su­frien­do su pér­di­da. Pe­ro tam­bién es cons­cien­te de que la vi­da si­gue. Tie­ne un li­bro que pro­mo­cio­nar y obli­ga­cio­nes con­trac­tua­les que man­te­ner. Así pues, si­gue ade­lan­te. Nos ci­ta en el ho­tel Cla­rid­ge’s de la ciu­dad que la vio na­cer. Aun­que vi­ve cer­ca es­te es­ta­ble­ci­mien­to es su re­duc­to. Aquí se ca­só con su quin­to ma­ri­do, Percy, y or­ga­ni­zó su fies­ta al ser nom­bra­da Da­ma del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co por la rei­na Isa­bel de In­gla­te­rra el pa­sa­do mes de enero. El per­so­nal lo sa­be, y por eso tra­ji­na pa­ra aten­der a sus ca­pri­chos. A Joan le en­can­ta que la cui­den. An­da con gra­cia, al­go rí­gi­da y pa­ra

nues­tro en­cuen­tro ha ele­gi­do un ves­ti­do lar­go y flo­rea­do y un cha­le­co de piel de ove­ja. Re­sul­ta que el ves­ti­do es de Za­ra. «Mi hi­ja Ta­ra vino el otro día y lo lle­va­ba pues­to. La pre­gun­té de dón­de era y si le im­por­ta­ba que me com­pra­ra uno igual con el com­pro­mi­so de no po­nér­me­lo cuan­do es­tu­vié­ra­mos jun­tas». Es del­ga­da y al­go frá­gil. Pe­ro man­tie­ne un fí­si­co y una agi­li­dad en­vi­dia­bles a sus 82 años. Qui­zá por eso uno de los pri­me­ros pen­sa­mien­tos es: ¿se ha ope­ra­do de al­go? Si se lo ha he­cho, es su­til y ade­más, es al­go que ella, co­mo otras es­tre­llas del ce­lu­loi­de, siem­pre ha ne­ga­do. Co­mo ca­si to­das las mu­je­res de su ge­ne­ra­ción, no es na­da de­rro­cha­do­ra. Ni a ella ni a Jac­kie les pa­re­ció ne­ce­sa­rio con­tra­tar es­ti­lis­tas y ma­qui­lla­do­ras cuan­do, co­mo ase­gu­ra­ba en la ne­cro­ló­gi­ca de su her­ma­na, «ella te­nía su ima­gen per­so­nal y yo la mía». Nos ha ci­ta­do pa­ra ha­blar de su úl­ti­ma no­ve­la, The St. Tro­pez Lo­nely Hearts Club, una his­to­ria de gi­go­lós, ri­cos, chi­cas in­ge­nuas y mag­na­tes del ci­ne, en que la gen­te se mue­re en si­tua­cio­nes un tan­to in­ve­ro­sí­mi­les. Re­sul­ta acer­ta­do ima­gi­nar­se a Joan es­cri­bién­do­lo ata­via­da con un tur­ban­te y un ves­ti­do de flo­res, en su man­sión de la Ri­vie­ra, mien­tras su ma­ri­do lle­na las co­pas de cham­pán. El li­bro es mor­daz, pue­de que in­clu­so has­ta lle­gar a ser mez­quino, co­mo el dia­rio que en oca­sio­nes es­cri­be en The Spec­ta­tor. An­tes de em­pe­zar irrum­pen los ca­ma­re­ros del Cla­rid­ge’s y nos co­lo­can el ban­que­te de pas­te­le­ría: ma­ca­roons, te­ti­nas de cho­co­la­te, mil­ho­jas y un pla­to de bo­lli­tos ca­lien­tes, sus fa­vo­ri­tos, con mer­me­la­da Mar­co Po­lo. Joan es­tá en­can­ta­da. Joan y su ac­tual ma­ri­do, Percy, 32 años más jo­ven, vi­ven cua­tro me­ses al año en St. Tro­pez. Allí, a ella le gus­ta­ba ob­ser­var a los gran­des apos­ta­do­res –Bru­ce Wi­llis, Puff Daddy, Jack Ni­chol­son–, que lle­ga­ban en ya­te pa­ra re­to­zar en La Voi­le Rou­ge Beach Club, has­ta que lo ce­rró el ayun­ta­mien­to, y la ma­ra­bun­ta li­ber­ti­na se pa­só a la cer­ca­na Ibi­za. «Po­co des­pués de ca­sar­nos so­lía­mos ir a to­das las fies­tas. En­ton­ces eran mu­cho más di­ver­ti­das», di­ce Joan so­bre esa épo­ca. «La gen­te era más sal­va­je, traían leo­nes y ti­gres, las chi­cas des­nu­das se ti­ra­ban a la pis­ci­na con len­te­jue­las so­bre sus par­tes». Des­pués de unos años, se abu­rrie­ron de los ex­ce­sos y aho­ra so­lo asis­ten a las fies­tas de ami­gos ín­ti­mos. Pre­fie­ren que­dar­se en ca­sa vien­do la se­rie Bet­ter call Saul.

FIC­CIÓN Y REALI­DAD

En su no­ve­la, una jo­ven ita­lia­na lla­ma­da Car­lot­ta es dro­ga­da y vio­la­da por un hom­bre. La des­crip­ción del mo­men­to en que él le ofre­ce una be­bi­da y un li­bro de por­no­gra­fía, y có­mo ella más tar­de ca­mi­na en­san­gren­ta­da y do­lo­ri­da por la ca­sa de su asal­tan­te, más vie­jo y dis­pli­cen­te, es el pa­sa­je más grá­fi­co del nue­vo li­bro es­cri­to por la ac­triz, que ya tie­ne seis no­ve­las en el mer­ca­do y 16 obras en to­tal. En es­ta úl­ti­ma no­ve­la, Car­lot­ta se aca­ba ca­san­do con ese hom­bre y su­fre peo­res abu­sos. Si re­vi­sa­mos su bio­gra­fía, eso prác­ti­ca­men­te po­dría ser lo que le ocu­rrió a Co­llins con el ac­tor Maxwell Reed, quien la vio­ló cuan­do ella era una es­tre­lla de so­lo 17 años. La ac­triz con­fir­mó aque­lla his­to­ria ha­ce un tiem­po, aun­que pa­re­ce ca­si aver­gon­za­da cuan­do le pre­gun­ta­mos si ese pa­sa­je del li­bro es au­to­bio­grá­fi­co. «En cier­to mo­do, sí. Yo era una chi­ca jo­ven y vul­ne­ra­ble, y me ca­sé con el hom­bre que abusaba de mí, pe­ro no to­le­ré el abu­so que su­frió Car­lot­ta. Quie­ro de­cir, pue­de que hu­bie­ra cier­to

gra­do de abu­so ver­bal, pe­ro nin­guno fí­si­co, en ab­so­lu­to». Des­pués aña­de, des­vian­do rá­pi­da­men­te el te­ma, que hay co­sas en su li­bro que no ha ex­pe­ri­men­ta­do. «A La­ra [un alo­ca­do per­so­na­je de la obra] le echan ce­ra ca­lien­te en sus par­tes ín­ti­mas». La de­pi­la­ción con ce­ra aho­ra es po­co me­nos que obli­ga­to­ria. «Yo nun­ca me lo he he­cho», afir­ma Joan con to­tal sin­ce­ri­dad. «¡De­ma­sia­da in­for­ma­ción!, di­ce en­tre ri­sas. Pe­ro tras las car­ca­ja­das, re­to­man­do el te­ma de Maxwell Reed, cae­mos en la cuen­ta de que tu­vo que ser una épo­ca du­ra. A pe­sar de su per­so­na­li­dad de di­va in­ti­mi­dan­te –y el eterno re­cuer­do de Ale­xis, la ma­la de Di­nas­tía–, hay quien pue­de opi­nar que ha si­do una es­cla­va de los hom­bres. Des­pués de sa­lir de la Ro­yal Aca­demy of Dra­ma­tic Art de Lon­dres, apren­dió a cui­dar­se. Es­ta­ba con­si­de­ra­da la mu­jer más her­mo­sa de Gran Bre­ta­ña gra­cias a su fí­si­co fe­lino y le­van­ta­ba pa­sio­nes. «En mi pri­me­ra pe­lí­cu­la, I be­lie­ve in you, me es­con­día en el guar­da­rro­pa por­que uno, bueno no so­lo uno de los pro­duc­to­res y di­rec­to­res, so­lía per­se­guir­me pa­ra lle­var­me a ca­sa». Pa­ra evi­tar­les, co­gía el me­tro a las cin­co de la ma­ña­na y de no­che. «Su­pon­go que las chi­cas jó­ve­nes, to­das no­so­tras, te­ne­mos his­to­rias de hom­bres que se han acer­ca­do pa­ra to­que­tear­nos e in­ti­mar. Era al­go que acep­ta­bas, así eran las co­sas. Así tra­ta­ban los hom­bres a las mu­je­res, co­mo a re­ga­ña­dien­tes».

LOS AMO­RES DE LA ES­TRE­LLA

Sa­lir con chi­cos en aque­lla épo­ca se con­vir­tió ca­si en una ac­ti­vi­dad de ries­go. «Dios mío, cuan­do sa­lía con al­guien si no le da­ba un be­so en la puer­ta me lla­ma­ban frí­gi­da. Por eso no me gus­tan las ci­tas. Le di­je a una ami­ga que me ha­bían lla­ma­do frí­gi­da al me­nos me­dia do­ce­na de ve­ces». Cuen­ta que un ac­tor al que re­cha­zó se le acer­có con el co­che en el apar­ca­mien­to del es­tu­dio y se pu­so a gri­tar­le «‘Cuan­do ten­gas 23 es­ta­rás aca­ba­da’. Ya se ha muer­to», di­ce Co­llins. A pe­sar de to­do, Joan sa­bía lo que se ha­cía. Cuan­do se di­vor­ció de Reed se acos­tó con los hom­bres más desea­dos de Holly­wood: Den­nis Hop­per, Ro­bert Wag­ner, Harry Be­la­fon­te, Ryan O’Neal, Te­ren­ce Stamp y Wa­rren Beatty –«te­nía espinillas», di­ce so­bre él–. A prin­ci­pios de los 60 los co­lum­nis­tas del co­ti­lleo po­dían hun­dir una ca­rre­ra, pe­ro Co­llins nun­ca ocul­tó que vi­vía con hom­bres sol­te­ros y se sal­vó de la que­ma. Hu­bo en­cuen­tros in­fe­li­ces con hom­bres ca­sa­dos tam­bién. «Hu­bo mu­chas es­pe­ras pa­ra ce­nar con ve­las y las chu­le­tas de cer­do a pun­to de en­trar en el horno has­ta que lle­ga­ra, y nun­ca vino». A los 28 ya ha­bía si­do ac­triz du­ran­te más de una dé­ca­da –«Te­nía mu­cha ex­pe­rien­cia», ase­gu­ra– y le en­tró el ins­tin­to ma­ter­nal. Pen­só que el ac­tor Ant­hony New­ley se­ría un buen pa­dre pa­ra sus hi­jos. Tu­vie­ron una hi­ja, Ta­ra, que a día de hoy ha se­gui­do los pa­sos de su ma­dre co­mo ac­triz, y un hi­jo, Sacha, que es pin­tor. Tras cua­tro años de ma­tri­mo­nio, Joan de­jó de tra­ba­jar. Qui­zá pue­da sor­pren­der a al­guien,

“ERA VUL­NE­RA­BLE Y ME CA­SÉ CON EL HOM­BRE QUE ABUSABA DE MÍ”

pe­ro fue fe­liz du­ran­te ese tiem­po co­mo de ama de ca­sa. «¡Qué va! ¡Fue es­tu­pen­do! Fui una da­ma ocio­sa de Be­verly Hills. La se­ño­ra de Ant­hony New­ley. Él era una gran es­tre­lla. Me en­can­ta­ba cui­dar de mis hi­jos. Te­nía­mos una ni­ñe­ra. Nues­tra vi­da era fa­bu­lo­sa. Me ha­cía las uñas, ju­ga­ba al tenis, iba al bal­nea­rio, te­nía mu­chas ami­gas y so­cia­li­zá­ba­mos mu­cho. Or­ga­ni­zá­ba­mos unas fies­tas fan­tás­ti­cas. Fue una épo­ca ma­ra­vi­llo­sa». Has­ta que New­ley ro­dó la pe­lí­cu­la Can Hie­rony­mus Mer­kin ever for­get Mercy Hump­pe and find true hap­pi­ness? y se su­po que era un aco­sa­dor en se­rie. «Se ex­ten­dió la mier­da y to­do se de­rrum­bó», re­fle­xio­na. Di­vor­cia­da, con una pen­sión ali­men­ti­cia mo­des­ta, Co­llins re­gre­só a In­gla­te­rra y acep­tó to­dos los pa­pe­les que pu­do en­con­trar. Fue la rei­na de las películas de te­rror –«Apren­dí a gri­tar», cuen­ta– y cuan­do se gol­peó la ca­be­za ro­dan­do Em­pi­re of the ants, hi­zo Po­la­roids del chi­chón y se las en­vió a sus hi­jos, di­cien­do: «Es­to es lo que tie­ne que ha­cer ma­má pa­ra pa­ga­ros el co­le­gio». Sus si­guien­tes dos ma­tri­mo­nios fue­ron aun más rui­no­sos. El pro­duc­tor mu­si­cal Ron Kass, con el que tu­vo una hi­ja, Katy, era adic­to a la co­caí­na y he­roí­na, y ge­ne­ró gran­des deu­das a la fa­mi­lia. Jus­to des­pués de su gran re­gre­so a Di­nas­tía, co­no­ció a Pe­ter Holm, una an­ti­gua es­tre­lla del pop sue­co, 14 años más jo­ven, a quien Jac­kie nun­ca ha de­ja­do de odiar. Co­llins di­ce que era un con­tro­la­dor y se hi­zo con su ges­tión fi­nan­cie­ra, has­ta que le pi­lló en la ca­ma con su aman­te.

VOL­VER AL TRA­BA­JO

La de­cep­ción del di­vor­cio la hi­zo más du­ra. «No se me ha­bría da­do bien ser la mu­jer­ci­ta, no me ha­bría adap­ta­do. Soy de­ma­sia­do ac­ti­va». Ade­más de ac­tuar –aca­ba de in­ter­pre­tar a la ma­dre de Eli­za­beth Hur­ley en The Ro­yals–y es­cri­bir, tie­ne to­da una lí­nea de pro­duc­tos, pe­lu­cas in­clui­das. «Es­toy… es­ta­ba muy fe­liz con mi vi­da has­ta ha­ce unas se­ma­nas», ex­pli­ca. Se re­fie­re al fa­lle­ci­mien­to de su her­ma­na. «Pe­ro no ha­bla­re­mos de eso». Sus­pi­ra hon­do. «Qué gran pér­di­da». Cree que fue co­mo su per­so­na­je en Chan­ces. «No era ma­lin­ten­cio­na­da, pe­ro sí am­bi­cio­sa. Creía que las mu­je­res po­dían con­se­guir cual­quier co­sa y así edu­có a sus hi­jas». Jac­kie Co­llins pre­fi­rió no con­tar a sus ami­gos ín­ti­mos, ni si­quie­ra a Joan, que te­nía un cán­cer de pe­cho ter­mi­nal has­ta po­cas se­ma­nas an­tes de mo­rir. Te­nía 77 años. Que­ría ser ella al com­ple­to, has­ta ca­si el fi­nal. «Si­guió con su vi­da y no tu­vo que atra­ve­sar una épo­ca ho­rren­da co­mo No­lan Mi­ller». Mi­ller fue un di­se­ña­dor que tra­ba­jó en Di­nas­tía. «Era co­mo mi otro her­mano. Con­tra­jo un cán­cer y de­ci­dió so­me­ter­se a tra­ta­mien­to. Le vi­si­té en la re­si­den­cia Mo­tion Pic­tu­re Re­lief. Le sa­qué a co­mer en su si­lla y allí es­ta­ba: ese hom­bre vi­bran­te de 1,95, con­ver­ti­do en un ca­pa­ra­zón. Se ha­bía de­sin­te­gra­do». Ana­li­za la for­ma en la que su her­ma­na hi­zo las co­sas. «Fue su de­ci­sión. No per­dió el pe­lo ni el fí­si­co. Fue her­mo­sa has­ta el fi­nal». Se le rom­pe la voz. «Si com­pa­ro la for­ma en que lo vi­vió No­lan y la que eli­gió mi her­ma­na, pre­fie­ro in­fi­ni­ta­men­te ha­cer lo que hi­zo mi her­ma­na. No so­lo por mí sino tam­bién por mis se­res que­ri­dos». No quie­re se­guir hur­gan­do en la he­ri­da. Se

re­com­po­ne y pi­de más té. Le pre­gun­ta­mos si to­da­vía apo­ya el de­re­cho a la muer­te asis­ti­da tal y co­mo afir­mó en una en­tre­vis­ta. Con­tes­ta que fue un co­men­ta­rio im­pro­vi­sa­do y que se exa­ge­ró. «Es co­mo con el Par­ti­do de la In­de­pen­den­cia del Reino Uni­do. Fui a un mi­tin en New­castle, de gi­ra con una obra que era un tos­tón, y Ro­bert Kil­roy me lo pi­dió. Me pa­re­ció in­tere­san­te, pe­ro de re­pen­te me vi con­ver­ti­da en la chi­ca del car­tel del par­ti­do. Es me­jor no de­cir na­da». De ten­den­cias con­ser­va­do­ras, Joan pa­re­ce ha­ber vuel­to al re­dil. Se con­fie­sa bue­na ami­ga de Mi­chael Go­ve y de su mu­jer, la columnista del Daily Mail Sa­rah Vi­ne. La pre­gun­ta­mos qué pien­sa del pa­pel y la ac­tua­ción de The­re­sa May en el con­gre­so del par­ti­do con­ser­va­dor. y res­pon­de con efu­si­vi­dad: «¡Me en­can­tó! Siem­pre me ha­bía pa­re­ci­do fan­tás­ti­ca. Pen­sé, ‘Ahí es­tá nues­tra fu­tu­ra pri­me­ra mi­nis­tra’». Cree que el ves­ti­do asi­mé­tri­co de Ro­land Mou­ret que lle­va­ba fue una «op­ción va­lien­te y me gus­tó que lo lle­va­ra con za­pa­tos de pla­ta­for­ma». Ado­ra a Zac Gold­misth, uno de los po­lí­ti­cos con­si­de­ra­dos más atrac­ti­vos en su país. «Creo que in­ten­ta pa­re­cer feo pe­ro le cues­ta», ase­gu­ra la ac­triz. Sus opi­nio­nes sue­len le­van­tar am­po­llas y son va­rio­pin­tas, van de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca a las sa­li­da de tono. En su li­bro The world ac­cor­ding to Joan, des­po­tri­ca con­tra las per­so­nas obe­sas, los hi­jos mi­ma­dos y la cul­tu­ra del gam­be­rris­mo. Cuan­do le pre­gun­ta­mos qué opi­na del fe­mi­nis­mo mo­derno, po­ne el gri­to en el cie­lo. «¡Qué exa­ge­ra­ción! Ya no se pue­de ha­cer na­da sin que te cri­ti­quen. Has­ta qui­tan cru­ces por no ofen­der a los mu­sul­ma­nes».

EL COM­PA­ÑE­RO IDEAL

Mi­ra los bo­llos que que­dan y pi­de una ca­ja pa­ra lle­vár­se­los. Es­tá de­sean­do vol­ver con Percy, que en esos mo­men­tos es­tá en ca­sa con­tes­tan­do co­rreos. A pe­sar de que en su cu­rrícu­lo sen­ti­men­tal hay va­rios ma­ri­dos di­fí­ci­les e inade­cua­dos, nun­ca se ca­só con un hom­bre ri­co. Una vez es­cri­bió que «no ha­bía co­no­ci­do a un hom­bre que no tu­vie­ra al­gún de­fec­to». To­do lo que bus­ca­ba era una vi­da do­més­ti­ca aco­ge­do­ra, con un com­pa­ñe­ro di­ver­ti­do con el que ha­cer equi­po. Cin­co bo­das des­pués, pa­re­ce que lo ha en­con­tra­do. Ha­ce 13 años co­men­zó una re­la­ción con Percy Gib­son, el pro­duc­tor de tea­tro que co­no­ció cuan­do tra­ba­ja­ba en una obra de Broad­way, y si­guen jun­tos y fe­li­ces. «Percy y yo so­mos exac­ta­men­te igua­les», ase­gu­ra la ac­triz. «Al­guien me pre­gun­tó que quién lle­va los pan­ta­lo­nes en ca­sa y yo le con­tes­té que los dos. Nos gus­tan las mis­mas co­sas: el ci­ne, el tea­tro. ¡Has­ta le gus­ta ‘Down­ton Ab­bey’!», cuen­ta di­ver­ti­da. «Bueno, al me­nos no se va del sa­lón. Aun­que a ve­ces re­ñi­mos». ¿So­bre qué?, le pre­gun­ta­mos. «Lo úni­co que me mo­les­ta es que no ha­ce su­fi­cien­te ejer­ci­cio. Me pa­re­ce im­por­tan­te ha­cer­lo, al me­nos pa­ra que­mar ca­lo­rías y man­te­ner el tono. Percy di­je que le ago­to». Le pre­gun­ta­mos si es­tá de acuer­do con Bet­te Da­vis en aque­llo de que la ve­jez no es pa­ra co­bar­des. Joan mi­ra con cier­ta irri­ta­ción. «No lo sé. To­da­vía no he lle­ga­do», res­pon­de. Por un mo­men­to se ha­ce el si­len­cio. «Te he pa­ra­do en se­co», sen­ten­cia di­ver­ti­da.

“NO SÉ SI LA VE­JEZ ES O NO PA­RA CO­BAR­DES. AÚN NO HE LLE­GA­DO”

A la iz­quier­da, Joan y Jac­kie po­san­do en 1977. Ba­jo es­tas lí­neas, Joan jun­to a John Forsyt­he, Lin­da Evans, sus com­pa­ñe­ros en ‘Di­nas­tía’. Aba­jo, a la iz­da., Joan tras ser nom­bra­da Da­ma del Im­pe­rio bri­tá­ni­co.

5

LOS CIN­CO MA­RI­DOS DE JOAN 1. Su bo­da con Maxwell Reed. 2. La ac­triz con Ant­hony New­ley y sus dos hi­jos, Ta­ra y Sas­ha. 3. Con Ro­nald S. Kass, su ter­cer ma­ri­do y pa­dre de su hi­ja Katy. 4. Con Pe­ter Holm, en los 80. 5. Con Percy Gib­son.

3

2

1

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.