LEAH REMINI

Con­fe­sio­nes de una ex­cien­ció­lo­ga.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PORTADA - POR IXONE DÍAZ LANDALUCE

Cuan­do te­nía 13 años, Leah Remini fir­mó un con­tra­to de «mil mi­llo­nes de años» de du­ra­ción pa­ra en­trar a for­mar par­te de la Sea Org, la or­den re­li­gio­sa de la Igle­sia de la Cien­cio­lo­gía. Du­ran­te el si­guien­te año, dur­mió en una ha­bi­ta­ción de mo­tel «in­fes­ta­da de cu­ca­ra­chas» y tra­ba­jó 12 ho­ras dia­rias lim­pian­do ha­bi­ta­cio­nes y cuar­tos de ba­ño, ma­ne­jan­do ma­qui­na­ria pe­sa­da y ha­cien­do tur­nos in­ter­mi­na­bles en la la­van­de­ría. A cam­bio, re­ci­bía un sa­la­rio de 15 dó­la­res a la se­ma­na y una res­tric­ti­va die­ta a ba­se de arroz, alu­bias y hue­vos lí­qui­dos. Remini ha­bía en­tra­do en la ór­bi­ta de la Cien­cio­lo­gía con ape­nas ocho años, cuan­do su ma­dre, re­cién di­vor­cia­da de su pa­dre, em­pe­zó a tra­ba­jar en la se­de de la Igle­sia en Nue­va York. Po­co des­pués, ella y su her­ma­na aban­do­na­ron su es­cue­la en Brooklyn y em­pe­za­ron a es­tu­diar los tex­tos de L. Ron Hub­bard, fun­da­dor de la Igle­sia, y sien­do una ado­les­cen­te, la fa­mi­lia al com­ple­to se mu­dó a Clear­wa­ter, Flo­ri­da, pa­ra unir­se a la fi­las de la Sea Org. Pe­ro el ca­rác­ter re­bel­de de Remini –que in­ten­tó ini­ciar un par de mo­ti­nes pa­ra de­nun­ciar las con­di­cio­nes de vi­da y de tra­ba­jo de ella y sus com­pa­ñe­ros– no en­ca­jó con la fé­rrea dis­ci­pli­na de la or­ga­ni­za­ción y, des­pués de un año, su ma­dre, su her­ma­na y ella pu­sie­ron rum­bo a Ca­li­for­nia. En los años 80, Los Án­ge­les era la tie­rra pro­me­ti­da de los cien­ció­lo­gos. «Allí exis­tía una gran co­mu­ni­dad ciencióloga. Al me­nos, po­día­mos dor­mir en el sue­lo de al­guien, pe­ro no te­nía­mos

na­da, so­lo unas bol­sas de ro­pa», es­cri­be Remini en su bio­gra­fía, Trou­ble­ma­ker: Sur­vi­ving Holly­wood and Scien­to­logy, que aca­ba de lle­gar a las li­bre­rías nor­te­ame­ri­ca­nas. Remini siem­pre ha­bía de­mos­tra­do un don pa­ra la co­me­dia y, mien­tras so­bre­vi­vía con pre­ca­rios tra­ba­jos de ca­ma­re­ra, em­pe­zó a fre­cuen­tar los cas­tings de la ciu­dad. Des­pués de en­ca­de­nar va­rios pe­que­ños pa­pe­les en series co­mo Sal­va­dos por la cam­pa­na o Cheers, en 1998 con­si­guió el pa­pel pro­ta­go­nis­ta de The King of Queens, una sit­com muy po­pu­lar que se emi­tió du­ran­te nue­ve tem­po­ra­das. Su nue­vo es­ta­tus de es­tre­lla cam­bió ra­di­cal­men­te su re­la­ción con la Cien­cio­lo­gía. De pron­to, era una de las ce­le­bri­da­des que a la Igle­sia tan­to le gus­ta­ba mi­mar, pe­ro de la que tam­bién se es­pe­ra­ba ca­da vez más.

ASÍ CO­NO­CIÓ A CRUI­SE

Des­pués de ha­ber rea­li­za­do una ge­ne­ro­sa do­na­ción de un mi­llón de dó­la­res, Remini en­tró a for­mar par­te del círcu­lo cer­cano de Tom Crui­se, sin du­da la es­tre­lla más fa­mo­sa de la Igle­sia y ami­go ín­ti­mo de su con­tro­ver­ti­do lí­der, Da­vid Mis­ca­vi­ge. «Al prin­ci­pio, es muy efu­si­vo, muy ca­ri­ño­so. Te mi­ra con el lá­ser de sus ojos y te ha­ce sen­tir co­mo si fue­ras la per­so­na más im­por­tan­te del mun­do». Pe­ro su re­la­ción con Crui­se pron­to em­pe­zó a ser una fuen­te cons­tan­te de pro­ble­mas pa­ra ella. En una oca­sión, Remini y su ma­ri­do, el ac­tor y bai­la­rín de sal­sa An­ge­lo Pa­gan, fue­ron in­vi­ta­dos a la ca­sa del ac­tor pa­ra en­se­ñar­le a bai­lar. Dos ofi­cia­les de al­to ran­go de la Igle­sia su­per­vi­sa­ron la se­sión. Ka­tie Hol­mes, con la que Crui­se aca­ba­ba de em­pe­zar a sa­lir, tam­bién es­ta­ba allí. «Tom es­ta­ba be­san­do a Ka­tie por la fuer­za. Y yo le di­je: ‘¡Iros a un ho­tel!’. Días más tar­de, fui amo­nes­ta­da por aquel co­men­ta­rio». Su «pe­ni­ten­cia»: in­ter­mi­na­bles se­sio­nes de «au­di­ta­ción», una es­pe­cie de in­te­rro­ga­to­rio en el que es­tán obli­ga­dos a con­fe­sar sus se­cre­tos más ín­ti­mos.

MAL CA­RÁC­TER

A aquel in­ci­den­te le si­guie­ron mu­chos otros. Co­mo cuan­do, in­ca­paz de en­con­trar una ma­sa pa­ra ha­cer ga­lle­tas en la co­ci­na de su ca­sa, Crui­se mon­tó en có­le­ra con sus asis­ten­tes de­lan­te de Remini y, en pleno ata­que de fu­ria, les re­cor­dó grá­fi­ca­men­te cuál era la je­rar­quía de la Igle­sia. «L. Ron Hub­bard es­tá aquí», di­jo

con la mano por en­ci­ma de su ca­be­za. «Da­ve –Mis­ca­vi­ge– y yo es­ta­mos aquí», di­jo si­tuan­do la mano en su bar­bi­lla. «Y tú es­tás aquí», con­clu­yó se­ña­lan­do al sue­lo. Remini tam­bién des­cri­be a un Crui­se in­fan­til que, en una oca­sión, obli­gó a to­dos sus in­vi­ta­dos –in­clui­dos Will Smith y su mu­jer, Ja­da– a ju­gar al es­con­di­te en su ca­sa. Sin em­bar­go, el ac­tor tam­bién era ex­tre­ma­da­men­te se­lec­ti­vo con las per­so­nas que per­te­ne­cían a su círcu­lo más ín­ti­mo. «En­tre los ele­gi­dos no es­ta­ban ni Kirs­tie Alley ni John Tra­vol­ta. Me en­te­ré de que a Tom no le gus­ta­ban», es­cri­be Remini.

SUCESOS EX­TRA­ÑOS

Pe­se a sus des­en­cuen­tros, en 2006 Remini re­ci­bió una in­vi­ta­ción for­mal pa­ra asis­tir a la bo­da de Crui­se y Hol­mes en Ita­lia. Pe­ro la in­vi­ta­ción ve­nía acom­pa­ña­da de una pe­ti­ción in­só­li­ta: Crui­se que­ría que Jen­ni­fer Lo­pez, ín­ti­ma ami­ga de Remini, y Marc Ant­hony tam­bién acu­die­ran a la ce­le­bra­ción, aun­que ape­nas les co­no­cía. Du­ran­te la bo­da, va­rios miem­bros de la Igle­sia tra­ta­ron de se­pa­rar a Lo­pez y Remini, que se ha­bían pre­pa­ra­do jun­tas pa­ra la ce­re­mo­nia. «Es­ta­ban in­ten­tan­do ais­lar­me. So­lo pue­do asu­mir que que­rían con­ver­tir a Jen­ni­fer en ciencióloga y que yo es­ta­ba en su camino». Se­gún Remini, la ex­tra­va­gan­te bo­da trans­cu­rrió co­mo un ac­to ofi­cial de la Igle­sia, en la que Mis­ca­vi­ge ejer­ció de pa­drino de Crui­se y Ka­tie hi­zo es­pe­rar al ac­tor en el al­tar más de 20 mi­nu­tos. La no­via se de­mo­ra­ba tan­to que mu­chos in­vi­ta­dos em­pe­za­ron a du­dar de si la bo­da se iba a ce­le­brar. «¿Tú crees que Ka­tie va a ve­nir?», lle­gó a pre­gun­tar­le JLo. Pe­ro qui­zá el epi­so­dio más in­só­li­to de to­dos ocu­rrió du­ran­te una ce­le­bra­ción pre­via. Mien­tras ce­na­ban con los no­vios, Remini es­cu­chó el llan­to de Su­ri Crui­se de fon­do. Ni su ma­dre ni su pa­dre pa­re­cían per­ca­tar­se de la llan­ti­na. Cuan­do Remini se le­van­tó de la me­sa pa­ra ver qué pa­sa­ba, se en­con­tró a Su­ri, que en­ton­ces te­nía sie­te me­ses, llo­ran­do en el sue­lo del ba­ño. «Cuan­do abrí la puer­ta, me en­con­tré a tres mu­je­res, in­clui­da la her­ma­na y la asis­ten­te de Tom, de pie mi­ran­do al be­bé, que es­ta­ba en el sue­lo. Las tres la mi­ra­ban co­mo si fue­ra la mal­di­ta en­car­na­ción de L. Ron Hub­bard. En vez de cal­mar­la, le de­cían: ‘¡Su­ri! ¡Su­ri!», es­cri­be la ac­triz. Remini la co­gió en bra­zos, bus­có su bi­be­rón e hi­zo que al­guien se lo ca­len­ta­ra en la co­ci­na. Cuan­do vol­vió, la ni­ña se­guía llo­ran­do en el sue­lo sin que na­die hi­cie­ra na­da por cal­mar­la. Pe­ro cuan­do los fes­te­jos ter­mi­na­ron, Remini su­frió las se­ve­ras con­se­cuen­cias de ha­ber­se en­tro­me­ti­do en la vi­da fa­mi­liar de los Crui­se.

SE­ÑA­LA­DA

La pro­pia Ka­tie Hol­mes es­cri­bió un in­for­me in­terno –co­no­ci­do den­tro de la Igle­sia co­mo un know­led­ge report– en el que la acu­sa­ba de «per­tur­bar la fies­ta» y de ser un mal ejem­plo pa­ra el res­to de in­vi­ta­dos. No fue la úni­ca que se que­jó de su com­por­ta­mien­to. Al pa­re­cer, otros in­vi­ta­dos ha­bían en­con­tra­do inapro­pia­do que Remini in­sis­tie­ra en pre­gun­tar dón­de es­ta­ba Shelly Mis­ca­vi­ge, la mu­jer del lí­der de la Cien­cio­lo­gía, a la que no se ha vis­to en pú­bli­co des­de 2006. «Shelly siem­pre es­ta­ba al la­do de Da­vid y aque­lla era la bo­da del si­glo… Por eso era co­mo: ¿dón­de es­tá Shelly?». A su re­gre­so de Ita­lia, Remini fue nue­va­men­te re­pren­di­da y tu­vo que en­viar­le a Hol­mes una no­ta dis­cul­pán­do­se efu­si­va­men­te por su com­por­ta­mien­to: «Sien­to ha­ber des­trui­do tu bo­da», de­cía el men­sa­je, que acom­pa­ñó de va­rios re­ga­los. Du­ran­te se­ma­nas, la ac­triz se so­me­tió a in­ter­mi­na­bles se­sio­nes de 12 ho­ras de au­di­ta­ción. A par­tir de aquel mo­men­to,

Remini em­pe­zó a re­plan­tear­se su re­la­ción con la igle­sia, aun­que aún le cos­ta­ría sie­te años más to­mar la de­ci­sión de­fi­ni­ti­va de aban­do­nar­la. Sor­pren­den­te­men­te, Ka­tie Hol­mes, que des­de su se­pa­ra­ción de Crui­se en 2012 ja­más ha ha­bla­do de su ma­tri­mo­nio ni de la con­tro­ver­ti­da re­li­gión de su ex­ma­ri­do, con­tes­ta­ba a las ale­ga­cio­nes de Remini con un co­mu­ni­ca­do de una so­la lí­nea. «La­men­to ha­ber mo­les­ta­do a Leah en el pa­sa­do y le de­seo lo me­jor en el fu­tu­ro». Le­yen­do en­tre lí­neas, el men­sa­je era es­cla­re­ce­dor: Hol­mes ni mos­tra­ba arre­pen­ti­mien­to ni des­men­tía la ver­sión ofre­ci­da por Remini. «Aho­ra sé que hi­zo lo que hi­zo, de­jó la Igle­sia co­mo lo hi­zo, pa­ra pro­te­ger a su hi­ja y eso es al­go que, en cier­ta for­ma, nos co­nec­ta», ha di­cho Remini, ma­dre de una ni­ña de diez años. «Yo tam­bién de­ci­dí que no que­ría que mi hi­ja cre­cie­ra for­man­do par­te de la Cien­cio­lo­gía».

REAC­CIÓN DE LA IGLE­SIA

Por su par­te, la Igle­sia, fa­mo­sa por ser im­pla­ca­ble con los miem­bros que aban­do­nan su dis­ci­pli­na y de­ci­den ha­cer pú­bli­ca su ex­pe­rien­cia, ha si­do mu­cho me­nos be­né­vo­la con Remini. «No es nin­gu­na sor­pre­sa que una per­so­na tan ego­cén­tri­ca co­mo Leah Remini, con su in­sa­cia­ble sed de aten­ción, pue­da ex­plo­tar su an­ti­gua fe en una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria pa­ra re­es­cri­bir su pro­pia his­to­ria», de­cía su por­ta­voz, Ka­rin Pouw, en un co­mu­ni­ca­do. A pe­sar de to­do, Remini no mi­ra atrás con ren­cor. «No me arre­pien­to de ha­ber pa­sa­do por lo que he pa­sa­do. No me arre­pien­to de ha­ber es­ta­do to­da mi vi­da allí. Por­que lo cier­to es que he apren­di­do mu­chí­si­mo. He so­bre­vi­vi­do a la ex­pe­rien­cia y sien­to que se me ha da­do una se­gun­da opor­tu­ni­dad en la vi­da».

“NO ME ARRE­PIEN­TO POR LO QUE HE PA­SA­DO, POR­QUE HE APREN­DI­DO MU­CHÍ­SI­MO”

Leah se sa­lió, en bue­na par­te, por el bien de su hi­ja (que hoy tie­ne 10 años). Y tu­vo la suer­te de que, tan­to su ma­dre co­mo su ma­ri­do, la apo­ya­ron en to­do mo­men­to. En es­ta foto, to­dos jun­tos.

Tom Crui­se le pi­dió que fue­ra a su bo­da acom­pa­ña­da de Jen­ni­fer Lo­pez y Marc Ant­hony. Una vez allí, tra­tó de se­pa­rar­la de ellos pa­ra in­ten­tar en­gan­char a JLo a su Igle­sia. Leah des­cri­be la ac­ti­tud dés­po­ta de Crui­se y aña­de que, en oca­sio­nes, su com­por­ta­mien­to era in­fan­til: les obli­gó a ju­gar al es­con­di­te.

Tras el en­la­ce, Remini fue acu­sa­da por Ka­tie Hol­mes de “per­tur­bar la fies­ta” por preo­cu­par­se de su hi­ja Su­ri, a la que en­con­tró llo­ran­do en el sue­lo del ba­ño sin que na­die hi­cie­ra na­da por ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.