NI­CO­LE KID­MAN, SU ÁNGEL DE LA GUAR­DA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - INFORME -

Remini nun­ca lle­gó a co­no­cer a Ni­co­le Kid­man en per­so­na. La aus­tra­lia­na ya se ha­bía di­vor­cia­do de Crui­se y aban­do­na­do la ór­bi­ta de la Cien­cio­lo­gía cuan­do ella en­tró a for­mar par­te del círcu­lo ín­ti­mo del ac­tor. Aun así, cuan­do Remini em­pe­zó a va­lo­rar la po­si­bi­li­dad de aban­do­nar la Igle­sia, Kid­man se con­vir­tió en una ins­pi­ra­ción pa­ra ella. “Cuan­do me sen­tía a la de­ri­va, siem­pre te­nía una ima­gen fi­ja en mi men­te: Ni­co­le Kid­man. Sí, la ex­mu­jer de Tom era mi ángel de la guar­da. Aun­que nun­ca lle­gué a co­no­cer­la, pen­sa­ba mu­cho en ella”, es­cri­be Remini en su bio­gra­fía. “Sa­ber que des­pués de de­jar la Igle­sia fue ca­paz de te­ner una vi­da fe­liz y de éxi­to, tan­to per­so­nal co­mo pro­fe­sio­nal­men­te, me dio mu­cha con­fian­za”, ha ex­pli­ca­do. Aun así, Leah te­mía que la Igle­sia le apli­ca­ra una de sus po­lí­ti­cas más agre­si­vas: la des­co­ne­xión de sus ami­gos y fa­mi­lia­res. Remini sa­bía que Kid­man lo ha­bía su­fri­do. Du­ran­te el tras­la­do al ae­ro­puer­to des­pués de la bo­da de Crui­se y Hol­mes, Remini coin­ci­dió con Be­lla y Con­nor Crui­se, los hi­jos del ac­tor y Kid­man. Cuan­do la ac­triz les pre­gun­tó por su ma­dre, Be­lla le con­tes­tó ta­jan­te­men­te: “Es una mal­di­ta per­so­na su­pre­si­va (un tér­mino que la Cien­cio­lo­gía atri­bu­ye a sus enemi­gos más acé­rri­mos)”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.