LOS RE­CUER­DOS DE DO­ÑA SO­FÍA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - AGENDA DE PALACIO - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

En es­tos días ha­ce 40 años, do­ña So­fía se con­vir­tió en Rei­na de Es­pa­ña. Cu­rio­sa­men­te, una de las co­sas que le preo­cu­pa­ban en aquel mo­men­to, se­gún nos con­fe­só ella mis­ma mu­cho tiem­po des­pués, era po­der se­guir asis­tien­do, en su nue­vo es­ta­tus, a las cla­ses en la uni­ver­si­dad. Su vi­da has­ta ese mo­men­to no ha­bía te­ni­do na­da que ver con la que he­mos vis­to desem­pe­ñar a do­ña Le­ti­zia tras su bo­da con don Fe­li­pe. «Es­tá­ba­mos to­do el día sin ha­cer na­da en La Zar­zue­la», ex­pli­ca­ba do­ña So­fía, pa­ra quien lo más im­por­tan­te en la vi­da «no es es­tar, sino ha­cer».

Aun­que na­ció Prin­ce­sa de Gre­cia, tres días an­tes de su bo­da con don Juan Car­los, do­ña So­fía tu­vo que re­nun­ciar a sus de­re­chos su­ce­so­rios. Ella era la hi­ja ma­yor de los re­yes Pa­blo y Fe­de­ri­ca, que en aquel mo­men­to rei­na­ban en su país. En Gre­cia, igual que en Es­pa­ña, los va­ro­nes te­nían pre­fe­ren­cia so­bre la mu­jer en la lí­nea de su­ce­sión, por lo que el he­re­de­ro de la co­ro­na era su her­mano, el prín­ci­pe Cons­tan­tino. Aun así, So­fía re­nun­ció a un pues­to en la lí­nea de Su­ce­sión de una mo­nar­quía rei­nan­te pa­ra ca­sar­se con un Prín­ci­pe de fu­tu­ro in­cier­to, ins­ta­la­do en Ma­drid pe­ro cu­ya fa­mi­lia vi­vía en el exilio. Al po­co tiem­po de dar a luz a la In­fan­ta Elena, su pa­dre fa­lle­ció y su her­mano fue pro­cla­ma­do Rey. Cuan­do So­fía tra­jo al mun­do a su se­gun­da hi­ja, Cris­ti­na, via­jó con las dos pe­que­ñas a su tie­rra na­tal, don­de le sor­pren­dió el lla­ma­do Gol­pe de los Co­ro­ne­les, que aca­bó años des­pués con su her­mano en el exilio y con Gre­cia con­ver­ti­da en una re­pú­bli­ca. Mien­tras tan­to, ella vi­vía en Es­pa­ña una eta­pa muy gra­ti­fi­can­te a ni­vel per­so­nal, en la que na­ció el desea­do hi­jo va­rón, Fe­li­pe, pe­ro de­ses­pe­ran­te en el te­rreno ins­ti­tu­cio­nal. En pleno fran­quis­mo, ni su ma­ri­do ni ella po­dían dar nin­gún pa­so que pu­die­ra uti­li­zar­se en su con­tra. Ella se re­fe­ría a es­ta épo­ca co­mo «cuan­do no éra­mos na­die».

En 1973 qui­so es­tu­diar una ca­rre­ra, «pe­ro no me de­ja­ron». Lo que sí le per­mi­tie­ron fue asis­tir los sá­ba­dos por la ma­ña­na a unas cla­ses de Hu­ma­ni­da­des en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma: «Esos cur­sos me lle­na­ban mu­cho. Te­nía con­tac­to con los uni­ver­si­ta­rios, y no era una épo­ca fá­cil pa­ra es­tar con ellos».

Cuan­do do­ña So­fía se con­vir­tió en Rei­na, qui­so man­te­ner su asis­ten­cia a cla­se: «El 22 de no­viem­bre de 1975, pen­sé: ¿qué va a pa­sar cuan­do va­ya a la Uni­ver­si­dad? No po­día en­ten­der que ya no era igual que ayer. El sá­ba­do si­guien­te, vi que una de las com­pa­ñe­ras de cla­se me es­ta­ba es­pe­ran­do con un ra­mo de flo­res. Y me di­je: no es po­si­ble, el hie­lo se ha ro­to, y se­guí yen­do de for­ma ha­bi­tual». Pe­ro, a par­tir de ese mo­men­to, su vi­da em­pe­zó a cam­biar en mu­chos as­pec­tos: «En esa épo­ca es­tá­ba­mos tan ocu­pa­dos… Vi­vía­mos unos mo­men­tos tan in­tere­san­tes en Es­pa­ña... Era una vi­da muy desafian­te, te­nía­mos muy bue­nos ami­gos y mu­cha ayu­da». Hoy con­si­de­ra «una ben­di­ción» ha­ber te­ni­do «una vi­da muy mo­vi­da».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.