LA AM­BI­CIÓN DE TAUBMAN

EL MI­LLO­NA­RIO QUE REUNIÓ LA CO­LEC­CIÓN DE AR­TE MÁS CA­RA DE LA HIS­TO­RIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR BEA­TRIZ GON­ZÁ­LEZ

DUE­ÑO DE UN IM­PE­RIO QUE LE­VAN­TÓ DE LA NA­DA, EL MAG­NA­TE AL­FRED TAUBMAN, EXPROPIETARIO DE SOT­HEBY’S Y DE UNA VEIN­TE­NA DE GRAN­DES CEN­TROS CO­MER­CIA­LES, OB­TU­VO DU­RAN­TE DÉ­CA­DAS EL RES­PE­TO DE LA ÉLI­TE EM­PRE­SA­RIAL MUN­DIAL. SER CON­DE­NA­DO POR ES­TA­FAR A SUS CLIEN­TES ACA­BÓ CON EL MI­TO PE­RO NO LO HUN­DIÓ. DE­JÓ UNA EX­TRA­OR­DI­NA­RIA HE­REN­CIA QUE SE DISPU­TAN SU ES­PO­SA Y TRES HI­JOS.

Cuan­do el pa­sa­do mes de abril un ata­que al co­ra­zón aca­bó con Al­fred Taubman, la for­tu­na del mag­na­te es­ta­dou­ni­den­se se cal­cu­la­ba en más de 3.000 mi­llo­nes de eu­ros. No era el úni­co le­ga­do pa­ra su es­po­sa e hi­jos. Una im­pre­sio­nan­te co­lec­ción de ar­te va­lo­ra­da en na­da me­nos que 500 mi­llo­nes de dó­la­res com­ple­ta­ba su he­ren­cia. Sot­heby’s, que fue pro­pie­dad de Taubman, la subas­ta aho­ra al me­jor pos­tor. Los tres hi­jos del mul­ti­mi­llo­na­rio se en­fren­ta­ron por ella des­de ha­ce unos me­ses a su ma­dras­tra, Judy Taubman, ex Miss Is­rael con­ver­ti­da en rei­na de la jet set neo­yor­qui­na tras su ma­tri­mo­nio con el em­pre­sa­rio. No ha si­do el úni­co mo­ti­vo por el que la fa­mi­lia Taubman ha ocu­pa­do ti­tu­la­res en pren­sa. Se­gún los que le ro­dea­ban, la vi­da del pa­triar­ca de la sa­ga es­tu­vo do­mi­na­da por una am­bi­ción que fue su vir­tud y su per­di­ción.

EL SUE­ÑO AME­RI­CANO

Hi­jo de emi­gran­tes ju­díos de Po­lo­nia, dis­lé­xi­co, na­ci­do y cria­do en De­troit. Así se des­cri­bía Adolph Al­fred Taubman en su au­to­bio­gra­fía, Th­res­hold Re­sis­tan­ce, en la que ani­ma­ba a to­dos a per­se­guir el sue­ño ame­ri­cano. Él mis­mo se con­si­de­ra­ba una prue­ba de que era po­si­ble con­ver­tir­se en mul­ti­mi­llo­na­rio vi­nien­do de la na­da, y pa­ra de­mos­trar­lo con­ta­ba que ha­bía em­pe­za­do a tra­ba­jar a los nue­ve años en los al­ma­ce­nes Sims, des­pués de que su pa­dre hu­bie­ra per­di­do to­do en la Gran De­pre­sión, tras el crack de 1929. A ba­se de mu­chos es­fuer­zos, el jo­ven Taubman con­si­guió ma­tri­cu­lar­se en Ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan. Pe­ro en­ton­ces lle­gó la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y fue en­via­do al Pa­cí­fi­co con la Fuer­za Aé­rea. A

su vuel­ta re­gre­sa­ba al cam­pus, des­de don­de se es­tre­na­ba co­mo em­pre­sa­rio con pe­que­ños ne­go­cios pa­ra su­fra­gar sus gas­tos. Nun­ca lle­gó a aca­bar la ca­rre­ra, pe­ro aque­lla ex­pe­rien­cia uni­ver­si­ta­ria ter­mi­nó por con­ven­cer­le de que lo su­yo eran los ne­go­cios. Apro­ve­chó el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Es­ta­dos Uni­dos tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial pa­ra abrir su com­pa­ñía in­mo­bi­lia­ria. Por en­ton­ces, ya se ha­bía ca­sa­do con su no­via de to­da la vi­da, Re­va Ko­lod­ney, con quien tu­vo tres hi­jos: Gay­le, Ro­bert y Wi­lliam. Du­ran­te la in­fan­cia y ado­les­cen­cia de es­tos la­bró una ca­rre­ra es­pec­ta­cu­lar gra­cias a su vi­sión co­mo co­mer­cian­te: fue el pri­me­ro en per­ci­bir las ne­ce­si­da­des de los mi­llo­nes de jó­ve­nes fa­mi­lias que em­pe­za­ban a ins­ta­lar­se en las afue­ras de las gran­des ciu­da­des, quie­nes en esa épo­ca aún te­nían que des­pla­zar­se has­ta el cen­tro pa­ra ha­cer sus com­pras. Abrió el pri­me­ro de sus 25 gran­des cen­tros co­mer­cia­les en las afue­ras de Mi­chi­gan y de­ci­dió co­lo­car las pla­zas de apar­ca­mien­to en la par­te fron­tal, ubi­can­do las tien­das al fi­nal. A par­tir de en­ton­ces to­dos los gran­des al­ma­ce­nes co­pia­rían su es­truc­tu­ra. Co­men­za­ba la gran for­tu­na de Taubman de la que fue tes­ti­go de ex­cep­ción su pri­me­ra es­po­sa, con quien es­tu­vo ca­sa­do 29 años. En 1977 lle­ga­ría el di­vor­cio y vol­vió a pa­sar por el al­tar cin­co años des­pués, es­ta vez del bra­zo de Ju­dith Ma­zor Rou­nick, ex Miss Is­rael, 20 años me­nor que él que ha­bía co­no­ci­do en Ch­ris­tie’s, la ca­sa de subas­tas ri­val de la que él com­pra­ría años más tar­de, don­de Judy tra­ba­ja­ba. La di­fe­ren­cia de edad no fue un obs­tácu­lo, la re­la­ción du­ró más de tres dé­ca­das, has­ta que fa­lle­ció el mag­na­te.

SOT­HEBY’S Y LOS RE­FRES­COS

Aun­que Taubman se cen­tró en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio, fue am­plian­do su área de ne­go­cio in­clu­yen­do in­tere­ses y afi­cio­nes per­so­na­les. En­tre ellas es­ta­ba el ar­te, por el que sen­tía de­bi­li­dad des­de su ju­ven­tud. En

“VEN­DER AR­TE ES CO­MO VEN­DER RE­FRES­COS. LA GEN­TE NO LOS NE­CE­SI­TA, PE­RO LES HA­CE FE­LIZ”

1983, apro­ve­chan­do un mo­men­to de de­ca­den­cia de la ca­sa de subas­tas Sot­heby’s, cum­plió uno de sus sue­ños ad­qui­rién­do­la. «Ven­der ar­te es co­mo ven­der re­fres­cos. La gen­te no ne­ce­si­ta ni re­fres­cos ni cua­dros, pe­ro con ellos les fa­ci­li­ta­mos la sen­sa­ción de te­ner una ex­pe­rien­cia fe­liz», di­jo tras com­prar la em­pre­sa que se ha­bía fun­da­do si­glo y me­dio an­tes en Lon­dres. De­ci­dió sa­car su em­pre­sa a bol­sa, una idea con la que Taubman pre­ten­día sa­car de la de­ca­den­cia a Sot­heby’s, que se con­ver­tía en la com­pa­ñía más an­ti­gua co­ti­zan­do en la Bol­sa de Nue­va York. Pe­ro ade­más, apli­có otras in­no­va­cio­nes en el an­ti­guo y por en­ton­ces po­co mo­der­ni­za­do sec­tor de las subas­tas: re­di­se­ñó tan­to su apa­rien­cia ex­ter­na –in­clu­yó es­ca­le­ras me­cá­ni­cas en el lo­cal y pu­so to­dos los ob­je­tos a la vis­ta del pú­bli­co–, ofre­cien­do ade­más del ser­vi­cio de com­pra-ven­ta otras op­cio­nes co­mo se­gu­ros, al­ma­ce­na­mien­to, fi­nan­cia­ción o trans­por­te. Ade­más, abrió fi­lia­les en Hong Kong, Mon­te­car­lo y Mos­cú y am­plió el ti­po de pie­zas a subas­ta in­clu­yen­do vi­nos, ob­je­tos per­so­na­les de ar­tis­tas o co­ches an­ti­guos. Eran los años 80 y 90, y pa­ra en­ton­ces Al­fred Taubman ya ha­bía abier­to dos de­ce­nas de cen­tros co­mer­cia­les, una gi­gan­tes­ca ca­de­na de co­mi­da rá­pi­da, un cen­te­nar de salas de ci­ne y una gran em­pre­sa de re­fres­cos en­tre otros ne­go­cios. Sus sie­te asis­ten­tes per­so­na­les se en­car­ga­ban de que no se le pa­sa­ra na­da por al­to.

UN MI­LLO­NA­RIO EN PRI­SIÓN

Cuan­do el mul­ti­mi­llo­na­rio he­cho a si mis­mo es­ta­ba en la cús­pi­de de su ca­rre­ra, un es­cán­da­lo hi­zo que su nom­bre y repu­tación ca­ye­ran en pi­ca­do. La co­mi­sión an­ti­trust pro­bó que en­tre 1993 y 1996 se ha­bía reuni­do al me­nos 12 ve­ces con el en­ton­ces pre­si­den­te de su com­pe­ti­do­ra Ch­ris­tie’s, Sir Ant­hony Ten­nant, pa­ra fi­jar co­mi­sio­nes y es­ta­far a sus clien­tes. Los eje­cu­ti­vos de Ch­ris­tie’s pre­fi­rie­ron co­la­bo­rar con la fis­ca­lía y pa­gar las mi­llo­na­rias mul­tas que les so­li­ci­ta­ban pa­ra evi­tar po­si­bles pe­nas de pri­sión, pe­ro Taubman de­ci­dió ir a jui­cio. En abril de 2001 fue con­de­na­do a un año y un día de cár­cel y 7,5 mi­llo­nes de dó­la­res de mul­ta por cons­pi­rar pa­ra fi­jar pre­cios. Al­fred Taubman se con­vir­tió en el pre­so #50444-054. Pa­sa­ría en la cár­cel diez me­ses du­ran­te los que apro­ve­chó pa­ra es­cri­bir su au­to­bio­gra­fía, que tiem­po des­pués se con­ver­ti­ría en un best se­ller. Fue en­ton­ces cuan­do For­bes in­clu­yó su nom­bre en un re­por­ta­je so­bre los re­clu­sos más ri­cos de to­do el pla­ne­ta. Un avión

pri­va­do lo re­co­gió de la cár­cel de Mi­ne­sot­ta el día que ter­mi­nó de cum­plir con­de­na. «He per­di­do par­te de mi vi­da, mi buen nom­bre y 13 ki­los. Es­toy to­ca­do pe­ro no aca­ba­do», de­cía en­ton­ces. No fue el úni­co en­con­tro­na­zo de Taubman con la jus­ti­cia. Ha­ce tres años, la azafata Ni­co­le Rock lo de­man­dó por aco­so se­xual. Tres se­ma­nas des­pués re­ti­ra­ba la de­man­da por la que pe­día 20 mi­llo­nes de eu­ros. Es­ta re­ti­ra­da apun­ta­ba a que el mag­na­te y la azafata ha­bían lle­ga­do a un acuer­do eco­nó­mi­co, aun­que nin­guno de los dos se vol­vió a pro­nun­ciar so­bre el asun­to.

LA DISPU­TA POR LA HE­REN­CIA

Co­mo si pre­vie­ra que se acer­ca­ba su fin, Al­fred Taubman qui­so ce­le­brar su 90 cum­plea­ños por to­do lo al­to, con fies­tas a am­bos la­dos del Atlán­ti­co. La eu­ro­pea tu­vo lu­gar la ce­le­bró en Lon­dres, en la ca­sa de subas­tas de la que fue or­gu­llo­so pro­pie­ta­rio du­ran­te dos dé­ca­das y de la que aún era ac­cio­nis­ta mi­no­ri­ta­rio. En ella pu­do com­pro­bar que, a pe­sar de los es­cán­da­los, mu­chos de los más ri­cos e in­flu­yen­tes del pla­ne­ta se­guían res­pe­tán­do­le. En­tre ellos se en­con­tra­ban Pa­blo de Gre­cia y su es­po­sa Ma­rie-Chan­tall, el prín­ci­pe Mi­chael de Kent, pri­mo de la rei­na Isa­bel II, el ar­qui­tec­to Lord Nor­man Fos­ter y su es­po­sa, Elena Ochoa, Jai­me de

‘ES­TOY TO­CA­DO PE­RO NO ACA­BA­DO’, DI­JO TAUBMAN AL SA­LIR DE LA CÁR­CEL

Ma­ri­cha­lar, Ma­ri­sa de Bor­bón... En aque­lla fies­ta tam­bién es­ta­ban sus tres hi­jos y su es­po­sa, en­ton­ces pa­re­cían una fa­mi­lia bien ave­ni­da. Sin em­bar­go, po­co más de un año des­pués, en el fu­ne­ral de Taubman, se hi­zo evi­den­te que esa apa­ren­te cor­dia­li­dad en­tre Gay­le, Ro­bert, Wi­lliam y su ma­dras­tra Judy era úni­ca­men­te fa­cha­da. La cons­ta­ta­ción lle­gó cuan­do Judy Taubman que­ría pa­sar unos días en su ca­sa de May­fair, en Lon­dres, y el guar­da de se­gu­ri­dad

le im­pe­día la entrada por or­den de sus hi­jas­tros. Es­pe­ró diez ho­ras en la puer­ta, jun­to a un car­ga­men­to de ma­le­tas. Su reac­ción fue lla­mar a la pren­sa pa­ra que fue­ra tes­ti­go del tra­to que es­ta­ba re­ci­bien­do por par­te de los hi­jos de Taubman. Cuan­do le pre­gun­ta­ron la ra­zón de que le hu­bie­ran prohi­bi­do la entrada en la ca­sa, ella ex­pli­có que aun­que ese pi­so se lo ha­bía de­ja­do su ma­ri­do co­mo par­te de la he­ren­cia, Gay­le, Ro­bert y Wi­lliam que­rían unos cua­dros que col­ga­ban de las pa­re­des y no se fia­ban de que si­guie­ran allí des­pués de que ella en­tra­ra. Se re­fe­ría a par­te de la co­lec­ción que se subas­ta­rá es­tos días en Sot­heby’s, en la que fi­gu­ran obras de Ra­fael, Mo­di­glia­ni, Pi­cas­so, Ma­tis­se, Klimt o Jack­son Po­llok. La ca­sa de subas­tas de­be­ría ha­ber re­co­gi­do los que se en­con­tra­ban en el pi­so de May­fair an­tes de la lle­ga­da de Judy, pe­ro los em­plea­dos no apa­re­cie­ron has­ta diez ho­ras más tar­de. Una vez re­ti­ra­dos los cua­dros, la viu­da de Taubman pu­do en­trar fi­nal­men­te en su apar­ta­men­to. Aún no se sa­be si Judy Taubman po­drá ac­ce­der a los be­ne­fi­cios ob­te­ni­dos de esa ven­ta. Lo que sí ha re­ci­bi­do de su ma­ri­do han si­do 400 mi­llo­nes de dó­la­res, un suel­do anual de 10 mi­llo­nes de dó­la­res y las ca­sas de Nue­va York, Lon­dres, Palm Beach y Gs­taad. Por su par­te, los tres hi­jos de Taubman se han que­da­do con el con­trol del gran­dio­so im­pe­rio le­van­ta­do por su vi­sio­na­rio pa­dre.

An­tes de su pa­so por la cár­cel Taubman

dis­fru­ta­ba de las co­mo­di­da­des que le brin­da­ba su man­sión en Palm Beach, co­mo

mues­tra la ima­gen.

So­bre es­tas lí­neas, Al­fred el día de su bo­da con su pri­me­ra mu­jer, Re­vi Ko­lo­ney, con quien tu­vo sus tres hi­jos. A la de­re­cha, el em­pre­sa­rio du­ran­te la inau­gu­ra­ción de unos de sus fa­mo­sos ‘Mall’.

Jun­to a es­tas lí­neas, Judy Taubman con sus ma­le­tas es­pe­ran­do a que sus hi­jas­tros: Gay­le, Ro­bert y Wi­lliam (arri­ba dcha.) le abran la puer­ta de su ca­sa. Arri­ba, la ex Miss jun­to Al­fred, uno de los ma­tri­mo­nios más im­por­tan­tes de la al­ta so­cie­dad neo­yor­qui­na.

UN­TITLED XXI,

de Wi­llem Koo­ning. 21.800.000 €

UN­TITLED (LAVENDER AND GREEN),

de Roth­ko. 13.800.000 €

DANSEUSES EN BLANC,

de Ed­gar De­gás

13.800.000 €

PAULETTE JOURDAIN,

de Mo­di­glia­ni. 38.600.000 €

MU­JER SEN­TA­DA EN UNA SI­LLA,

18.400.000€

de Pi­cas­so.

ORAN­GE IN WI­NE, de Roth­ko

15.800.000€

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.