PON EL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ENTREVISTA EXCLUSIVA - POR AN­NE IGAR­TI­BU­RU

Los acon­te­ci­mien­tos se su­ce­den con pre­ci­pi­ta­ción. Me que­do ab­sor­ta an­te las no­ti­cias y cuan­do leas es­to, sien­to que to­do ha­brá lle­ga­do a lu­ga­res que ni ima­gi­ná­ba­mos las Na­vi­da­des pa­sa­das, y ha­brá más víc­ti­mas, lo in­tu­yo y creo que no me equi­vo­co. Te es­cri­bo aho­ra, pe­ro en unos mi­nu­tos to­do cam­bia. Siem­pre lo he­mos sa­bi­do, «to­do pue­de cam­biar en un ins­tan­te», y aho­ra lo com­pro­ba­mos con asom­bro, co­mo si es­tu­vie­ra pa­san­do una pe­lí­cu­la an­te nues­tros ojos. Es cier­to que el ár­bol no nos de­ja ver el bos­que y que es­ta bar­ba­rie al­can­za di­men­sio­nes que no­so­tros so­mos in­ca­pa­ces de co­no­cer bien. Es cier­to que hay in­tere­ses so­te­rra­dos que los ciu­da­da­nos de a pie no al­can­za­mos a co­no­cer con de­ta­lle, aun­que los in­tui­mos. Pe­ro lo más cier­to e im­por­tan­te es que es­to es su­frir. Es desa­rro­llar emo­cio­nes den­sas que pe­san y nos ha­cen deam­bu­lar por nues­tros queha­ce­res co­ti­dia­nos co­mo va­ga­bun­dos desahu­cia­dos. La preo­cu­pa­ción, la in­quie­tud, la du­da, el mie­do al fin y al ca­bo ha­ce que nos ce­rre­mos aún más en nues­tro ser, en nues­tras ca­sas, y ce­rre­mos el pes­ti­llo, en sen­ti­do fi­gu­ra­do y tam­bién en el efec­ti­vo. Ce­rra­dos a mi­rar­nos, des­con­fian­do de to­do y de to­dos y mi­ran­do a nues­tros hi­jos con te­mor mien­tras desa­yu­na­mos con el sin­sen­ti­do de las ma­tan­zas en di­rec­to. Te­me­mos per­der lo que más ama­mos y nos pre­gun­ta­mos có­mo ha em­pe­za­do to­do es­to. Qué tie­ne que ver es­to con to­dos no­so­tros. Co­mo se pre­gun­ta­rán tan­tos, en los cam­pos de re­fu­gia­dos y los fa­mi­lia­res de otros tan­tos fa­lle­ci­dos en nom­bre de no se sa­be qué –Dios, di­ne­ro, ar­mas, pe­tró­leo, te­rri­to­rio, honor... al­go que cre­ye­ron me­re­ce­dor de la vi­da de uno mis­mo, in­clu­so–. To­do cam­bia de va­lor, y cam­bian las pre­fe­ren­cias. Tie­ne que to­car­nos cer­ca, muy cer­ca, pa­ra sen­tir­lo nues­tro a ve­ces, pe­ro nun­ca de­ja­mos de sen­tir­lo nues­tro. El su­frir de unos, tam­bién es el de to­dos. Co­mo si nos di­jé­ra­mos, «es­to te­nía que lle­gar al­gún día», ne­ga­mos en si­len­cio con la ca­be­za y la mi­ra­da se nos pier­de en el ho­ri­zon­te, en la pan­ta­lla del or­de­na­dor, en el fon­do del ca­fé con le­che, en el azu­le­jo de la du­cha. «No te re­sig­nes», me di­go. Y te di­go. Re­sig­nar­se es acep­tar con frus­tra­ción ca­mu­fla­da. Es de­jar­se mo­rir en vi­da. Y lo con­tra­rio de vi­vir en cons­cien­cia y en mo­vi­mien­to. Abier­to y aler­ta. Sin ce­rrar el pes­ti­llo de nues­tra ca­sa, de nues­tra pre­sen­cia ple­na. Es­ta­mos en gue­rra por la paz. Y di­go en gue­rra, por­que la paz tam­bién es un es­fuer­zo dia­rio de exa­men de con­cien­cia y «re­co­lo­car» nues­tras emo­cio­nes en su si­tio pa­ra es­tar se­reno y en ar­mo­nía con lo que nos ro­dea. Sa­ber lo que co­rres­pon­de en ca­da mo­men­to des­de la ver­dad y con la lla­ma de la con­si­de­ra­ción en­cen­di­da en to­do mo­men­to.

Una can­ción: ‘DON’T LET IT BRING YOU DOWN’, de Neil Young.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.