AGEN­DA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ENTREVISTA - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

SSin los do­lo­res que le es­tu­vie­ron ma­cha­can­do du­ran­te años, sin el pe­so de la co­ro­na que lle­vó du­ran­te ca­si cua­tro dé­ca­das y sin la pre­sión de al­gu­na am­bi­cio­sa amis­tad que no le con­ve­nía, don Juan Car­los es­tá me­jor que nun­ca. Fí­si­ca­men­te ha re­ju­ve­ne­ci­do y aními­ca­men­te tam­bién. Ya no ha­ce reha­bi­li­ta­ción, pe­ro sí dos ho­ras de ejer­ci­cios dia­rios, co­mo gim­na­sia, na­ta­ción o bi­ci­cle­ta, que le per­mi­ten es­tar en una bue­na for­ma fí­si­ca co­mo pa­ra sa­lir a na­ve­gar en el nue­vo bar­co de ve­la que han com­pra­do sus ami­gos José Cu­sí y Pe­dro Cam­pos, o via­jar, que siem­pre le ha gus­ta­do, pe­ro aho­ra dis­po­ne de más tiem­po, li­ber­tad y pri­va­ci­dad pa­ra ha­cer­lo.

Con­ti­núa usan­do el bas­tón, pe­ro ello no le im­pi­de dar lar­gos pa­seos o per­ma­ne­cer du­ran­te un buen tiem­po de pie, co­mo ocu­rre en las re­cep­cio­nes, don­de ac­ce­de ama­ble­men­te a la in­có­mo­da pe­ti­ción de fo­tos y sel­fies que tan de moda se han pues­to des­de que se in­cor­po­ra­ron las cá­ma­ras a los te­lé­fo­nos mó­vi­les. Don Juan Car­los si­gue a dis­po­si­ción de la Co­ro­na y del Go­bierno pa­ra lo que se le pue­da ne­ce­si­tar, pe­ro es cons­cien­te de que en el nue­vo rei­na­do le ha to­ca­do dar un pa­so atrás y de­jar to­do el pro­ta­go­nis­mo a su hi­jo. Cuan­do ha­bla de don Felipe se re­fie­re a él co­mo ‘el Rey’ y lo di­ce con tan­ta na­tu­ra­li­dad que pa­re­ce que siem­pre ha si­do así.

Cuan­do el Go­bierno le en­car­ga que asu­ma la re­pre­sen­ta­ción de Es­pa­ña en la to­ma de po­se­sión de al­gún pre­si­den­te ibe­roa­me­ri­cano, la­bor que reali­zó el en­ton­ces Prín­ci­pe de As­tu­rias en 69 oca­sio­nes, don Juan Car­los la asu­me en­can­ta­do, co­mo hi­zo en Bra­sil y Co­lom­bia, y aho­ra en Ar­gen­ti­na. Acos­tum­bra­do a te­ner la agen­da muy apre­ta­da, es pro­ba­ble que le gus­ta­ra asu­mir más ac­tos de los que se le en­car­gan, pe­ro él sa­bía que, des­de el mo­men­to en que ab­di­ca­ra, de­bía pa­sar a ocu­par un se­gun­do plano, y lo ha he­cho vo­lun­ta­ria­men­te. Siem­pre ha si­do así en la his­to­ria de la co­ro­na, pe­ro en su ca­so era más ne­ce­sa­rio aún es­ce­ni­fi­car ese pa­so atrás, al ha­ber si­do un mo­nar­ca con tan­to pe­so his­tó­ri­co por ha­ber res­tau­ra­do la mo­nar­quía y la de­mo­cra­cia en Es­pa­ña. Aními­ca­men­te, don Juan Car­los tam­bién es­tá en ple­na for­ma. De­rro­cha bro­mas y sen­ti­do del hu­mor. «Bor­bón en es­ta­do pu­ro», di­cen. Pe­ro man­tie­ne en aler­ta esa ha­bi­li­dad es­pe­cial que le per­mi­te elu­dir las pre­gun­tas que no quie­re con­tes­tar por­que sa­be que cual­quier co­men­ta­rio su­yo pue­de aca­bar con­ver­ti­do en un ti­tu­lar. Y, en es­tos mo­men­tos, no quie­re más pro­ta­go­nis­mo que el de su hi­jo, el Rey Felipe.

Des­de ha­ce tiem­po, don Juan Car­los lle­va un pin en la solapa. Vis­ta con tra­je o con ame­ri­ca­na, es­té en nues­tro país o en el ex­te­rior, el pin no sue­le fal­tar. Siem­pre es el mis­mo: una ban­de­ra de Es­pa­ña es­mal­ta­da, cu­yos co­lo­res, ro­jo y ama­ri­llo, des­ta­can en sus cha­que­tas ha­bi­tual­men­te azu­les o gri­ses. To­do un men­sa­je sin ne­ce­si­dad de pro­nun­ciar una pa­la­bra. Co­mo cuan­do el ci­ne era mu­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.