“NO DES­CAR­TO BO­DA NI UN TER­CER HI­JO”

DÍAS DES­PUÉS DE CON­FIR­MAR­LO EN INS­TA­GRAM, HA­BLÓ POR PRI­ME­RA VEZ DE SU SE­GUN­DO EM­BA­RA­ZO Y DE SU NUE­VA VI­DA EN OPOR­TO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PORTADA - POR ANA GUE­RRA

Se fue en ve­rano, acom­pa­ñan­do a su chi­co, a Opor­to, pe­ro no pa­ra de ejer­cer de ma­dri­na en even­tos en Ma­drid. En la pre­sen­ta­ción del Ay­go by Lom­ba, de To­yo­ta, Sara Car­bo­ne­ro nos ha­bló de có­mo es­tá vi­vien­do es­te em­ba­ra­zo. Co­ra­zón De vuel­ta a Ma­drid, de la mano de To­yo­ta. Sara Car­bo­ne­ro En­can­ta­da de es­tar en la pre­sen­ta­ción del Ay­go by Lom­ba. Es­tá ins­pi­ra­do en el úl­ti­mo des­fi­le de Mo­des­to Lom­ba, que es un di­se­ña­dor que, per­so­nal­men­te, me gus­ta. Me sien­to muy iden­ti­fi­ca­da tan­to con los co­lo­res co­mo con las lí­neas ur­ba­ni­tas del co­che, pa­ra una mu­jer mo­der­na. Me pa­re­ce muy prác­ti­co. C. Y ca­ben los cua­tro… S.C. Sí, pe­ro por­que yo pa­ra ir a ha­cer re­ca­dos ne­ce­si­to un co­che que no sea tan gran­de co­mo un vehícu­lo fa­mi­liar. Es­te es per­fec­to, se adap­ta­ría per­fec­ta­men­te a mi es­ti­lo de vi­da. Ade­más, me gus­ta mu­cho con­du­cir. C. No se le no­ta la tri­pa… S.C. He es­ta­do con un vi­rus de gas­tro­en­te­ri­tis su­per­agre­si­vo y he es­ta­do los dos días del tí­pi­co vi­rus que va dan­do vuel­tas por to­da la familia. Y he co­mi­do me­nos. C. No son sín­to­mas de em­ba­ra­zo en­ton­ces. S.C. No. Ha si­do un vi­rus que po­día ha­ber co­gi­do igual­men­te. Suelo te­ner los em­ba­ra­zos bas­tan­te bue­nos, sin mu­chos sín­to­mas ni mo­les­tias. Pe­ro, con un ni­ño pe­que­ño en ca­sa es bas­tan­te co­mún co­ger al­gún ti­po de vi­rus y cuan­do no es una co­sa es otra. Es ver­dad que fue un día com­pli­ca­do, pe­ro a las 24 ho­ras co­mo nue­va. C. ¿De cuán­to es­tá? S.C. De po­qui­to. Es­toy em­pe­zan­do el se­gun­do tri­mes­tre. C. Aún no sa­brá el se­xo, pe­ro, ¿qué pre­fie­re? S.C. Me da igual. To­do el mun­do me di­ce que me­jor una ni­ña, que así ten­go la pa­re­ji­ta, pe­ro no he si­do nun­ca de esas co­sas. Si vie­ne una ni­ña, ge­nial. Y si vie­ne un ni­ño, pa­ra Mar­tín se­rá muy bueno. Ima­gí­na­te te­ner un her­mano con el que so­lo se lle­va­ría dos años de di­fe­ren­cia. C. ¿A Iker Ca­si­llas, su pa­re­ja, tam­bién le da igual? S.C. Bas­tan­te, co­mo a mí. C. ¿Y nom­bres? S.C. La otra vez lo cam­bié tan­tas ve­ces… Pre­fie­ro es­pe­rar un po­co. Guar­do la lis­ta de cuan­do Mar­tín, pe­ro me han cam­bia­do los gus­tos. Quie­ro es­pe­rar, por­que me pue­de dar tiem­po a cam­biar va­rias ve­ces. C. ¿Coin­ci­de con Iker en esa lis­ta de nom­bres? S.C. No mu­cho, pa­ra qué te voy a en­ga­ñar (ri­sas). Te­ne­mos al­gu­nos co­mu­nes, pe­ro ha­brá una ne­go­cia­ción. C. Con­fir­mó el em­ba­ra­zo ha­ce unos días con una fo­to en Ins­ta­gram, muy tier­na, con Mar­tín. ¿Vio la fo­to y pen­só que era el mo­men­to? S.C. Te­nía ga­nas de de­cir­lo yo. Pien­sas en có­mo ha­cer­lo, pe­ro tam­po­co soy na­die co­mo pa­ra emi­tir un co­mu­ni­ca­do. C. ¿Có­mo le han ex­pli­ca­do que va a te­ner un her­mano? S.C. No sé si se lo he po­di­do

ex­pli­car, por­que no lo en­tien­de. Yo le di­go que hay un be­bé y él, por eso, me da be­sos y es muy tierno. Lo irá vien­do, por­que es­tá en una edad que em­pie­za a com­pren­der las co­sas. Des­pa­ci­to. C. ¿Cree que lo va a lle­var bien? Se­gún su ca­rác­ter. S.C. No lo sé, pe­ro creo que sí. Es­toy tan­tean­do y pre­gun­tan­do a ami­gas. Yo pien­so que sí, que se van a lle­var tan po­qui­to tiem­po, que no es lo su­fi­cien­te­men­te ma­yor co­mo pa­ra que se le des­pier­ten los ce­los. Pe­ro ya ve­re­mos. Yo ha­ré to­do lo que pue­da pa­ra que no. Tie­ne un ca­rác­ter bas­tan­te tran­qui­lo, sim­pá­ti­co, muy no­ble. C. El em­ba­ra­zo le lle­ga en me­dio de la ex­ce­den­cia. ¿Le gus­ta­ría vol­ver a ejer­cer el Pe­rio­dis­mo? S.C. Se­gui­ré com­pa­gi­nan­do el em­ba­ra­zo con mis pro­yec­tos has­ta 15 días an­tes del par­to. Y cla­ro que me gus­ta­ría vol­ver. C. ¿De­por­te de nue­vo o pre­fe­ri­ría en­ca­mi­nar­se al mun­do de la moda? S.C. Me gus­tan las dos co­sas y creo que son com­pa­ti­bles. Ha­ce 13 años que em­pe­cé con de­por­te, pe­ro, a la vez, me gus­ta la moda. Lo que sur­ja. Yo es­toy abier­ta a un proyecto bo­ni­to. C. La ex­ce­den­cia, era un buen mo­men­to pa­ra que­dar­se em­ba­ra­za­da. S.C. Ob­via­men­te. Es­tas co­sas no se pue­den cal­cu­lar exac­ta­men­te, pe­ro cla­ro que es un buen mo­men­to. Es­toy más tran­qui­la y, so­bre to­do, no que­ría que Mar­tín y su her­mano se lle­va­ran mu­cho tiem­po. C. ¿Na­ce­rá en Ma­drid o en Opor­to? S.C. Aún no lo sé, de­pen­de de la fe­cha y del ca­len­da­rio de la Li­ga por­tu­gue­sa. Creo que es­ta­re­mos en Ma­drid, pe­ro cae jus­to en el fi­nal de la Li­ga, lue­go hay Co­pa… Ten­go que ver exac­ta­men­te dón­de estaré. C. ¿El gi­ne­có­lo­go lo tie­ne allí o aquí? S.C. Ten­go va­rios mé­di­cos. Ten­go un gi­ne­có­lo­go allí y otro aquí que con­tac­tan y ya se ve­rá dón­de doy a luz. C. Se han adap­ta­do de ma­ra­vi­lla a la vi­da de allí. S.C. Sí. Es fá­cil, por­que es­ta­mos muy cer­ca y ve­ni­mos bas­tan­te. Ade­más, Opor­to es una ciu­dad sú­per tran­qui­la, con mu­chas co­sas bue­nas. Tie­nes la pla­ya, bas­tan­te ofer­ta cul­tu­ral… El otro día es­tu­vi­mos en un con­cier­to de fa­dos. Es­ta­mos in­te­grán­do­nos y ha­cien­do ami­gos. C. ¿Más uni­dos que an­tes? S.C. Eso son co­sas bas­tan­te per­so­na­les… Pues sí, cla­ro. Una ex­pe­rien­cia así te sir­ve pa­ra ha­cer pi­ña. C. ¿Ha­brá bo­da? S.C. Con lo que vie­ne aho­ra… En unos me­ses ni me lo plan­teo. Es­toy sal­va­da. C. ¿Es más fac­ti­ble la bo­da o un ter­cer hi­jo? S.C. No lo sé… Siem­pre lo he di­cho: soy de vi­vir el día a día y no sé lo que, de re­pen­te, me pue­de pa­sar por la ca­be­za cuan­do naz­ca el be­bé. No des­car­to nin­gu­na de las dos co­sas.

“MAR­TÍN TIE­NE UN CA­RÁC­TER

SIM­PÁ­TI­CO”

El Ay­go by Lom­ba es­tá ins­pi­ra­do en la úl­ti­ma co­lec­ción de Mo­des­to Lom­ba, aba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.