AGEN­DA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ESPECIAL - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

CCuan­do la Ca­sa del Rey hi­zo pú­bli­cas las fe­li­ci­ta­cio­nes na­vi­de­ñas que es­te año han en­via­do los Re­yes, no fal­ta­ron vo­ces que se asom­bra­ban de que hu­bie­ran ele­gi­do una fo­to de sus dos hi­jas, la Prin­ce­sa de As­tu­rias y la In­fan­ta Sofía, en la que no apa­re­cía nin­gún mo­ti­vo na­vi­de­ño.

‘El Rey Felipe y Le­ti­zia ol­vi­dan la re­li­gión en la fe­li­ci­ta­ción na­vi­de­ña’, re­za­ba al­gún ti­tu­lar, y en el tex­to ar­gu­men­ta­ban que la fo­to­gra­fía es­ta­ba «ale­ja­da de to­do sim­bo­lis­mo re­li­gio­so, acor­de a los prin­ci­pios lai­cis­tas im­pues­tos en la Co­ro­na tras la ab­di­ca­ción de Juan Car­los I». Es cier­to que don Felipe ha adap­ta­do la Co­ro­na a la Cons­ti­tu­ción, se­gún la cual Es­pa­ña es un Es­ta­do acon­fe­sio­nal y que, por ello, no hu­bo ce­re­mo­nia re­li­gio­sa ofi­cial el día de su pro­cla­ma­ción. Sin em­bar­go, co­mo el nue­vo Rey es ca­tó­li­co de cos­tum­bres y de con­vic­ción, tres días des­pués se ce­le­bró una mi­sa de ca­rác­ter pri­va­do en la er­mi­ta de La Zar­zue­la, que ofi­cia­ron el car­de­nal An­to­nio María Rou­co Va­re­la, en­ton­ces ar­zo­bis­po de Ma­drid, y mon­se­ñor Juan del Río, el ar­zo­bis­po cas­tren­se. Otra no­ve­dad re­li­gio­sa in­tro­du­ci­da por don Felipe con­sis­te en de­jar ele­gir li­bre­men­te a los al­tos car­gos que ju­ran o pro­me­ten si quie­ren ha­cer­lo an­te la Cons­ti­tu­ción úni­ca­men­te, o tam­bién an­te la Bi­blia y la Cruz. Has­ta aho­ra, to­dos han ele­gi­do ha­cer­lo an­te los tres. Tam­bién es ver­dad que el Na­ci­mien­to que acom­pa­ñó al nue­vo Rey en su pri­mer Men­sa­je de Na­vi­dad era más pe­que­ño que el que mos­tra­ba don Juan Car­los, pe­ro el ta­ma­ño del Be­lén no es re­fle­jo de las con­vic­cio­nes re­li­gio­sas. Lo im­por­tan­te pa­ra los cris­tia­nos es que en No­che­bue­na hu­bie­ra un Na­ci­mien­to, y allí es­ta­ba. Has­ta ahí ha lle­ga­do el afán del Rey por con­ci­liar sus creen­cias con el res­pe­to a la Car­ta Mag­na. Pe­ro atri­buir la elec­ción de la fe­li­ci­ta­ción na­vi­de­ña a es­tos prin­ci­pios lai­cis­tas me pa­re­ce una interpretación, co­mo po­co, erró­nea. Fun­da­men­tal­men­te por­que los ‘Ch­rist­mas’ de la Familia Real tra­di­cio­nal­men­te han si­do lai­cos, tal y co­mo he po­di­do com­pro­bar tras re­pa­sar las fe­li­ci­ta­cio­nes que ha en­via­do des­de los tiem­pos del fran­quis­mo. Por ejem­plo, en 1963 los en­ton­ces Prín­ci­pes Juan Car­los y Sofía fe­li­ci­ta­ron las fies­tas con una fo­to su­ya en la que apa­re­cían con su hi­ja Ele­na,

SI­GUE LA AC­TUA­LI­DAD DE LA REALE­ZA EN

So­lo en los úl­ti­mos años Zar­zue­la op­tó por re­pro­du­cir en los ‘Ch­rist­mas’ cua­dros de Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal ins­pi­ra­dos en la Na­vi­dad. Y lo hi­zo por­que sur­gie­ron di­fi­cul­ta­des pa­ra re­unir a don Juan Car­los y do­ña Sofía con to­dos sus nie­tos y ha­cer una fo­to. Los cua­dros eran una me­jor op­ción que las orlas o los mon­ta­jes. Has­ta ese mo­men­to, to­dos los miem­bros de la Familia Real fe­li­ci­ta­ban las fies­tas con fo­tos fa­mi­lia­res en las que no apa­re­cía nin­gún mo­ti­vo na­vi­de­ño. Pe­ro, has­ta aho­ra, a na­die le ha­bía lla­ma­do la aten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.