“QUE­RÍA TE­NER AL­GO ES­TA­BLE, UNA NUE­VA REALI­DAD”

RA­QUEL SÁN­CHEZ SIL­VA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - LATIDOS CATÓDICOS -

Des­pués de sa­bo­rear el éxi­to en Me­dia­set con for­ma­tos de aven­tu­ra como Pe­kín Ex­press o Su­per­vi­vien­tes, Ra­quel Sán­chez Sil­va cam­bia de ca­de­na pa­ra po­ner­se al man­do del pro­gra­ma Li­kes, que emi­te el nue­vo ca­nal #0 en la pla­ta­for­ma Mo­vis­tar+. Co­ra­zón Cam­bio de ai­res pa­ra us­ted. ¿Por qué de­ci­dió de­jar Me­dia­set? Ra­quel Sán­chez Sil­va Pa­ra mí, no ha si­do na­da sen­ci­llo, por­que ha si­do mi ca­sa y no me han po­di­do tra­tar me­jor. No ha si­do un ca­pri­cho, se da­ban mu­chas cir­cuns­tan­cias a la vez. C. ¿Ha te­ni­do al­go que ver su re­cién es­tre­na­da ma­ter­ni­dad? R. S. S. El pro­yec­to de tra­ba­jo más in­me­dia­to que te­nía en Me­dia­set iba a ser Su­per­vi­vien­tes, lo que su­po­nía via­jar y no po­der con­ci­liar mi vi­da fa­mi­liar. Ade­más, lle­va­ba tiem­po que me ape­te­cía ha­cer un pro­gra­ma dia­rio. Pe­ro sí, en mi si­tua­ción fa­mi­liar ac­tual, era muy di­fí­cil de­cir que no a un for­ma­to dia­rio en Ma­drid. Echa­ba de me­nos te­ner al­go es­ta­ble y cons­truir una nue­va reali­dad. C. Es­tá acos­tum­bra­da a la ac­ción, ¿se le que­da­rá pe­que­ño el pla­tó? R.S.S. Es ver­dad que en mí es­tá el ex­te­rior, pe­ro eso lo he vi­vi­do ya. Lo voy a echar de me­nos, por su­pues­to. Creo que no se me va a que­dar pe­que­ño por­que es­te pro­gra­ma es muy di­ná­mi­co, ju­ve­nil y se pa­sa vo­lan­do. Pre­gun­tád­me­lo den­tro de dos años a ver... (ri­sas). C. Lle­ga a una ca­de­na de pa­go, ¿se sien­te más re­la­ja­da? R.S.S. Sí, me da tran­qui­li­dad. No exis­te la ata­du­ra de la au­dien­cia, pe­ro quien di­ga que ha­ce te­le y no quie­re gus­tar, mien­te. Quie­res gus­tar y si pue­de ser, más que na­die. C. Ma­rio Va­que­ri­zo, el Mo­na­gui­llo... Cuen­ta en Li­kes con va­rios co­la­bo­ra­do­res con cier­ta in­con­ti­nen­cia ver­bal. ¿Es ca­paz de mar­car los tiem­pos? R.S.S. Me en­can­ta la gen­te que ha­bla. Mi tra­ba­jo es el de ser con­duc­to­ra y si la per­so­na que ten­go al la­do es­tá di­cien­do al­go in­tere­san­te, mi pa­pel es el de no ha­blar. Es im­por­tan­te sa­ber des­apa­re­cer. Hay mo­men­tos en es­te pro­gra­ma en los que me con­vier­to en una es­pec­ta­do­ra más. C. Su es­pa­cio se cen­tra en las re­des so­cia­les, ¿los ha­ters (usua­rios que des­ca­li­fi­can y di­fa­man) tam­bién for­ma­rán par­te de él? R.S.S. To­do lo que tie­ne que ver con la mal­dad real aquí no tie­ne ca­bi­da. No vamos a de­jar lu­gar a ese hu­mor ne­gro que, a ve­ces, pue­de sur­gir so­bre cier­tas co­sas. Bus­ca­mos gen­te in­te­li­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.