MIS DÍAS Y MIS NO­CHES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - AL PIE DE LA LETRA - POR JO­SE­MI RODRÍGUEZ-SIEI­RO

IIn­ge­nuo de mí, me voy con pe­na de Es­pa­ña por no es­tar la no­che de los pre­mios Go­ya en Ma­drid y no po­der tam­po­co dis­fru­tar de los car­na­va­les, aunque pa­ra car­na­val ya te­ne­mos bas­tan­te a dia­rio. Pe­ro como los ca­na­les de te­le­vi­sión se ven en to­das par­tes, con­se­guí po­ner­me de­lan­te de una pan­ta­lla, lla­mar al room ser­vi­ce y pe­dir una ce­na ape­te­ci­ble, pa­ra ro­dear­me de mi gla­mur par­ti­cu­lar y es­tar a tono con la re­trans­mi­sión de la fies­ta del ci­ne.

Lle­ga­ron los in­vi­ta­dos. Me des­co­lo­có la en­tra­da de un se­ñor muy ra­ro, ves­ti­do ‘de no sé qué’ y con un som­bre­ro de ala an­cha. Me asom­bró, que el es­ti­lis­ta de turno no le di­je­ra a la se­ño­ra Car­me­na, que a cier­tas eda­des lu­cir bra­zos no es muy acon­se­ja­ble y no le re­co­men­da­ra una man­ga tres cuar­tos. No en­cuen­tro ex­pli­ca­ción cohe­ren­te pa­ra que Pa­blo Igle­sias se pu­sie­ra es­mo­quin, pa­ra ir a la ga­la del ci­ne y, se­gún me cuen­tan, pa­ra ir a la fies­ta pos­te­rior con uno de La Tuer­ka y con Na­cha la Ma­cha, una co­no­ci­da travesti, mien­tras que pa­ra acu­dir a Zar­zue­la a ha­blar con el Rey Fe­li­pe VI, se vis­tie­se de ca­ma­re­ro de un bar fa­mi­liar de ca­rre­te­ra. Tam­po­co es ex­pli­ca­ble que Pe­dro Sán­chez se pre­sen­ta­ra sin cor­ba­ta. No era una fe­ria de tra­tan­tes de ga­na­do.

Me alu­ci­na que el pre­sen­ta­dor cri­ti­ca­se que el mi­nis­tro Íñi­go Mén­dez de Vi­go ha­bla­se cua­tro idio­mas y él tu­vie­ra la osa­día de di­ri­gir­se a Ju­liet­te Bi­no­che, fran­ce­sa, en un idio­ma ab­so­lu­ta­men­te inin­te­li­gi­ble, que de­jó a la ac­triz con ca­ra de es­tu­por. Por no ha­blar de la ex­pre­sión de Tim Rob­bins, cuan­do se di­ri­gió a él. No sa­bía si es­ta­ba con­tán­do­le un cuen­to o sim­ple­men­te que­ría de­cir­le que fal­ta­ba mu­cho tiem­po has­ta que se pu­die­se le­van­tar de la bu­ta­ca.

Y no me sir­ve la teo­ría de que no ha­bía di­ne­ro en su ca­sa pa­ra ha­ber es­tu­dia­do en el ex­tran­je­ro. Des­de ha­ce un tiem­po ha ga­na­do lo su­fi­cien­te como pa­ra con­tra­tar pro­fe­so­res y ha­ber en­sa­ya­do, aunque so­lo sean las fra­ses jus­tas pa­ra di­ri­gir­se a es­tos dos ac­to­res in­ter­na­cio­nal­men­te fa­mo­sos. Con Ri­car­do Da­rín no tu­vo problema, como es na­tu­ral.

Y como tam­bién es na­tu­ral, los di­se­ña­do­res y jo­ye­ros, es­pa­ño­les y ex­tran­je­ros, fue­ron los gran­des ven­ce­do­res de es­ta ga­la de los Go­ya, por­que pu­sie­ron a las ar­tis­tas y a las as­pi­ran­tes en un lu­gar muy al­to. A los ar­tis­tas mas­cu­li­nos co­no­ci­dos, tam­bién. Los de­más de­ja­ban mu­cho que desear, por­que la ma­yo­ría de las ve­ces el mal gus­to su­pera al bueno. Como el fa­jín ne­gro de es­mo­quin so­bre un pan­ta­lón blan­co. Y eso no es mo­der­ni­dad, sino, sim­ple­men­te, no sa­ber.

Los pei­na­dos me sor­pren­die­ron. No sé si los pro­fe­sio­na­les se ol­vi­da­ron del pei­ne y del ce­pi­llo o pre­fi rie­ron usar el ‘mi­ni­pi­mer’.

Cuan­do le pre­gun­ta­ron a la ac­triz de no­ven­ta y tan­tos años de quién iba ves­ti­da, con­tes­tó que ella no en­ten­día de eso. No subió al es­ce­na­rio, pe­ro oyó la ter­nu­ra de su nieto Da­niel Guz­mán de­di­cán­do­le su Go­ya. Eso es ca­te­go­ría.

LOS GRAN­DES VEN­CE­DO­RES DE LOS GO­YA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.