AGEN­DA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PARTY TIME - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FOR­NÉS

HHa­cer la ma­le­ta pa­ra via­jar a un país mu­sul­mán es­tric­to como es Ara­bia Sau­dí se ha con­ver­ti­do en un que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra las reinas, prin­ce­sas y pri­me­ras da­mas oc­ci­den­ta­les, so­bre to­do pa­ra las más jó­ve­nes, que son las que po­dían apro­ve­char es­tas vi­si­tas pa­ra trans­mi­tir un men­sa­je de cier­ta mo­der­ni­dad que mu­chas mu­je­res sau­díes agra­de­ce­rían.

La úl­ti­ma que ha ate­rri­za­do en Riad, la prin­ce­sa Mary de Di­na­mar­ca, tam­po­co ha sa­li­do ai­ro­sa. No sa­be­mos qué in­di­ca­cio­nes le die­ron los ser­vi­cios de pro­to­co­lo de la ca­sa real da­ne­sa, pe­ro el re­sul­ta­do ha si­do bas­tan­te des­afor­tu­na­do por­que trans­mi­tió una ima­gen de ex­ce­si­vo so­me­ti­mien­to a las es­tric­tas exi­gen­cias del país an­fi­trión. Ce­dió con las for­mas y con los co­lo­res.

En lu­gar de re­sol­ver el problema de la in­du­men­ta­ria con un pru­den­te tér­mino me­dio –cha­que­tas lar­gas y pan­ta­lo­nes–, Mary de Di­na­mar­ca op­tó por ha­cer unas mez­clas ex­tra­ñas de pren­das y lle­gó a po­ner­se unos pan­ta­lo­nes de pa­ta de ele­fan­te de­ba­jo de lo que era cla­ra­men­te un ves­ti­do, No obs­tan­te, el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de las crí­ti­cas que ha re­ci­bi­do es­ta vi­si­ta no fue el es­ti­lis­mo de la prin­ce­sa sino el he­cho de que el he­re­de­ro de Di­na­mar­ca y su esposa via­ja­ran, con tres mi­nis­tros y una de­le­ga­ción in­te­gra­da por 44 em­pre­sas, a un país que no res­pe­ta los de­re­chos hu­ma­nos. Las crí­ti­cas se agu­di­za­ron por­que el via­je se pro­du­jo po­co des­pués de la eje­cu­ción de 47 per­so­nas en Ara­bia Sau­dí. «El mo­men­to no po­día ser peor», se que­jó el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal en Di­na­mar­ca, Tri­ne Ch­ris­ten­sen. «En­viar una

Un ar­gu­men­to pa­re­ci­do se uti­li­zó en Es­pa­ña cuan­do se su­po que los Re­yes te­nían pre­vis­to via­jar a Riad el pa­sa­do 16 de fe­bre­ro. Por ello, cuan­do el Go­bierno can­ce­ló la in­có­mo­da vi­si­ta a Ara­bia Sau­dí de don Fe­li­pe y do­ña Letizia, mu­chos res­pi­ra­ron ali­via­dos, aunque la ex­pli­ca­ción que se dio a las au­to­ri­da­des sau­díes pa­ra apla­zar el via­je fue la si­tua­ción po­lí­ti­ca que se vi­ve en Es­pa­ña, a la es­pe­ra de la for­ma­ción de un go­bierno, lo que tam­bién era ver­dad.

VES­TI­DAS PA­RA

AGRA­DAR A LOS SAU­DÍES

Ca­da vez que los man­da­ta­rios de una de­mo­cra­cia vi­si­tan un ré­gi­men ab­so­lu­tis­ta sur­ge es­ta po­lé­mi­ca, pe­ro en la po­lí­ti­ca ex­te­rior pe­san más los in­tere­ses na­cio­na­les que los prin­ci­pios. Por ello, na­die pa­re­ce re­pa­rar en la pé­si­ma ima­gen que trans­mi­te una prin­ce­sa eu­ro­pea so­me­ti­da al es­ti­lis­mo más in­tran­si­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.