MIS DÍAS Y MIS NO­CHES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ESPÍA V.I.P. - POR JO­SE­MI RODRÍGUEZ-SIEI­RO

EEs­ta semana pa­sa­da to­da la vi­da so­cial ha es­ta­do mar­ca­da por el ar­te. AR­CO ha si­do vi­si­ta­do por más de cien mil per­so­nas, que han lle­ga­do des­de to­das las par­tes del mundo. Un éxi­to pa­ra la ges­tión de Car­los Urroz y pa­ra IFEMA. Una or­ga­ni­za­ción per­fec­ta. Me gus­tó el es­pa­cio VIP, don­de me to­mé una cer­ve­za Al­ham­bra con Juan­ma Fer­nán­dez-Pinedo, que me ha he­cho un re­tra­to al óleo fan­tás­ti­co. Coin­ci­dí con Ma­ri­ví La­rru­cea –que con su ma­ri­do, el abo­ga­do Fer­nan­do Meana, po­see una de las me­jo­res co­lec­cio­nes de ar­te con­tem­po­rá­neo de Es­pa­ña– vi­si­tan­do las ga­le­rías con su hi­ja Es­te­fa­nía, apa­sio­na­da y re­co­no­ci­da co­lec­cio­nis­ta de ví­deo ar­te. Vi co­sas pre­cio­sas, co­sas sor­pren­den­tes y mu­cha ma­ma­rra­cha­da. Las pre­cio­sas, de­ma­sia­do gran­des, las sor­pren­den­tes, in­quie­tan­tes y las de­más... siem­pre am­pa­ra­das por se­ño­ras con as­pec­to de su­fra­gis­tas o jó­ve­nes a los que, sin du­da, la no­che de Ma­drid les con­fun­día, da­do su as­pec­to en­tre el des­ali­ño y la resaca.

Fies­tas por to­do Ma­drid, como en las no­ches pre­vias a los Os­car. Y la me­jor de las de AR­CO fue la que ofre­ció en su ca­sa la pin­to­ra May­te Spínola, que es como la del Bai­le del Go­ber­na­dor la no­che de los Os­car.

Todos los in­vi­ta­dos mas­cu­li­nos de es­mo­quin, ellas, de lar­go y una mez­cla de pin­to­res, es­cul­to­res, em­ba­ja­do­res acre­di­ta­dos en Es­pa­ña, aris­tó­cra­tas, fi­nan­cie­ros, es­cri­to­res, abo­ga­dos re­co­no­ci­dos y gen­te gua­pa. Y May­te Spínola, como an­fi­trio­na per­fec­ta, se ocu­pó de que todos los in­vi­ta­dos es­tu­vié­ra­mos di­vi­na­men­te aten­di­dos. Como pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Pro Ar­te y Cul­tu­ra, en­tre­gó una se­rie de pre­mios al fi­na­li­zar la ce­na.

El em­ba­ja­dor de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa y la se­ño­ra de Saint-Geours me in­vi­ta­ron a una mul­ti­tu­di­na­ria re­cep­ción en la Re­si­den­cia de Fran­cia en ho­nor de los ar­tis­tas par­ti­ci­pan­tes en AR­CO. Como lle­ga­ba de la ce­na de Jor­ge Per­nas y Chu­chi Agui­lar en Za­la­caín, me en­con­tré un po­co ‘dis­fra­za­do’ de se­ñor de to­da la vi­da, por lo que op­té por dar­me me­dia vuel­ta. Tam­bién fue muy mo­der­na la fies­ta de inau­gu­ra­ción de Gift, en los ba­jos del Room Mate Óscar Ho­tel.

De­ci­di­da­men­te, te­nía que ha­ber pa­sa­do por ca­sa, ha­ber­me cam­bia­do y ha­ber pres­cin­di­do del tra­je y la cor­ba­ta. Aho­ra es un problema el de la ves­ti­men­ta. Si vas muy ves­ti­do te con­si­de­ran un ‘prin­gao’ o un fa­cha. Si vas de sport, pe­ro de mar­ca, eres un pi­jo. Si te vis­tes un po­qui­to aban­do­na­do con una re­be­qui­ta sin man­gas, un tra­po al cue­llo y con as­pec­to de no ha­ber­te du­cha­do, te con­si­de­ran un an­ti­sis­te­ma. Y si vas como yo... «Pe­ro tú a dón­de vas tío, tron­co» o cual­quier otro ape­la­ti­vo se­me­jan­te. Así que lo me­jor va a ser que ca­da uno ha­ga de su ca­pa un sa­yo. O exi­jan, di­go EXI­JAN –con ma­yús­cu­las–, có­mo hay que ir a los si­tios. Se­ría una ma­ne­ra de edu­car a la ciu­da­da­nía, pa­la­bre­ja esa tan de mo­da aho­ra.

SOR­PRE­SAS Y MA­MA­RRA­CHA­DAS

EN AR­CO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.