ARANTXA SÁN­CHEZ VI­CA­RIO

¿Y aho­ra qué?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ACTUALIDAD - POR AN­DRÉS GUE­RRA

La cam­peo­na de Ro­land Ga­rros, cu­yas re­la­cio­nes fa­mi­lia­res lle­van ro­tas des­de 2009, pro­cu­ra man­te­ner­se ale­ja­da del fo­co me­diá­ti­co y se es­fuer­za en apa­ren­tar una vi­da mo­des­ta que po­dría no en­ca­jar con la reali­dad. En los úl­ti­mos años ha­bría ido ven­dien­do su pa­tri­mo­nio y li­qui­dan­do las so­cie­da­des con las que ope­ra­ba en Es­pa­ña. Pa­re­ce que no quie­re na­da a su nom­bre. La cla­ve la dio ella mis­ma

an­te un juez: «Es­toy com

ple­ta­men­te arrui­na­da». La ex­pli­ca­ción po­dría se que el Ban­co de Lu­xem­bur­go tie­ne cuen­tas pen­dien­tes con ella.

UN DO­BLE ÚL­TI­MO ADIÓS

Emi­lio Sán­chez fa­lle­ció el pa­sa­do 25 de fe­bre­ro. Te­nía 83 años, un avan­za­do gra­do de alz­héi­mer y ni si­quie­ra pu­do re­co­no­cer a su ben­ja­mi­na cuan­do acu­dió a ver­le al hos­pi­tal. In­gre­sa­do en la Clí­ni­ca Qui­rón des­de el 2 de di­ciem­bre, la te­nis­ta pa­só par­te de las Na­vi­da­des en Bar­ce­lo­na y no en­con­tró un hue­co pa­ra des­pe­dir­se de su pa­dre, que afron­ta­ba sus úl­ti­mas se­ma­nas. En el que fue­ra su en­torno, nadie du­da de que se pre­sen­tó en el cen­tro hos­pi­ta­la­rio la ma­ña­na del vier­nes 19 por­que se en­con­tra­ba en Bar­ce­lo­na el mis­mo día en el que Va­ni­ta

tis la hi­zo son­ro­jar se­ña­lan­do su au­sen­cia. Nadie la es­pe­ra­ba en la clí­ni­ca. Acu­dió

sin avi­sar con su es­po­so, Jo­sep San­ta­ca­na, y to­do apun­ta a que él mis­mo le hi­zo dos fo­tos que fue­ron dis­tri­bui­das a los me­dios pa­ra ates­ti­guar que sí se preo­cu­pa­ba por su pa­dre. La vi­si­ta so­nó a in­sul­to a los her­ma­nos. Y to­do iría a peor. En el ta­na­to­rio de Les Corts (Bar­ce­lo­na) los ami­gos de los Sán­chez Vi­ca­rio per­ma­ne­cie­ron du­ran­te to­da la tar­de del vier­nes 26 pa­ra apo­yar a la fa­mi­lia y des­pe­dir­se de Emi­lio. Esa ma­ña­na Arantxa ate­rri­za­ba en Bar­ce­lo­na pro­ce­den­te de Mia­mi jun­to a su ma­ri­do y sus dos hi­jos, Arantxa (sie­te) y Leo (cua­tro). De al­gún mo­do lo­gró des­pis­tar a la pren­sa que la es­pe­ra­ba en el ae­ro­puer­to de El Prat y que so­lo pu­do en­con­trar a su her­mano ma­yor. Emi­lio Sán­chez Vi­ca­rio, que vi­ve tam­bién en Mia­mi, via­ja­ba en el mis­mo vue­lo y, aun­que ejer­ció de me­dia­dor en­tre la te­nis­ta y el res­to de su fa­mi­lia, la re­la­ción con ella es hoy inexis­ten­te. A Arantxa ya no le que­da nadie. Esa tar­de, la cam­peo­na de Ro­land Ga­rros se pre­sen­tó en el ta­na­to­rio con su ma­ri­do y el re­sul­ta­do fue pé­si­mo. Con­si­guió abra­zar a su ma­dre pe­ro Javier Sán­chez Vi­ca­rio y San­ta­ca­na tu­vie­ron un enganche. Uno lla­mó al otro «in­de­sea

ble», por pre­sen­tar­se don­de sa­bía que no iba a ser bien re­ci­bi­do, y es­te res­pon­dió al­go pa­re­ci­do a: «Ya es­tá el

im­bé­cil de siem­pre», se­gún re­la­tan a Co­ra­zón tes­ti­gos pre­sen­cia­les. El al­ter­ca­do subió de tem­pe­ra­tu­ra e in­clu­so Ma­ri­sa Vi­ca­rio su­frió un des­va­ne­ci­mien­to. Fi­nal­men­te, la te­nis­ta y su ma­ri­do de­ci­die­ron mar­char­se. «Si al me­nos hu­bie­se ve­ni­do so­la, qui­zá to­do ha­bría si­do dis­tin­to», es­pe­cu­ló uno de esos tes­ti­gos. A la sa­li­da del ta­na­to­rio, Arantxa se que­ja­ba, más fu­ri­bun­da que tris­te, de ha­ber si­do « ve­ta­da» por

Arri­ba, el bar­co que Arantxa y su ma­ri­do han ven­di­do ha­ce po­co tiem­po. Aba­jo, el re­si­den­cial de Mia­mi don­de la pa­re­ja com­pró un áti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.