MI­GUEL DE RU­MA­NÍA

El cas­ti­llo de Drá­cu­la cie­rra sus puer­tas.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR AN­DRÉS GUE­RRA

El 26 de fe­bre­ro de 2016. El Go­bierno ru­mano acor­dó res­cin­dir el con­tra­to de arrien­do por el cas­ti­llo de Bran, en Tran­sil­va­nia. Se tra­ta de un mo­nu­men­to de enor­me va­lor tu­rís­ti­co –el es­cri­tor Bram Sto­ker si­tuó en él al le­gen­da­rio con­de Drá­cu­la, ins­pi­ra­do en Vlad ‘el Em­pa­la­dor’–, pe­ro el pre­cio anual re­sul­ta de­ma­sia­do os­ten­to­so pa­ra la mal­tre­cha eco­no­mía na­cio­nal y las 10.000 pie­zas de gran va­lor his­tó­ri­co que al­ber­gan sus nu­me­ro­sas es­tan­cias se­rán tras­la­da­das a otros museos. El cas­ti­llo cie­rra sus puer­tas y se tra­ga­rá la le­yen­da. 2 de mar­zo de 2016. La prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta pro­me­tía ha­cer­se car­go de sus de­be­res co­mo cus­to­dia de la co­ro­na. Su pa­dre, el rey Mi­guel I, aca­ba­ba de trans­fe­rir­le to­dos los po­de­res y anun­cia­ba su re­ti­ra­da de la vi­da pú­bli­ca. Su hi­ja ma­yor, for­ma­da en Sui­za y Gran Bre­ta­ña, y fun­cio­na­ria du­ran­te mu­chos años de Na­cio­nes Uni­das, es­tá pre­pa­ra­da. El vie­jo Mi­guel sa­be que el fin es­tá cer­ca. No ha si­do ne­ce­sa­rio que un au­gur le­ye­se las en­tra­ñas de un ave o que una gi­ta­na le echa­se las car­tas. Tie­ne 94 años, una gra­ve en­fer­me­dad y lo sien­te en los hue­sos.

LE­YEN­DA DEL VAM­PI­RO

Sa­be­mos por las cró­ni­cas que Vlad III Dra­cu­lea, hi­jo de un ca­ba­lle­ro de la Or­den del Dra­gón y prín­ci­pe de Va­la­quia en el si­glo XV, fue un mag­ní­fi­co can­cer­be­ro pa­ra los oto­ma­nos, cu­yas in­cur­sio­nes en el vie­jo con­ti­nen­te des­de los Bal­ca­nes y su do­mi­nio so­bre me­dia Hun­gría ha­cían te­mer a to­dos los mo­nar­cas eu­ro­peos. Sin em­bar­go… Era cruel en unos tér­mi­nos que ha­rían pa­li­de­cer a Ca­lí­gu­la. Se di­ce que el re­fi­na­do Vlad gus­ta­ba de em­pa­lar a sus enemi­gos, de ahí su apo­do his­tó­ri­co, y sem­brar con sus víc­ti­mas los ca­mi­nos de Tran­sil­va­nia pa­ra es­pan­to de sus enemi­gos. Otros aña­den que em­pa­la­ba a cual­quie­ra, no so­lo al in­fiel. Que el cas­ti­llo de Bran, co­men­za­do a cons­truir en el si­glo XIII, fue­se su do­mi­ci­lio ha­bi­tual es­tá des­car­ta­do, si bien fue el es­co­gi­do por el ir­lan­dés Bram Sto­ker co­mo uno de los prin­ci­pa­les es­ce­na­rios de la no­ve­la Drá­cu­la (1897), fuen­te de los mi­tos vam­pí­ri­cos por an­to­no­ma­sia. Se cree que Vlad III pa­só dos no­ches en sus maz­mo­rras en­ce­rra­do por los tur­cos y que su ver­da­de­ra ca­sa se­ría la for­ta­le­za de Poe­na­ri, hoy en rui­nas. Pe­ro no se pue­de cons­truir una le­yen­da ni ex­hi­bir una co­lec­ción de por­ce­la­nas en­tre rui­nas. En 1920, el cas­ti­llo de Bran en­tró en el pa­tri­mo­nio de la fa­mi­lia real ru­ma­na y en­se­gui­da se con­vir­tió en el fa­vo­ri­to de la rei­na Ma­ría, prin­ce­sa de Edim­bur­go y nie­ta de la rei­na Vic­to­ria de In­gla­te­rra. Lo he­re­dó su hi­ja Ele­na y du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial fue em­plea­do co­mo hos­pi­tal. En 1948, con la ins­tau­ra­ción de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar So­cia­lis­ta, el cas­ti­llo fue con­fis­ca­do por los co­mu­nis­tas, mar­chan­do el rey Mi­guel al exi­lio.

VA­LOR SEN­TI­MEN­TAL

Les aho­rra­mos va­rias dé­ca­das de pe­nu­rias a ma­nos del ma­tri­mo­nio Ceau­ces­cu has­ta lle­gar a ma­yo de 2006, fe­cha en la que es de­vuel­to al ar­chi­du­que Do­mi­ni­co de Habs­bur­go-Lo­re­na, hi­jo de Ele­na y so­brino del rey Mi­guel, y que pa­só en­tre las 57 ha­bi­ta­cio­nes de Bran par­te de su le­ja­na in­fan­cia. Se di­ce que lle­gó a ofre­cer al Go­bierno has­ta 30 mi­llo­nes de dó­la­res por él, pe­ro so­lo una ley de la Unión Eu­ro­pea con­si­guió que le fue­se re­in­te­gra­do co­mo pro­pie­ta­rio le­gí­ti­mo. «Pa­ra al­guien que per­dió su ho­gar, es­te tie­ne un va­lor ines­ti­ma­ble», de­cía el ar­chi­du­que. El cas­ti­llo de Bran, que pa­só for­mal­men­te a ma­nos de la fa­mi­lia real en 2009, era en­ton­ces un mu­seo na­cio­nal y con­ti­nuó sién­do­lo has­ta… aho­ra. Di­suel­to el con­tra­to de al­qui­ler con el Es­ta­do, Bran vuel­ve a es­tar a la ven­ta. Y es que los re­cuer­dos de in­fan­cia del

ar­chi­du­que Do­mi­ni­co se mi­den en mi­llo­nes con­tan­tes y so­nan­tes: unos me­ses des­pués de ser­le res­ti­tui­do, an­du­vo en tra­tos con el mul­ti­mi­llo­na­rio ru­so Ro­man Abramovich, pro­pie­ta­rio del equi­po de fút­bol lon­di­nen­se Chel­sea, y se ci­fró su ven­ta en 50 mi­llo­nes de eu­ros. No lle­ga­ron a un acuer­do y ha­ce ape­nas dos se­ma­nas, se­gún pu­bli­ca la re­vis­ta For­tu­ne, ha vuel­to a sa­lir a la ven­ta por 66 mi­llo­nes.

EL VIE­JO REY MI­GUEL

Vol­ve­mos así al an­ciano rey sin co­ro­na de Ru­ma­nía, el más vie­jo del mun­do. Fue mo­nar­ca por pri­me­ra vez con seis años, cuan­do su pa­dre, Carlos II, en­ton­ces prín­ci­pe, se echó una aman­te tras el fra­ca­so de su ma­tri­mo­nio y pre­fi­rió los pla­ce­res mun­da­nos que los de la corte. El rey Fer­nan­do I, abue­lo de Mi­guel, lo des­he­re­dó y, en 1927, el ni­ño fue pro­cla­ma­do rey, si bien un con­se­jo de re­gen­cia le per­mi­ti­ría con­ti­nuar ju­gan­do a pi­llar y al es­con­di­te. Tres años des­pués, Carlos II re­gre­só y re­cla­mó el trono, pro­cla­mán­do­se rey. No lo fue por mu­cho tiem­po. La Se­gun­da Gue­rra Mun­dial za­ran­dea­ba el país y de­ci­dió ir­se por la puer­ta de atrás, re­nun­cian­do a to­do. Mi­guel I se­ría rey de nue­vo con 19 años y for­ma­ría go­bierno en una épo­ca su­ma­men­te ines­ta­ble. Da­mos un sal­to a 1947, cuan­do el par­la­men­to, co­mu­nis­ta en su to­ta­li­dad, le obli­gó a ab­di­car. Du­ran­te la ma­yor par­te de su vi­da, Mi­guel vi­vió en­tre In­gla­te­rra y Sui­za. El rey Mi­guel no re­cu­pe­ró la na­cio­na­li­dad ru­ma­na, así co­mo al­gu­nas pro­pie­da­des fa­mi­lia­res, has­ta 1997 y ha­bló por pri­me­ra vez en el par­la­men­to en 2011, con 90 años cum­pli­dos. Se di­ce que es uno de los pa­rien­tes más que­ri­dos por la Rei­na So­fía de Es­pa­ña. El pa­sa­do 1 de mar­zo el Con­se­jo de la Co­ro­na de Ru­ma­nía –en el que es­tán la prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta y su es­po­so, así co­mo el ar­chi­du­que Lo­ren­zo de Aus­tria– anun­ció su re­ti­ra­da de la vi­da pú­bli­ca y el tras­pa­so del or­na­men­tal car­go de je­fa de la fa­mi­lia real a la hi­ja pri­mo­gé­ni­ta de un to­tal de cin­co, Mar­ga­ri­ta, que cum­plió 67 años el 26 de mar­zo.

SU EN­FER­ME­DAD

El rey Mi­guel pa­de­ce car­ci­no­ma epi­dér­mi­co y leu­ce­mia crónica, y lo que le res­ta de vi­da lo pa­sa­rá jun­to a su es­po­sa, la prin­ce­sa Ana de Bor­bón-Par­ma, so­me­ti­do a cui­da­dos mé­di­cos en una clí­ni­ca de Lau­sa­na (Sui­za). «Es­toy se­gu­ro de que mi hi­ja, Mar­ga­ri­ta, de­po­si­ta­ria de la co­ro­na, en­con­tra­rá la sa­bi­du­ría y la fuer­za pa­ra re­pre­sen­tar­me y pa­ra su­plir to­das mis ac­cio­nes pú­bli­cas. He so­li­ci­ta­do al Con­se­jo Real que con­ti­núe con sus fun­cio­nes y pres­te su con­se­jo a la nue­va cus­to­dia de la co­ro­na», re­za el do­cu­men­to. «El rey es un sím­bo­lo de la his­to­ria de la gen­te ru­ma­na y de dig­ni­dad na­cio­nal», afir­ma­ba el pa­triar­ca Da­niel, de la igle­sia or­to­do­xa del país, pa­ra aña­dir que re­za­ría por él. En reali­dad, el rey Mi­guel go­za de gran po­pu­la­ri­dad en­tre los ru­ma­nos, más que cual­quier miem­bro de la cla­se po­lí­ti­ca, pe­ro con­me­mo­ra el 150 aniver­sa­rio de su es­tir­pe de­jan­do un pa­no­ra­ma cu­rio­so: da­do que la prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta no tie­ne hi­jos, la

su­ce­de­rá su her­ma­na Ele­na y a ella, la prin­ce­sa Isa­bel Ka­ri­na, her­ma­na del des­he­re­da­do ex­prín­ci­pe Ni­cho­las Med­forth-Mills.

MU­JER IN­FLU­YEN­TE

La he­re­de­ra es­tá ha­cien­do los de­be­res. Se ha reuni­do con el Go­bierno pa­ra fi­jar cuál se­rá su agen­da. El 14 de mar­zo, acom­pa­ña­da de su es­po­so, el prín­ci­pe Ra­du, de­par­tió con el pri­mer mi­nis­tro en el pa­la­cio Eli­sa­be­ta de Bu­ca­rest, an­ti­gua ca­sa de la fa­mi­lia real rei­nan­te. Tam­bién vi­si­tó al pre­si­den­te, Klaus Iohan­nis, en el pa­la­cio Co­tro­ce­ni. Apre­to­nes de ma­nos, son­ri­sas, fo­to ofi­cial y po­co más. Cuan­do el res­pe­ta­do rey Mi­guel des­apa­rez­ca, ca­si to­das las po­si­bi­li­da­des de re­ins­tau­rar la mo­nar­quía se irán con él. De to­dos mo­dos, no po­día en­con­trar me­jor su­ce­so­ra que su hi­ja ma­yor, a quien con­ce­dió tal res­pon­sa­bi­li­dad pú­bli­ca en 2007. Mar­ga­ri­ta, que aca­ba de ser ele­gi­da la mu­jer más in­flu­yen­te del país por la re­vis­ta For­bes, pa­só su in­fan­cia en­tre Gran Bre­ta­ña y Sui­za. Vi­vió lar­gas tem­po­ra­das jun­to a su abue­la Ele­na en la flo­ren­ti­na Vi­lla Sparta y co­no­ció la his­to­ria de su país por fo­tos y re­la­tos fa­mi­lia­res. Tras la en­se­ñan­za se­cun­da­ria, en 1974 se li­cen­ció en So­cio­lo­gía, Cien­cias Po­lí­ti­cas y De­re­cho Pú­bli­co In­ter­na­cio­nal por la uni­ver­si­dad de Edim­bur­go. Re­cién li­cen­cia­da, co­men­zó a tra­ba­jar co­mo in­ves­ti­ga­do­ra pa­ra la ONU en va­rias uni­ver­si­da­des bri­tá­ni­cas, par­ti­cu­lar­men­te en so­cio­lo­gía mé­di­ca y sa­lud pú­bli­ca. En 1983 se ins­ta­ló en Ro­ma y de­jó la OMS por la FAO pa­ra abor­dar pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con el desa­rro­llo ru­ral. Tres años más tar­de, se unió al Fon­do In­ter­na­cio­nal de Desa­rro­llo Agrí­co­la. Tras la caí­da del ré­gi­men de Ceau­ces­cu, en 1989, re­gre­só a ca­sa: a la ca­sa real ru­ma­na y a la ca­sa de su pa­dre. Pu­so un pie por pri­me­ra vez en Ru­ma­nía en 1990. Ese mis­mo año vio la luz una fun­da­ción con su nom­bre pa­ra tra­tar de ali­viar a la de­pau­pe­ra­da po­bla­ción de la era post-Ceau­ces­cu. En­tre 1997 y 2002, re­co­rrió Eu­ro­pa jun­to a su pa­dre y vi­si­tó EE.UU. y Ca­na­dá pa­ra apo­yar la in­te­gra­ción de Ru­ma­nía en la OTAN. Se ca­só en Lau­sa­na con Ra­du Du­da en 1966. Pe­ro an­tes fue no­via del ex­pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Gor­don Brown. «Fue una re­la­ción sen­ti­men­tal muy só­li­da. Nun­ca de­jé de que­rer­le pe­ro hu­bo un día que eso ya no pa­re­cía su­fi­cien­te. To­do era la po­lí­ti­ca y lo que yo ne­ce­si­ta­ba era aten­ción», di­jo, se­gún The Guar­dian.

A la dcha., el rey Mi­guel con su es­po­sa y dos de sus hi­jas. Al la­do, el ma­tri­mo­nio, con la he­re­de­ra y su es­po­so jun­to a la Rei­na So­fía. Arri­ba, la prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta, que aca­ba de ju­rar car­go co­mo cus­to­dia de la co­ro­na. Al la­do, su pa­dre en el Par­la­men­to.

El al­qui­ler del cas­ti­llo de Bran, don­de Sto­ker si­tuó la his­to­ria de Drá­cu­la ins­pi­ra­do en Vlad ‘el Em­pa­la­dor’ (izda.), su­po­nía un gas­to de­ma­sia­do ele­va­do pa­ra el Go­bierno, por lo que se ha pues­to a la ven­ta.

Mi­guel ha con­fia­do la cus­to­dia de la co­ro­na a su pri­mo­gé­ni­ta, Mar­ga­ri­ta, tras qui­tar los pri­vi­le­gios a Ni­co­lás (arri­ba). A la dcha., jun­to a su he­re­de­ra, Mar­ga­ri­ta, y su yerno, Ra­du Du­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.