AGEN­DA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

Des­pués de más de 100 días con un Go­bierno en fun­cio­nes, la Fa­mi­lia Real es­tá tra­tan­do de re­to­mar su ac­ti­vi­dad ca­si a un rit­mo ha­bi­tual. Don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia apro­ve­chan­do es­tas se­ma­nas de pa­rén­te­sis –mien­tras los po­lí­ti­cos ne­go­cian– pa­ra dar sa­li­da a al­gu­nos de los ac­tos que se les han ido acu­mu­lan­do des­de las pa­sa­das Na­vi­da­des, aun­que la prio­ri­dad del Rey es la for­ma­ción de un Go­bierno y, si se die­ran las cir­cuns­tan­cias, anu­la­ría los com­pro­mi­sos. El pla­zo pa­ra pro­gra­mar ac­ti­vi­da­des es cor­to por­que, an­tes de que ter­mi­ne abril, don Fe­li­pe ten­drá que con­vo­car una ter­ce­ra ron­da de con­sul­tas o nue­vas elec­cio­nes. La ver­dad es que to­da­vía no he­mos con­se­gui­do que na­die nos ex­pli­que por qué un relevo en el Go­bierno ha re­du­ci­do tan­to la ac­ti­vi­dad de la Co­ro­na. Qui­zá nos equi­vo­que­mos de ven­ta­ni­lla cuan­do in­sis­ti­mos en pre­gun­tar­lo en Zar­zue­la, por­que a ve­ces las res­pues­tas es­tán en otro la­do. Lo que es­tá cla­ro es que la ac­ti­vi­dad ofi­cial en Es­pa­ña se ha pa­ra­li­za­do des­de que se ce­le­bra­ron las elec­cio­nes por­que es el Go­bierno el que sue­le mar­car el rit­mo, y el de Ma­riano Ra­joy ha op­ta­do por cum­plir la ley al pie de la le­tra. Es­ta di­ce que el Eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes «li­mi­ta­rá su ges­tión al des­pa­cho or­di­na­rio de los asun­tos pú­bli­cos» y aun­que ca­bría pre­gun­tar­se qué en­ten­de­mos por asun­tos pú­bli­cos, ese se­ría otro de­ba­te. Ade­más, la ma­yor par­te de los ac­tos del Rey tie­nen que ser re­fren­da­dos por el Go­bierno y es­te es­tá en fun­cio­nes. No obs­tan­te, hay una se­rie de ac­ti­vi­da­des que no ne­ce­si­tan el re­fren­do del Go­bierno o en las que el es­te es tá­ci­to, co­mo son los men­sa­jes de so­li­da­ri­dad tras aten­ta­dos, ac­ci­den­tes o ca­tás­tro­fes, las au­dien­cias a gru­pos pro­fe­sio­na­les o so­cia­les, las vi­si­tas téc­ni­cas a ins­ti­tu­cio­nes mi­li­ta­res, las ac­ti­vi­da­des de ca­rác­ter pro­to­co­la­rio o las que for­man par­te de las lí­neas de tra­ba­jo

En los an­te­rio­res Go­bier­nos en fun­cio­nes –ha ha­bi­do 11–, don Juan Carlos man­te­nía su ac­ti­vi­dad ca­si ha­bi­tual, in­clu­so rea­li­za­ba via­jes de Es­ta­do, co­mo el que hi­zo a Ir­lan­da con do­ña So­fía en ju­nio de 1986 o la vi­si­ta que reali­zó a la OTAN en mar­zo de 1996, cuan­do Fe­li­pe Gon­zá­lez es­ta­ba a pun­to de pa­sar el tes­ti­go a Jo­sé Ma­ría Az­nar. Tam­bién los Re­yes del res­to de Eu­ro­pa man­tie­nen sus ac­tos y via­jan. Sin em­bar­go, a don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia les ha to­ca­do el relevo de Go­bierno más com­pli­ca­do de la his­to­ria re­cien­te y su au­to­no­mía de mo­vi­mien­tos es mu­cho me­nor. Aun así, el Rey sa­be que la Co­ro­na tie­ne que man­te­ner ‘la ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro’, más aun cuan­do su bar­co no lle­va ni dos años de tra­ve­sía y la tor­men­ta po­lí­ti­ca se pue­de pro­lon­gar.

RE­CU­PE­RAR LA VE­LO­CI­DAD DE CRU­CE­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.