EL PRÍN­CI­PE DES­TRO­NA­DO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - INFORME -

“Pue­do de­cir que la re­vo­ca­ción del tí­tu­lo fue una sor­pre­sa tan­to pa­ra mí co­mo lo fue pa­ra el pú­bli­co. Nun­ca hu­bo una dis­cu­sión en­tre el rey y yo”, así aca­ba de con­fe­sar­se el ex­prín­ci­pe Ni­co­lae, ya so­lo Ni­cho­las, en la re­vis­ta ru­ma­na ‘EVZ’. Úni­co nie­to va­rón del rey Mi­guel, es­ta­ba lla­ma­do a ser je­fe de la ca­sa real ru­ma­na. Na­ció en Gi­ne­bra (Sui­za), el 1 de abril de 1985 y es hi­jo de la prin­ce­sa Ele­na y su pri­mer ma­ri­do, el doc­tor Ro­bin Med­forth-Mills. Se crió en la lo­ca­li­dad in­gle­sa de New­castle-Ty­ne y allí na­ció su her­ma­na, Isa­bel Ka­ri­na, hoy la ter­ce­ra en la lí­nea su­ce­so­ria. Con 25 años, el rey Mi­guel pu­so en él la al­ta res­pon­sa­bi­li­dad de la su­ce­sión mo­nár­qui­ca. Hoy aquel do­cu­men­to ha des­apa­re­ci­do in­clu­so de la web ofi­cial de la ca­sa real. Ni­cho­las no es­tu­vo a la al­tu­ra de lo que se es­pe­ra­ba de él. ¿Los mo­ti­vos? Ni él mis­mo en­tra al tra­po en ‘EVZ’. Sí ad­mi­te que no se ve con la fa­mi­lia real des­de el cum­plea­ños de su abue­la, en sep­tiem­bre. El 1 de agos­to de 2015, el rey fir­ma­ba un de­cre­to por el que le re­ti­ra­ba el uso del tí­tu­lo de prín­ci­pe y el tra­to de al­te­za real. “La fa­mi­lia real y la so­cie­dad ru­ma­na de es­tos tiem­pos ne­ce­si­ta­rán un di­ri­gen­te ba­jo el signo de la mo­des­tia, bien equi­li­bra­do, con fir­mes prin­ci­pios mo­ra­les y que siem­pre pien­se en el ser­vi­cio a los de­más”, se leía. Un por­ta­voz de la di­nas­tía aña­dió que se tra­ta­ba de una dis­pa­ri­dad emo­cio­nal en­tre los idea­les de Ni­cho­las y las nor­mas de la ca­sa. El críp­ti­co men­sa­je dio pie a ru­mo­res, co­mo que era adic­to al pó­quer o al ‘crack’ y que era ho­mo­se­xual. Al fi­nal se su­po a qué se de­bió la de­ci­sión: el jo­ven ha­bía de­ja­do em­ba­ra­za­da a la se­ño­ri­ta Ni­co­le­ta Ci­rian, cu­ya hi­ja na­ció el 9 de fe­bre­ro. No se tra­ta­ba de na­da tan gra­ve a ojos del pue­blo llano pe­ro, co­mo he­mos com­pro­ba­do, su­pu­so una pu­ña­la­da en el co­ra­zón del vie­jo mo­nar­ca. Tam­po­co di­jo mu­cho en su fa­vor que Ni­cho­las no es­tu­vie­se li­cen­cia­do en na­da, pe­se a ha­ber­se ma­tri­cu­la­do en la Ro­yal Ho­llo­way de Londres, y que su ac­ti­tud en las cla­ses de pro­to­co­lo fue­se de ta­ram­ba­na. Pa­ra aca­bar de hun­dir su ima­gen, Ni­co­le­ta Ci­rian pa­rió co­mo ma­dre sol­te­ra y dio su ape­lli­do al be­bé. “Se­gui­ré de­di­cán­do­me al tra­ba­jo eco­ló­gi­co, ca­ri­ta­ti­vo y ju­ve­nil, so­bre el cual he apren­di­do tan­tas co­sas en Ru­ma­nía”, di­jo tras ser des­po­ja­do de su fu­tu­ro por su abue­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.