DA­LI­DA LA DI­VA TRÁ­GI­CA

TRIUN­FÓ EN LOS ES­CE­NA­RIOS, PE­RO SU VI­DA FUE TAN AZA­RO­SA CO­MO TRIS­TE. LA CIU­DAD QUE TAN­TO LA QUI­SO ACO­GE UN RO­DA­JE SO­BRE LA VI­DA DE LA ITA­LIA­NA QUE CON­QUIS­TÓ PA­RÍS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR LUIS NE­MO­LA­TO

Di­cen que no hay na­da más se­xi que una ita­lia­na ha­blan­do en fran­cés. Sin em­bar­go, las úl­ti­mas pa­la­bras que pro­nun­ció Da­li­da las es­cri­bió en un pa­pel. Es­ta­ba so­la. Es­pe­ró to­da la vi­da pa­ra es­tar­lo, si es que en al­gún mo­men­to vi­vió acom­pa­ña­da. Pu­do men­tir­se a si mis­ma y creer que na­die la ha­bía que­ri­do acom­pa­ñar en el trans­cu­rrir de los días, acos­tar­se con Da­li­da pe­ro des­per­tar­se con Iolanda. Los años, el amor y la muer­te le ha­bían he­cho des­cu­brir que nin­gún hom­bre la ha­bía que­ri­do más que a su pro­pia vi­da. Ha­bía ven­di­do 125 mi­llo­nes de co­pias, el pri­mer dis­co de dia­man­te de la his­to­ria lle­va­ba su nom­bre, era la mu­jer más fa­mo­sa de Fran­cia, pe­ro no era su­fi­cien­te. La lla­ma­ban ‘la di­va trá­gi­ca’. Tam­bién ‘la bam­bi­na’. Aque­lla ma­ña­na de­ci­dió no cum­plir con sus com­pro­mi­sos. Le­van­tó el te­lé­fono y di­jo que te­nía frío. Te­nía los de­dos ate­ri­dos y nin­gu­na ga­na de re­com­po­ner los pe­da­zos de su co­ra­zón que, co­mo un cu­bi­to de hie­lo, se des­ha­cía en una ace­ra de su que­ri­do El Cai­ro. «La vie m’est in­sup­por­ta­ble. Par­don­nez­moi», ano­tó en una tar­je­ta de vi­si­ta. No hay ne­ce­si­dad de tra­du­cir sus úl­ti­mas pa­la­bras. Era el 3 de ma­yo de 1987, y con 54 años, se to­mó una do­sis le­tal de bar­bi­tú­ri­cos.

SU VI­DA LLE­VA­DA AL CINE Aho­ra la mo­de­lo trans­al­pi­na Sve­va Al­vi­ti ha si­do la ele­gi­da pa­ra con­ver­tir­se en la pro­ta­go­nis­ta de la que po­dría ser la pe­lí­cu­la de­fi­ni­ti­va so­bre Da­li­da. La rea­li­za­do­ra fran­ce­sa Li­sa Azue­los co­men­zó a ro­dar ha­ce unas se­ma­nas en el ba­rrio pa­ri­sino de Mont­mar­tre, don­de vi­vía es­ta mu­jer que pe­día más a la vi­da que lo que la vi­da po­día dar­le. En el nú­me­ro 11 bis de la rue d’Or­champt. Ca­da de­ta­lle del fil­me es no­ti­cia en el país ve­cino. No en vano, so­lo hay tres mo­nu­men­tos de­di­ca­dos a mu­je­res en Pa­rís y uno es el su­yo. Es­tá cer­ca. Ape­nas a cien me­tros de su pa­la­ce­te, allí don­de Mi­te­rrand le lle­va­ba flo­res ca­da ma­ña­na an­tes de que los pe­rió­di­cos se hi­cie­ran eco de aquel amor se­cre­to y él de­ci­die­ra re­le­gar­la por­que no es­ta­ba bien vis­to en las es­fe­ras del par­ti­do. Cuan­do apa­re­ció una bio­gra­fía no au­to­ri­za­da so­bre el ex­pre­si­den­te ga­lo, aque­llo fue to­do un es­cán­da­lo. Da­li­da era la mu­jer más desea­da por los fran­ce­ses, a los que vol­vía lo­cos aquel acen­to ita­liano que agra­va­ba aun más. Sin em­bar­go, su co­ra­zón nun­ca per­te­ne­ció a Mit­te­rrand. Ni a De­lon ni a tan­tos otros… Lle­va­ba más de 20 años ro­to. Lui­gi Ten­co fue el cul­pa­ble. So­lo cua­tro me­ses an­tes de qui­tar­se la vi­da, Da­li­da de­cla­ra­ba a Og­gi en la que fue su úl­ti­ma en­tre­vis­ta: «Nin­gu­na his­to­ria de amor se pue­de com­pa­rar a la que vi­ví yo con Lui­gi. Es el com­pa­ñe­ro del que siem­pre me he sen­ti­do viu­da. Que Dios me per­do­ne si no tu­ve tiem­po pa­ra en­ten­der­lo, pa­ra pro­te­ger­lo has­ta el fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.