ELLA CUL­PÓ AL PÚ­BLI­CO DEL SUI­CI­DIO DE LUI­GI TEN­CO, SU GRAN AMOR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE -

Era la pri­mer vez que su nom­bre bri­lla­ba so­bre una mar­que­si­na. Ya nun­ca de­jó de ha­cer­lo. Se enamo­ra­ron. En 1961, Da­li­da se ca­sa­ba con su des­cu­bri­dor. Cin­co años de re­la­ción pa­sio­nal. O de pa­ter­na­lis­mo. O de gra­ti­tud. Y so­bre to­do, de es­cán­da­lo. Dos me­ses des­pués del ‘sí quie­ro’, vol­vió a ser pas­to de la ma­le­di­cen­cia: Mo­ris­se la en­ga­ña­ba. El ma­tri­mo­nio no lle­gó al año. Y mien­tras su vi­da vol­vía a des­mo­ro­nar­se, su triun­fo en los es­ce­na­rios era an­to­ló­gi­co. Era ami­ga de Char­les Az­na­vour, Johnny Hally­day y Bri­git­te Bar­dot. Sus fo­tos son­rien­te em­pa­pe­la­ban el país. ¿Qué ha­bía de­trás de aque­lla son­ri­sa? So­le­dad. Por­que sí, Alain De­lon pa­só por sus sá­ba­nas des­pués de Lu­cien. Pa­ro­le pa­ro­le… To­do el mun­do pen­só que cuan­do can­ta­ban esa can­ción es­ta­ban jun­tos. Y así fue. En la ca­ma. Pe­ro no ha­bía lle­ga­do aun el amor que la des­tro­za­ra. «Fue una his­to­ria de amor muy bo­ni­ta. Yo a él lo veía con­ven­ci­do. No re­cuer­do si ha­bla­ron o no al­gu­na vez de ma­tri­mo­nio. So­bre el ta­pe­te, eran dos se­res to­tal­men­te dis­tin­tos. Lui­gi pen­sa­ba en el ma­tri­mo­nio co­mo un con­tra­to que a na­die le im­por­ta­ba. Pe­ro Da­li­da era di­fe­ren­te. Le im­por­ta­ba mu­chí­si­mo», re­cuer­da De­gi­po. Lui­gi Ten­co en­car­na­ba en­ton­ces los idea­les de la ju­ven­tud que es­ta­lla­ría en el 68. Ape­nas con un cen­te­nar de can­cio­nes, Ten­co re­tra­tó pa­ra la pos­te­ri­dad la so­cie­dad ita­lia­na de aque­llos años, el de­sen­can­to del mi­la­gro eco­nó­mi­co… Sus le­tras, a ve­ces po­co con­ven­cio­na­les pa­ra el pu­ri­ta­nis­mo de la épo­ca, ver­sa­ban so­bre las pe­que­ñas co­sas co­mo na­die has­ta en­ton­ces las ha­bía di­cho, re­tra­tan­do per­so­na­jes con­flic­ti­vos, en oca­sio­nes an­ti­so­cia­les. Eran de­ma­sia­dos in­gre­dien­tes con los que una mu­jer co­mo Da­li­da po­día per­der la ca­be­za… Ella es­ta­ba en ple­na ma­du­rez ar­tís­ti­ca. Lui­gi co­men­za­ba. Ella era una di­va in­ter­na­cio­nal. Lui­gi un prin­ci­pian­te aun­que de cul­to. Ella re­fi­na­da. Lui­gi, un lí­der obre­ro. Am­bos, dos per­so­nas ator­men­ta­das y vul­ne­ra­bles. Da­li­da se que­dó fas­ci­na­da por aquel hom­bre jo­ven, idea­lis­ta, se­rio, ho­nes­to, que no que­ría ven­der­se al mer­ca­do ni com­pro­me­ter­se con na­die. Ni con la in­dus­tria. Ni con ella. Lui­gi te­nía no­via. Sí. Vol­vió a ser otro amor se­cre­to. Otro amor im­po­si­ble. Po­dían can­tar jun­tos, eso sí. Lo ha­rían en San Re­mo. Ciao amo­re, ciao. Des­pués, se ca­sa­rían. La no­ti­cia des­tro­zó a la no­via de Lui­gi, pe­ro fue un gran punch pu­bli­ci­ta­rio. Y él in­ten­tó que las co­sas vol­vie­ran a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.