“LOS ICO­NOS NO TE­NE­MOS EDAD”

ROSSY DE PAL­MA SE PO­NE ‘FLA­MEN­CA’

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PORTADA - POR J.C. REI­NA • FO­TOS: MAR­TÍN OKUEMOTTO

For­ma par­te del pres­ti­gio­so club de las ‘chi­cas Al­mo­dó­var’, di­rec­tor jun­to al que ha tra­ba­ja­do en la pe­lí­cu­la Ju­lie­ta, es­tre­na­da el 8 de abril–. A lo lar­go de su tra­yec­to­ria, ha sa­bi­do re­in­ter­pre­tar­se man­te­nien­do siem­pre un es­pí­ri­tu fiel a la pa­sión que pro­yec­ta en su tra­ba­jo. Ya sea en cine, tea­tro, te­le, mo­da o música, su es­ti­lo po­dría de­fi­nir­se co­mo pin­to­res­co, in­tré­pi­do y, por en­ci­ma de to­do, ca­ma­leó­ni­co. Aho­ra, Rossy de Pal­ma se en­fun­da el tra­je re­gio­nal an­da­luz pa­ra po­sar en el Ho­tel Las Ca­sas de la Ju­de­ría de Se­vi­lla con las ten­den­cias en mo­da fla­men­ca pa­ra es­ta pri­ma­ve­ra. Co­ra­zón ¿Có­mo se ha sen­ti­do po­san­do con mo­da fla­men­ca? Rossy de Pal­ma Me ha en­can­ta­do, por­que siem­pre me han fas­ci­na­do los tra­jes de fla­men­ca. Les ten­go de­vo­ción des­de ni­ña. C. No es la pri­me­ra vez que los lu­ce. R.P. No. Pe­ro ha­cer­lo con fan­tás­ti­cos di­se­ños co­mo es­tos ha si­do una go­za­da. Me han enamo­ra­do. C. El año pa­sa­do tu­vo la opor­tu­ni­dad de asis­tir al Sa­lón In­ter­na­cio­nal de la Mo­da Fla­men­ca. ¿Qué tal fue la ex­pe­rien­cia? ¿Có­mo la vi­vió? R.P. Sien­to ha­ber ido so­lo al ma­jes­tuo­so des­fi­le de Vicky Mar­tín Be­rro­cal. Me en­can­ta­ría te­ner tiem­po al­gún año pa­ra re­crear­me y ver to­dos los des­fi­les y sus di­fe­ren­tes pro­pues­tas. C. ¿Qué le pa­re­ció el des­fi­le de Vicky? R.P. Es ami­ga y ad­mi­ro lo que ha­ce. Es una di­se­ña­do­ra va­lien­te, osa­da y ori­gi­nal, así que me en­can­ta. Ya lu­cí, jun­to a mi que­ri­da Blan­ca Li, di­se­ños su­yos en el Bai­le de la Ro­sa en Mó­na­co y triun­fa­mos con ellos. C. ¿Ha asis­ti­do al­gu­na vez a la Fe­ria de Abril de Se­vi­lla? R.P. No, me da has­ta ver­güen­za re­co­no­cer­lo. Tam­po­co a El Rocío. Me en­can­ta­ría ir de ma­ne­ra anó­ni­ma, por­que, si no, me te­mo que la lo­cu­ra de los sel­fies no me de­ja­ría dis­fru­tar. Qui­zá con un pa­sa­mon­ta­ñas de lu­na­res fres­qui­to (ri­sas). C. ¿Qué le ins­pi­ra el tra­je de fla­men­ca? R.P. Una fe­mi­ni­dad ab­so­lu­ta. Se ex­pe­ri­men­ta una ale­gría in­me­dia­ta al en­trar en un tra­je de fla­men­ca. Te sien­tes una flor an­dan­te. C. Si tu­vie­se que con­fec­cio­nar su tra­je ideal de fla­men­ca, ¿có­mo se­ría? R.P. Ten­go una idea des­de ha­ce mu­cho tiem­po di­se­ña­da que no quie­ro des­ve­lar pa­ra que no se me ade­lan­ten. Pe­ro es un mix ge­nial que ve­réis pron­to. Ya ten­go pro­to­ti­pos a medio con­fec­cio­nar y pron­to me pon­dré uno. C. Sea con tra­jes de fla­men­ca u otros di­se­ños, el mun­do de la mo­da siem­pre ha for­ma­do par­te de su tra­ba­jo. R.P. Por su­pues­to. Gra­cias a es­te re­por­ta­je he co­no­ci­do a di­se­ña­do­res ma­ra­vi­llo­sos, co­mo Alejandro Pos­ti­go, de quien he lu­ci­do un ves­ti­do en la pre­sen­ta­ción de los Pre­mios Gau­dí del Ci­ne­ma Ca­ta­lá. C. Ha tra­ba­ja­do con gran­des di­rec­to­res, fo­tó­gra­fos, di­se­ña­do­res… ¿Nos pue­de de­cir una fi­gu­ra cla­ve que ha­ya mar­ca­do su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal? R.P. To­dos con los que he tra­ba­ja­do me han apor­ta­do mu­cho, pe­ro Pe­dro Al­mo­dó­var es mi pa­dre ci­ne­ma­to­grá­fi­co, mi Pig­ma­lión fo­re­ver. C. ¿Qué su­po­ne pa­ra us­ted ser una ‘chi­ca Al­mo­dó­var’? R.P. Ser fe­liz, por­que cuan­to más ma­yor se va ha­cien­do una, más gus­ta que te lla­men ‘chi­ca’. C. ¿Có­mo ve a la nue­va ge­ne­ra­ción de ‘chi­cas Al­mo­dó­var’?

R.P. Ge­nia­les, di­ver­ti­das, ta­len­to­sas y va­ria­das. Una bue­na hor­na­da. C. ¿Qué nos pue­de de­cir de la úl­ti­ma cin­ta de Pe­dro, Ju­lie­ta? R.P. So­lo que es pre­cio­sa y que emo­cio­na pro­fun­da­men­te. C. ¿Có­mo ha si­do vol­ver a tra­ba­jar con Al­mo­dó­var? R.P. Siem­pre es un gus­ta­zo dis­fru­tar­lo en ac­ción y com­par­tir esos mo­men­tos má­gi­cos que so­lo él sa­be crear. C. ¿Qué pue­de con­tar so­bre su pa­pel? R.P. No mu­cho, es me­jor que os sor­pren­dáis. Sal­go po­co gla­mu­ro­sa, eso sí. Pe­ro has­ta ahí pue­do leer. C. Jus­to en 2016, ha­ce tres dé­ca­das que tra­ba­jó por pri­me­ra vez con Pe­dro en La ley del de­seo. ¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do us­ted des­de en­ton­ces? R.P. No lo ha­bía pen­sa­do. Siem­pre se evo­lu­cio­na pa­ra in­ten­tar vol­ver al ori­gen, no per­der esa fres­ca in­cons­cien­cia en la que me gus­ta desa­rro­llar­me. C. A ni­vel de in­ter­pre­ta­ción, ha tra­ba­ja­do mu­cho en Ita­lia y guar­da una es­tre­cha re­la­ción con Fran­cia. ¿Qué le han apor­ta­do es­tos paí­ses? R.P. Mu­cho. Me con­si­de­ro fran­có­fo­na e ‘ita­lia­nó­fo­na’. Eso me da ri­que­za. La ver­da­de­ra lla­ve maes­tra de una cul­tu­ra es su len­gua. C. En Fran­cia ha si­do, in­clu­so, con­de­co­ra­da con la me­da­lla de la Or­den de las Ar­tes y las Le­tras.

R.P. Sí, com­par­tí día con mi que­ri­do Fo­rest Whi­ta­ker y fue un ho­nor. Son ac­tos sim­bó­li­cos que crean sa­tis­fac­ción. C. Tam­bién fue miem­bro del ju­ra­do del Fes­ti­val de Can­nes 2015. R.P. ¡Fue una ex­pe­rien­cia fan­tás­ti­ca! C. Le so­bran los mo­ti­vos pa­ra ser mu­cho más que un icono. ¿Le gus­ta que la ca­ta­lo­guen así? R.P. Me en­can­ta, por­que los ico­nos no te­ne­mos edad. C. ¿Es la cla­ve pa­ra so­bre­vi­vir en el mun­do de la in­ter­pre­ta­ción? R.P. Amar lo que ha­ces por en­ci­ma de to­do es la me­jor ma­ne­ra de so­bre­vi­vir en cual­quier pro­fe­sión. C. En los úl­ti­mos años he­mos vis­to có­mo le han sur­gi­do mul­ti­tud de pro­yec­tos. ¿Es­tá vi­vien­do una de sus me­jo­res eta­pas pro­fe­sio­na­les? R.P. La ver­dad es que no pa­ro, por­que ten­go mu­chos fren­tes abier­tos y so­lo una vi­da. Ya des­can­sa­re­mos cuan­do es­te­mos muer­tas, que es­pe­ro que sea lo más tar­de po­si­ble. C. ¿Tie­ne la sen­sa­ción de que Es­pa­ña ha he­cho un pa­rén­te­sis en su ca­rre­ra y aho­ra la es­tá re­des­cu­brien­do? R.P. Pue­de ser. No me pa­ro a ana­li­zar mu­cho es­tas co­sas. Lo que me im­por­ta es el ca­ri­ño de la gen­te, que es lo que he sen­ti­do siem­pre y no ha pres­cri­to. C. Se cum­ple lo de que na­die es pro­fe­ta en su tie­rra… R.P. Mi tie­rra es el glo­bo te­rrá­queo y el pro­fe­tis­mo no es lo mío. C. Prác­ti­ca­men­te to­dos sus pa­pe­les en cine y te­le­vi­sión se mue­ven en la co­me­dia. ¿Es el gé­ne­ro en el que se sien­te más có­mo­da? R.P. Me sien­to bien en dra­ma, co­me­dia y lo que se ter­cie. Soy to­do­te­rreno. Pe­ro me re­cla­man más pa­ra la co­me­dia, por­que, mo­des­tia apar­te, es­toy bien do­ta­da pa­ra ella. C. Ca­si siem­pre co­mo ac­triz de re­par­to. ¿Echa en fal­ta más pro­ta­go­nis­mo? R.P. Los se­cun­da­rios son ma­ra­vi­llo­sos y me­nos can­si­nos de in­ter­pre­tar. C. En su vi­da per­so­nal sí ha en­con­tra­do un pa­pel pro­ta­go­nis­ta idó­neo: el de ma­dre. R.P. Es el me­jor rol, sin du­da. Mis hi­jos son mi ma­yor pro­duc­ción y mi fuen­te de fe­li­ci­dad. C. Ha tra­ba­ja­do co­mo ac­triz, mo­de­lo, can­tan­te, pre­sen­ta­do­ra… ¿Qué fa­ce­ta le que­da por ex­plo­rar? R.P. Ten­go pro­yec­tos mu­si­ca­les, un li­bro pen­dien­te de pu­bli­ca­ción, pro­yec­tos de di­se­ño... Co­mo ves, en cam­pos de lo más va­ria­dos. C. ¿Exis­te al­gún re­to que le dé mie­do o le gus­ta de­jar­se lle­var por el ries­go, la ima­gi­na­ción y la crea­ción? R.P. Soy osa­da por na­tu­ra­le­za. Si no, qué gra­cia tie­ne lo que sea. Sin osa­día no hay di­ver­sión ni evo­lu­ción. C. Va­lien­te y ca­ma­leó­ni­ca. De ser una co­rrien­te ar­tís­ti­ca, ¿se iden­ti­fi­ca­ría con el Su­rrea­lis­mo? R.P. Sí, y mu­cho con el Da­dá, pe­ro me que­do con el ‘Rossys­mo’. C. ¿Dón­de la ve­re­mos pró­xi­ma­men­te, pa­ra que el lector es­té aten­to? R.P. Aca­bo de es­tre­nar Ju­lie­ta y en bre­ve, iré a Mi­lán pa­ra in­ter­pre­tar a la pi­ra­ta Jenny en La ópe­ra de los tres pe­ni­ques, de Ber­tolt Brecht, ba­jo la di­rec­ción de Da­miano Mi­chie­let­to, en el Gran Tea­tro Pic­co­lo de la ciu­dad ita­lia­na. Ten­go otro ro­da­je en Má­la­ga, la per­for­man­ce Tra­ve­ling Lady, de Jes­si­ca Mi­tra­ni, en el Fas­hion Pro­ject Fes­ti­val de Mia­mi y, pos­te­rior­men­te, al Pa­lau de les Arts de Va­len­cia pa­ra co­la­bo­rar en El sue­ño de una no­che de ve­rano, con Ben­ja­min Brit­ten.

VES­TI­DO DE PI­LAR VERA, TO­CA­DO DETOLENTINO HAU­TE HATS Y COM­PLE­MEN­TOS DE

BEN­JA­MÍN SE­VI­LLA.

‘TOP’ DE CRIS­TI­NA GAR­CÍA, FAL­DA DE PE­DRO BÉ­JAR,

TO­CA­DO DE TO­LEN­TINO HAU­TE, PEN­DIEN­TES DE BIM­BA & LO­LA Y

PUL­SE­RA Y APLI­CA­CIÓN DE BEN­JA­MÍN SE­VI­LLA.

VES­TI­DO DE LI­NA Y

PEN­DIEN­TES DE BEN­JA­MÍN SE­VI­LLA.

VES­TI­DO DE ÁLEX DE LA

HUER­TA, TO­CA­DO DE TO­LEN­TINO HAU­TE HATS Y COM­PLE­MEN­TOS DE BEN­JA­MÍN SE­VI­LLA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.