ISA­BEL PREYS­LER

Se 'vis­te' de no­via.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR TE­RE­SA BA­RRIOS

La vi­da es así. Te po­ne de re­pen­te a un hom­bre por de­lan­te y te enamo­ras per­di­da­men­te has­ta per­der la ca­be­za. Que no es que ella la ha­ya per­di­do, pe­ro fa­mi­lia­ri­za­da es­tá. No con per­der la ca­be­za, pe­ro sí con el he­cho de enamo­rar­se co­mo una quin­cea­ñe­ra, que ya qui­sié­ra­mos to­dos. Tan no­via la vio Alberto Pa­lat­chi, pre­si­den­te de Pro­no­vias, que fue una cues­tión de ca­za y cap­tu­ra pa­ra que Isa­bel ama­dri­na­ra la inau­gu­ra­ción de la flags­hip sto­re que han es­tre­na­do en Madrid. Una ma­ra­vi­lla de tien­da.

LA PER­FEC­TA NO­VIA

Y una ma­ra­vi­lla de ma­dri­na. A ver, Alberto, Preys­ler ven­de so­la, no ha­cen fal­ta mar­cas de­trás, ob­via­men­te la ves ca­sa­de­ra... «Isa­bel es ma­ra­vi­llo­sa, tie­ne una ima­gen im­pe­ca­ble y... sí, ya sa­bes que ca­sa­de­ra es». Pues eso. Nos cos­tó sa­cár­se­lo a Pa­lat­chi pe­ro al fi­nal lo di­jo. A san­to de qué iba a pa­gar él una mi­llo­na­da por con­tra­tar a Isa­bel pa­ra una inau­gu­ra­ción de im­por­tan­cia re­la­ti­va. Aho­ra, ló­gi­ca­men­te, la im­por­tan­cia es to­da. Na­da co­mo fir­mar –léa­se pa­gar– pa­ra ase­gu­rar­se pre­sen­cia en los me­dios. Y re­su­mi­mos por­que, al fi­nal, es lo mis­mo de siem­pre. «No ten­go nin­gu­na pri­sa por ca­sar­me. Ha­brá que res­pe­tar pri­me­ro los tiem­pos del di­vor­cio de Ma­rio. Me cons­ta que el pro­ce­so es­tá sien­do muy amis­to­so». Po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta, por­que Isa­bel es maes­tra en eso. Pe­ro tra­ta­mos de ras­car. «No ten­go ani­llo de com­pro­mi­so aun. Los an­te­rio­res qui­sie­ron ca­sar­se y es­ta si­tua­ción es di­fe­ren­te». Acla­re­mos en­ton­ces: los an­te­rio­res son sus tres ex­ma­ri­dos –in­clui­do Mi­guel Bo­yer, que tris­te­men­te fa­lle­ció du­ran­te el ma­tri­mo­nio–, y es­ta si­tua­ción es di­fe­ren­te bá­si­ca­men­te por­que Ma­rio Var­gas Llo­sa, Pre­mio No­bel de Literatura, fi­gu­rón so­cial y li­te­ra­rio, hom­bre ad­mi­ra­do y re­que­te­leí­do, to­da­vía no ha fir­ma­do los pa­pe­les del di­vor­cio. Pro­ce­so com­pli­ca­do es­te pa­ra al­gu­nos de los hi­jos del es­cri­tor: la de ese adul­to que ve có­mo su pa­dre en­lo­que­ce de amor an­te una se­ño­ra co­no­ci­da en Es­pa­ña por sus re­la­cio­nes. Pe­ro co­no­cer a Isa­bel es que­rer­la. «Pa­ra mí la fe­li­ci­dad es Ma­rio. Es­ta re­la­ción va­le la pe­na», nos con­ta­ba en Pro­no­vias. Y tan­to. Es­te no­viaz­go, Isa­bel, te ha lle­va­do de nue­vo a la pi­co­ta y de re­pen­te to­do el mun­do te quie­re a su la­do... «Cier­to, pe­ro a Ma­rio le ha ve­ni­do re­gu­lar. No es­tá acos­tum­bra­do y lo es­tá lle­van­do con re­sig­na­ción». Aun­que eso no im­pi­dió al No­bel ce­le­brar su 80 cum­plea­ños por to­do lo al­to, co­mo les mos­tra­mos en las pá­gi­nas si­guien­tes.

REI­NA DE CO­RA­ZO­NES

En pa­la­bras de Alberto Pa­lat­chi, Isa­bel Preys­ler era una apues­ta se­gu­ra «por­que es la rei­na de co­ra­zo­nes». Lo fue, lo es y lo se­rá. Que ter­mi­ne pa­san­do por la vi­ca­ría –llá­me­se juz­ga­do– es cues­tión de tiem­po. Ella lo sa­be pe­ro, pru­den­te, res­pe­ta el pro­ce­so de di­vor­cio. Eso sí, se­ría su cuar­to ma­tri­mo­nio: «Por ley na­tu­ral, me gus­ta­ría que mis hi­jas se ca­sa­ran an­tes que yo». Ay... Nin­gu­na ha re­sul­ta­do ser tan enamo­ra­di­za. Al fi­nal, la alian­za cae­rá por en­ci­ma de las ni­ñas, pe­ro Isa­bel lo tie­ne cla­ro: «¿En se­rio me ves ves­ti­da de blan­co y de lar­go? No, nun­ca se­ría así, no me veo. Y tam­po­co ten­go

edad». En el fon­do sue­ña con ser ma­dri­na de nue­vo –la bo­da de Ju­lio Jr. se que­dó a medio ha­cer–, más abue­la de lo que es –qué le­jos vi­ven los hi­jos de Chá­be­li– y es­po­sa ab­ne­ga­da por­que lo ha si­do siem­pre. «Una vez que Ma­rio es­té di­vor­cia­do, te­ma en el que no en­tro en ab­so­lu­to por­que me pa­re­ce al­go muy ín­ti­mo, qui­zá nos plan­tee­mos una po­si­ble bo­da. Pe­ro no la ne­ce­si­to. Soy fe­liz con el amor tan pro­fun­do que me de­mues­tra ca­da día». Y a ver quién su­pera eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.