60 AÑOS DE ‘LO­VE ME TEN­DER’

CUAN­DO EL­VIS PRES­LEY ES­TRE­NÓ SU PRI­ME­RA PE­LÍ­CU­LA,‘LO­VE ME TEN­DER’, EL CAN­TAN­TE DE TU­PE­LO SE CON­VIR­TIÓ EN UN ÍDO­LO A NI­VEL MUN­DIAL. HAS­TA EN­TON­CES NIN­GÚN AR­TIS­TA HA­BÍA LO­GRA­DO EN­CAN­DI­LAR DE ESA FOR­MA A MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS: EL PÚ­BLI­CO GRI­TA­BA EN­LO­QUE­CI­DO E

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR BEA­TRIZ GON­ZÁ­LEZ

Lo en­con­tra­ron en el sue­lo del ba­ño, con su pi­ja­ma do­ra­do ba­ja­do has­ta los to­bi­llos. Al día si­guien­te, 16 li­mu­si­nas blan­cas, 40 fur­go­ne­tas car­ga­das con flo­res y 150 po­li­cías es­col­ta­ron el cuer­po de El­vis Pres­ley has­ta el ce­men­te­rio, se­gui­dos por 50.000 per­so­nas. ‘El rey del rock’ ha­bía muer­to a los 42 años y sus mi­llo­nes de se­gui­do­res no po­dían creer­lo. Qui­zá por eso aquel mis­mo día co­men­za­ron a ver­lo en dis­tin­tas par­tes del mun­do, don­de su­pues­ta­men­te se ha­bía re­ti­ra­do. Pe­ro lo cier­to es que las adic­cio­nes y ob­se­sio­nes que mar­ca­ron las úl­ti­mas dé­ca­das de su vi­da aca­ba­ron con aquel dios so­bre la tie­rra. To­do co­men­zó ha­ce 60 años, cuan­do el jo­ven de Mis­sis­sip­pi pa­só de ser una pe­que­ña glo­ria lo­cal a con­quis­tar el mun­do des­pués de que mi­llo­nes de per­so­nas le vie­ran en te­le­vi­sión. Co­rría el año 1956 y su éxi­to le lle­vó a la gran pan­ta­lla, don­de es­tre­nó una pe­lí­cu­la que iba a ti­tu­lar­se The Reno Brot­hers. Pa­ra ello el can­tan­te ha­bía gra­ba­do una can­ción lla­ma­da Lo­ve Me Ten­der, que se con­ver­ti­ría en dis­co de oro an­tes de sa­lir a la ca­lle: la dis­co­grá­fi­ca re­ci­bió un mi­llón de so­li­ci­tu­des an­ti­ci­pa­das de ven­ta des­pués de que Pres­ley la in­ter­pre­ta­ra en el show de Ed Su­lli­van. Fue la ra­zón de que 20 th Cen­tury Fox de­ci­die­ra cam­biar el tí­tu­lo del fil­me, que se es­tre­nó como Lo­ve Me Ten­der. El jo­ven Pres­ley, que aca­ba­ba de cum­plir 21 años, se con­vir­tió en una ce­le­bri­dad y, a pe­sar de los al­ti­ba­jos de su ca­rre­ra, ya nun­ca se ba­jó de aquel trono. Quie­nes co­no­cían al chi­co del tu­pé des­de ni­ño, tí­mi­do y en­ma­dra­do, no po­dían creer que aquel can­tan­te fue­ra el mis­mo.

VO­CA­CIÓN DE AC­TOR «Los can­tan­tes vie­nen y van, pe­ro si eres un buen ac­tor, pue­des aguan­tar mu­cho tiem­po», de­cía El­vis. Tra­ba­jó como aco­mo­da­dor en su ju­ven­tud, y des­de en­ton­ces te­nía la ilu­sión de con­ver­tir­se en es­tre­lla de ci­ne y apa­re­cer en una pe­lí­cu­la jun­to a Ja­mes Dean. Fue una de las pri­me­ras con­ver­sa­cio­nes que tu­vo con su agen­te, el co­ro­nel Tom Par­ker, cuan­do em­pe­za­ba a en­lo­que­cer a to­do un país con sus can­cio­nes. Por eso, cuan­do los es­tu­dios de ci­ne qui­sie­ron apro­ve­char la eu­fo­ria desata­da por el can­tan­te, él se mos­tró en­can­ta­do

con la ofer­ta. La Paramount fue la pri­me­ra en ver una mi­na de oro en el ar­tis­ta, y con ella fir­mó un con­tra­to de sie­te años que le per­mi­tía tra­ba­jar pa­ra otro es­tu­dio una vez ca­da do­ce me­ses. Gra­cias a esa con­di­ción, Pres­ley es­tre­nó su pri­me­ra pe­lí­cu­la con Cen­tury Fox, que le ofre­ció un pa­pel en un wes­tern con nú­me­ros mu­si­ca­les. Se tra­ta­ba de la his­to­ria de los her­ma­nos Reno, cua­tro jó­ve­nes que vi­ven en una gran­ja jun­to a su ma­dre cuan­do co­mien­za la Gue­rra de Se­ce­sión. Los tres ma­yo­res se unen al ejér­ci­to con­fe­de­ra­do mien­tras el pe­que­ño se que­da a car­go de la ca­sa. El pa­pel pa­ra el que ha­bían pen­sa­do en El­vis era el de Clint, el me­nor, quien se ca­sa con la no­via de su her­mano ma­yor cre­yen­do que es­te ha muer­to en la gue­rra.

UN ÉXI­TO RO­TUN­DO Se tra­ta­ba de un per­so­na­je se­cun­da­rio, tan­to que El­vis no apa­re­ce en pan­ta­lla has­ta el mi­nu­to 18, y ese fue el mo­ti­vo de que fue­ra re­cha­za­do por Jef­frey Hun­ter y Ro­bert Wag­ner. Sin em­bar­go, a El­vis le pa­re­ció que te­nía el su­fi­cien­te pe­so pa­ra no pa­sar des­aper­ci­bi­do. Ade­más, el es­tu­dio fi­nal­men­te de­ci­dió dar­le más fra­ses apro­ve­chan­do la fa­ma del can­tan­te, que cre­cía por se­ma­nas. Lo úni­co que no aca­ba­ba de gus­tar­le es que su per­so­na­je mu­rie­ra, pe­ro tras plan­tear sus du­das, Ju­ne Jua­ni­co, en aquel en­ton­ces su no­via, lo con­ven­ció pa­ra que acep­ta­ra el pa­pel ase­gu­rán­do­le que los per­so­na­jes con desen­la­ces trá­gi­cos son los más re­cor­da­dos. Así fue como un apli­ca­do El­vis se pre­sen­tó el pri­mer día de ro­da­je ner­vio­so y con to­dos las lí­neas del guion apren­di­das, las su­yas y las de sus com­pa­ñe­ros. Tras un ro­da­je de po­co más de un mes, el in­tér­pre­te ha­bía aca­ba­do su tra­ba­jo, del que sa­lió en­tu­sias­ma­do. Fue en­ton­ces cuan­do el es­tu­dio pro­yec­tó una pri­me­ra ver­sión de prue­ba y se en­con­tró con una sor­pre­sa: el pú­bli­co sa­lía con­tra­ria­do por la muer­te de

EL­VIS SE APREN­DIÓ SU GUION Y EL DE TO­DOS SUS COM­PA­ÑE­ROS DEL FIL­ME

su per­so­na­je. Pa­ra sol­ven­tar­lo, El­vis gra­bó una se­cuen­cia adi­cio­nal en la que apa­re­cía su ima­gen so­bre­ex­pues­ta can­tan­do Lo­ve me ten­der. Sin em­bar­go, es­ta op­ción tam­po­co agra­dó a Gladys, la ma­dre del ar­tis­ta, que lo acom­pa­ñó a una pro­yec­ción pri­va­da y llo­ró al ver que el per­so­na­je de su hi­jo mo­ría. El­vis, que la ado­ra­ba, di­jo que ja­más acep­ta­ría de nue­vo un pa­pel si el per­so­na­je fa­lle­cía. No que­ría que na­die su­frie­ra por él.

EL EJÉR­CI­TO Y EL CI­NE A pe­sar de que el ar­tis­ta al­ber­ga­ba du­das acer­ca de có­mo aco­ge­ría el pú­bli­co su in­ter­pre­ta­ción, co­mer­cial­men­te la pe­lí­cu­la fue un éxi­to ro­tun­do, y el mé­ri­to fue del chi­co de Tu­pe­lo. En el es­treno, ca­da vez que El­vis apa­re­cía en pan­ta­lla re­sul­ta­ba im­po­si­ble es­cu­char los diá­lo­gos por el cla­mor del pú­bli­co. Las fa­nes gri­ta­ron du­ran­te to­da la pro­yec­ción como si es­tu­vie­ran en un con­cier­to, al­go que no ha­bía ocu­rri­do nun­ca en un ci­ne. Por esa ra­zón, Cen­tury Fox lan­zó ca­si el do­ble de co­pias de lo ha­bi­tual, mul­ti­pli­can­do sus be­ne­fi­cios. Por su par­te, Pres­ley que­dó sa­tis­fe­cho con ar­tícu­los como el de Los An­ge­les Ti­mes: «El­vis pue­de ac­tuar. Ju­ro que el chi­co es real­men­te bueno, in­clu­so cuan­do no can­ta», de­cía. Dis­fru­tó de su éxi­to du­ran­te los si­guien­tes dos años gra­ban­do nue­vas can­cio­nes y pro­ta­go­ni­zan­do otras tres películas has­ta que fue lla­ma­do a fi­las. Era la pri­ma­ve­ra de 1958, y Pres­ley se con­ver­tía en el ca­bo US5331076 pa­san­do de co­brar un sa­la­rio de va­rios mi­llo­nes de dó­la­res al año a in­gre­sar 78 dó­la­res men­sua­les. Cuan­do el can­tan­te vol­vió a Es­ta­dos Uni­dos, el trono del ro­can­rol se­guía es­pe­rán­do­le. Y aun­que con­ti­nuó can­tan­do qui­so si­mul­ta­near la mú­si­ca con la que, se­gún sus ín­ti­mos, era la ver­da­de­ra vo­ca­ción de El­vis: el ci­ne. Por eso acep­tó de buen gra­do to­dos los pro­yec­tos que tu­vie­ran que ver con la gran pan­ta­lla, a los que se de­di­có so­bre to­do en la dé­ca­da de los 60 fil­man­do na­da me­nos que 31 tí­tu­los. Sin em­bar­go, nun­ca pu­do mos­trar sus do­tes como ac­tor y, se­gún su círcu­lo cer­cano, esa fue una de las ma­yo­res frus­tra­cio­nes de Pres­ley. Los pa­pe­les que pro­ta­go­ni­za­ba eran con­si­de­ra­dos me­no­res por la crí­ti­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, que nun­ca lo to­mó en se­rio como es­tre­lla de

ci­ne. Aun­que ex­pre­só su de­seo de no in­cluir sus can­cio­nes en las películas que pro­ta­go­ni­za­ba pa­ra que el pú­bli­co no lo vie­ra como can­tan­te, el plan de su re­pre­sen­tan­te era pro­mo­ver las películas con su mú­si­ca, y a eso se de­di­có du­ran­te una dé­ca­da.

LA VUEL­TA DEL REY Can­sa­do de un ci­ne que no le in­tere­sa­ba de­ma­sia­do, vol­vió a vol­car­se por com­ple­to en la mú­si­ca y anun­ció su re­gre­so a los es­ce­na­rios en 1969. «Me gus­ta en­tre­te­ner a la gen­te. Lo echo de me­nos», di­jo cuan­do le pre­gun­ta­ron por la ra­zón de su vuel­ta tras ocho años sin ofre­cer con­cier­tos. Era cier­to, pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta­ba di­ne­ro. A pe­sar de co­brar mi­llo­nes de dó­la­res, su tren de vi­da no era fá­cil de man­te­ner: se­gún va­rios de sus bió­gra­fos, lle­gó a gas­tar medio mi­llón de dó­la­res men­sual­men­te. Pa­ra el pú­bli­co, El­vis era la encarnación del sue­ño ame­ri­cano. Na­ci­do en una fa­mi­lia hu­mil­de ha­bía con­se­gui­do sa­lir de la po­bre­za en­can­di­lan­do a medio mun­do con su ta­len­to. Ade­más, es­ta­ba fe­liz­men­te ca­sa­do con la es­po­sa per­fec­ta y ha­bía cum­pli­do su sue­ño de ser pa­dre. Priscilla le es­pe­ra­ba en la man­sión Gra­ce­land des­de que se ca­sa­ron en el Alad­din Ho­tel de Las Ve­gas ocho años des­pués de ha­ber­se co­no­ci­do. Nue­ve me­ses más tar­de na­ció su úni­ca hi­ja, Lisa Ma­rie. Pe­ro la reali­dad dis­ta­ba mu­cho de esa ima­gen idí­li­ca. Pa­ra en­ton­ces ya po­día re­ci­tar de me­mo­ria un ca­tá­lo­go de de­ce­nas de me­di­ca­men­tos y, aun­que pa­ra la ma­yo­ría de ellos ne­ce­si­ta­ba re­ce­ta, te­nía en nó­mi­na a su ami­go, el doc­tor Nick Ni­cho­pou­los. El­vis nun­ca se con­si­de­ró un dro­ga­dic­to, pe­ro lo cier­to es que desa­rro­lló una fuer­te adic­ción a los bar­bi­tú­ri­cos que se agu­di­zó du­ran­te la última dé­ca­da de su vi­da. Eso acu­ció sus pa­ra­noias, ob­se­sio­nes y de­li­rios, que cal­ma­ba con can­ti­da­des in­gen­tes de co­mi­da, lle­gan­do a al­can­zar 130 ki­los que le im­pe­dían usar su ves­tua­rio. Su­po­nía un pro­ble­ma, ya que los es­tra­fa­la­rios tra­jes eran su se­ña de iden­ti­dad. Du­ran­te los úl­ti­mos años de su ca­rre­ra su look se ba­sa­ba en ga­fas de sol, cin­tu­ro­nes enor­mes, jo­yas os­ten­to­sas y tra­jes con ca­pa di­se­ña­dos por el sas­tre de Si­na­tra.

En la última gi­ra so­lo pu­do po­ner­se dos y uno de ellos ex­plo­tó en medio de una ac­tua­ción. En lo sen­ti­men­tal, las co­sas tam­po­co mar­cha­ban bien. Se­gún Priscilla, El­vis ape­nas la to­ca­ba des­de que Lisa Ma­rie na­ció. El can­tan­te no se mo­les­ta­ba en ocul­tar sus in­fi­de­li­da­des, por lo que ella de­ci­dió ha­cer su vi­da. Tras enamo­rar­se de Mi­ke Sto­ne, su pro­fe­sor de ar­tes mar­cia­les, com­pró un apar­ta­men­to en una pla­ya y man­tu­vo el ro­man­ce en se­cre­to du­ran­te un tiem­po has­ta que co­mu­ni­có a El­vis que lo aban­do­na­ba. Aun­que ya no es­ta­ba enamo­ra­do de ella, el can­tan­te se sin­tió hu­mi­lla­do y, ob­se­sio­na­do con que el aman­te de su mu­jer pu­die­ra arruinarle la vi­da, lle­gó a pla­near jun­to a sus es­col­tas el ase­si­na­to del pro­fe­sor, aun­que fi­nal­men­te en­tró en ra­zón y de­ci­dió can­ce­lar la or­den.

EL LI­BRO QUE TAN­TO TE­MIÓ A pe­sar de to­do, se­guía sien­do el rey. Pe­ro se da­ba cuen­ta de que la fa­ma lo ha­bía de­vo­ra­do: «La ima­gen es una co­sa y el ser hu­mano otra... Es muy di­fí­cil vi­vir como una ima­gen», di­jo en una de sus úl­ti­mas en­tre­vis­tas. Qui­zá por eso le ator­men­ta­ba tan­to el li­bro so­bre sus mi­se­rias ti­tu­la­do El­vis, What Hap­pe­ned?, en el que dos de sus an­ti­guos ami­gos, Red y Sonny West, con­ta­ban sus se­cre­tos. Ha­bía em­pe­za­do a lle­gar a las li­bre­rías cuan­do El­vis pre­pa­ra­ba una nue­va gi­ra. A pe­sar de su preo­cu­pa­ción por que sa­lie­ran a la luz sus adic­cio­nes, es­ta­ba con­ven­ci­do de que iba a pro­ta­go­ni­zar una gran gi­ra. Ha­bló de ello la no­che an­tes de mo­rir, cuan­do to­dos los que le ro­dea­ban cre­ye­ron ver un nue­vo ini­cio pa­ra el rey. Sin em­bar­go, ho­ras des­pués mu­rió. Cuan­do John Len­non se en­te­ró de su fa­lle­ci­mien­to, di­jo: «Los cor­te­sa­nos ma­ta­ron al rey». Se re­fe­ría a que ca­si to­dos los que lo ro­dea­ban aca­ba­ron trai­cio­nán­do­lo por di­ne­ro. Y ha­bía bas­tan­te de cier­to en ello. Pue­de que fue­ra la ra­zón de la pe­sa­di­lla que lo des­per­ta­ba con fre­cuen­cia las po­cas no­ches que con­se­guía dor­mir. En ella, El­vis se ha­bía que­da­do so­lo, sin di­ne­ro ni ad­mi­ra­do­res de­bi­do a aquel li­bro. Lo que nun­ca lle­gó a sa­ber es que a sus fa­nes no les im­por­ta­ba que su ído­lo fue­ra hu­mano. Siem­pre se­ría el ‘rey del rock’.

“ES DI­FÍ­CIL VI­VIR COMO UNA IMA­GEN”, DI­JO EL­VIS PO­CO AN­TES DE MO­RIR

“Los can­tan­tes vie­nen y van, pe­ro si eres un buen ac­tor, pue­des aguan­tar mu­cho tiem­po”.

A El­vis le con­ce­die­ron el pa­pel de Clint, el me­nor de los her­ma­nos Reno, un per­so­na­je se­cun­da­rio que fue re­cha­za­do por Jef­frey Hun­ter y Ro­bert Wag­ner, pe­ro al que fi­nal­men­te die­ron más pro­ta­go­nis­mo apro­ve­chan­do la cre­cien­te fa­ma del can­tan­te.

‘Lo­ve me ten­der’ iba a lla­mar­se ‘The Reno brot­hers’, pe­ro tras apa­re­cer El­vis en el pro­gra­ma de Ed Su­lli­van y con­ver­tir la can­ción en dis­co de oro an­tes de sa­lir al mer­ca­do, de­ci­die­ron cam­biar el tí­tu­lo.

A El­vis no le gus­ta­ba que su per­so­na­je mu­rie­ra, pe­ro su en­ton­ces no­via, Ju­ne Jua­ni­co, le con­ven­ció. Cuan­do su ma­dre vio la cin­ta en una se­sión pri­va­da, llo­ró y Pres­ley di­jo que nun­ca más acep­ta­ría in­ter­pre­tar un pa­pel en el tu­vie­ra que fa­lle­cer.

El­vis Pres­ley na­ció en Tu­pe­lo, Mis­sis­sip­pi, en el seno de una fa­mi­lia hu­mil­de. Sus pa­dres, Gladys y Ver­non Pres­ley, se mu­da­ron cuan­do él era un ado­les­cen­te a Memp­his, don­de co­men­zó su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. Es­ta se vio pa­ra­li­za­da du­ran­te un tiem­po al en­trar en el ejér­ci­to, en 1958.

Red y Sonny West, con­ta­ron sus se­cre­tos en el li­bro ‘El­vis, What Hap­pe­ned?’. Du­ran­te los úl­ti­mos años de su vi­da, Pres­ley con­su­mía me­di­ca­men­tos en ex­ce­so y lle­gó a pe­sar 130 kg.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.