AN­NE IGAR­TI­BU­RU

SIN CUL­PA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - Una can­ción pa­ra la oca­sión: ‘LA VI­DA ES BE­LLA’, de Noa. POR AN­NE IGAR­TI­BU­RU

AAl fi­nal van a te­ner ra­zón las mu­je­res que me ase­gu­ra­ban que en su eta­pa de em­ba­ra­zo se han sen­ti­do es­pe­cial­men­te fe­li­ces y ple­nas. A me­di­da que pa­sa el tiem­po se crea una es­pe­cie de hor­mo­na de la fe­li­ci­dad en al­gu­nas mu­je­res em­ba­ra­za­das que les ha­ce sen­tir­se es­pe­cial­men­te ben­de­ci­das y agra­de­ci­das a la vi­da, sa­bién­do­se po­see­do­ras de al­go tan her­mo­so como es una vi­da. Si es­to es así, lle­vo días pre­gun­tán­do­me en qué mo­men­to co­mien­za la ma­dre a sen­tir­se cul­pa­ble por no ha­cer las la­bo­res de ma­dre como de­be y quie­re. Es al­go que me in­quie­ta.

Ca­si to­das las ma­dres (y aquí de­bo in­cluir a los pa­dres más com­pro­me­ti­dos, que los hay, y mu­chos, ¡ojo!) se sien­ten ape­sa­dum­bra­das por no de­di­car tiem­po su­fi­cien­te a sus hi­jos. Pe­ro cuán­tas ve­ces nos han di­cho nues­tras ma­dres: «Mien­tras le pon­gas ca­ri­ño, es­tá bien he­cho».

En­ton­ces, ¿por qué sur­ge esa sen­sa­ción de cul­pa? ¿Quién nos di­jo que de­bía­mos ser per­fec­tos? ¿Qué cla­se de pa­dres, ma­dres y edu­ca­do­res so­mos si no nos per­mi­ti­mos errar, au­sen­tar­nos, de­di­car­nos a lo que ne­ce­si­ta­mos? Ten­go la sen­sa­ción de que el con­cep­to de cul­pa lo te­ne­mos muy arrai­ga­do y hay un error de per­cep­ción. No hay na­da que jus­ti­fi­car. Hay mu­cho que apren­der y evo­lu­cio­nar, pe­ro so­bre to­do que re­plan­tear. Ni las ma­dres ni los pa­dres ocu­pa­dos en ex­ce­so son cul­pa­bles de aban­dono, ni hay na­da que no se pue­da com­pen­sar. Co­men­ce­mos por pen­sar qué es lo prio­ri­ta­rio en nues­tras vi­das y en qué nos pue­den acom­pa­ñar nues­tros hi­jos.

Igual que no­so­tros acom­pa­ña­re­mos a nues­tros ‘pe­ques’ en aque­llo que es ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te pa­ra ellos. Jue­gos, ac­ti­vi­da­des es­co­la­res y co­ti­dia­nas de ca­sa, bien en­ten­di­das y con de­di­ca­ción plena, tie­nen to­do el po­der pa­ra dar­nos la ale­gría que ne­ce­si­ta­mos am­bas par­tes. Pe­ro, por fa­vor, no nos sin­ta­mos cul­pa­bles por no lle­gar a to­do. Sí de­be­ría­mos sen­tir la res­pon­sa­bi­li­dad. Y des­de ahí, su­mar y me­jo­rar.

Fue­ra cul­pas y apro­ve­che­mos es­ta re­fle­xión como ex­cu­sa pa­ra pre­gun­tar­nos si vi­vi­mos como que­re­mos, si reí­mos lo su­fi­cien­te y dón­de que­dó aque­lla ilu­sión y fe­li­ci­dad in­fi­ni­ta que sen­tía­mos cuan­do es­pe­rá­ba­mos aquel be­bé.

Y si no vi­vi­mos como que­re­mos o nos plan­tea­mos en su día, vea­mos en qué mo­men­to nos des­pis­ta­mos y có­mo po­de­mos re­to­mar esa sen­da. Con pe­que­ños ges­tos y ac­ti­vi­da­des. Pue­de ser in­clu­so col­gan­do al­gu­na fo­to en la ne­ve­ra de las que nos re­cuer­dan esos pe­que­ños ob­je­ti­vos. Y com­par­tá­mos­lo con ellos, los sa­bios de la ca­sa y ha­gá­mos­les par­tí­ci­pes de lo que que­re­mos con­se­guir con, pa­ra y por ellos.

De­je­mos de la­do esa per­cep­ción equi­vo­ca­da de la cul­pa que no sir­ve mas que pa­ra sen­tir­nos unos pa­dres mi­se­ra­bles y va­cíos que al fi­nal re­per­cu­te en ellos. Po­co y bueno, como los ali­men­tos, es me­jor que du­ra­de­ro en el tiem­po y me­dio­cre. Ali­men­te­mos la mo­ti­va­ción que nos hi­zo crear esa fa­mi­lia be­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.