NUE­VE AÑOS CON LA IN­FAN­TA SO­FÍA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - INFORME -

LLa In­fan­ta So­fía cum­pli­rá nue­ve años el pró­xi­mo vier­nes 29 de abril y, como es ha­bi­tual en una ni­ña de esa edad, ape­nas tie­ne bio­gra­fía. En con­cre­to, ocu­pa 13 lí­neas en la página web de la Ca­sa del Rey, mien­tras que la de su her­ma­na, la Princesa de As­tu­rias, tie­ne 37 lí­neas, por­que al ser la he­re­de­ra de la Co­ro­na le co­rres­pon­den va­rios tí­tu­los, los de los pri­mo­gé­ni­tos de los rei­nos de Cas­ti­lla, Ara­gón y Na­va­rra, en­tre otros.

Mien­tras que la ma­yor, Leo­nor, es­tá lla­ma­da a ser Rei­na de Es­pa­ña, So­fía po­drá ele­gir su des­tino con re­la­ti­va li­ber­tad, den­tro de los lí­mi­tes que con­lle­va ser la se­gun­da en la lí­nea de su­ce­sión has­ta que su her­ma­na ten­ga des­cen­den­cia. Pe­ro, de mo­men­to, la vi­da de las dos her­ma­nas trans­cu­rre de for­ma pa­ra­le­la: el mis­mo co­le­gio, la mis­ma edu­ca­ción y los mis­mos jue­gos.

Una de las po­cas di­fe­ren­cias que el Rey ha es­ta­ble­ci­do has­ta aho­ra con sus hi­jas ha si­do el per­fil de los pa­dri­nos de ca­da una: los Reyes Juan Car­los y So­fía, en el ca­so de Leo­nor, y el prín­ci­pe Cons­tan­tino de Bul­ga­ria y su abue­la ma­ter­na, Pa­lo­ma Ro­ca­so­lano, en el de So­fía. La otra di­fe­ren­cia es que don Fe­li­pe re­co­no­ció a su hi­ja ma­yor con la má­xi­ma con­de­co­ra­ción que pue­de otor­gar, el co­llar de la Or­den del Toi­són, cuan­do la ni­ña cum­plió diez años. Una dis­tin­ción, que obe­de­cía a ra­zo­nes de tra­di­ción y de con­ti­nui­dad, con la que se que­ría ins­ti­tu­cio­na­li­zar la fi­gu­ra de la Princesa como he­re­de­ra.

Como es ha­bi­tual en la Fa­mi­lia Real es­pa­ño­la, el cum­plea­ños de So­fía se ce­le­bra­rá en pri­va­do. En otras Ca­sas Reales tie­nen por cos­tum­bre di­fun­dir imá­ge­nes de los Prín­ci­pes con mo­ti­vo de sus aniver­sa­rios, pe­ro en Zar­zue­la no exis­te ese há­bi­to ni na­die es par­ti­da­rio de ins­tau­rar­lo. La úni­ca ex­cep­ción se pro­du­jo cuan­do don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia cum­plie­ron 40 años y la Ca­sa del Rey dis­tri­bu­yó unas imá­ge­nes con ese mo­ti­vo.

Los Reyes pre­fie­ren com­par­tir con la opi­nión pú­bli­ca sus aniver­sa­rios ins­ti­tu­cio­na­les, como ocu­rrió al cum­plir­se un año de la pro­cla­ma­ción. En esa oca­sión, di­fun­die­ron 70 fo­to­gra­fías y 23 ví­deos, al­gu­nos de ellos con imá­ge­nes iné­di­tas y fa­mi­lia­res. En uno de esos ví­deos, se pu­do co­no­cer una de las anéc­do­tas pro­ta­go­ni­za­das por la in­fan­ta So­fía, una ni­ña in­ge­nio­sa, ocu­rren­te y di­ver­ti­da, se­gún cuen­tan quie­nes me­jor la co­no­cen.

En la gra­ba­ción se po­día ver a la Rei­na y a sus dos hi­jas acer­car­se al he­li­puer­to de La Zar­zue­la pa­ra re­ci­bir al Rey, que re­gre­sa­ba de Aquis­grán (Ale­ma­nia), don­de ha­bía asis­ti­do a la en­tre­ga del pre­mio Car­los V al pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo. De ca­mino a ca­sa, las ni­ñas asae­tea­ron a su pa­dre con pre­gun­tas y que­rían sa­ber si él ha­bía en­tre­ga­do el ga­lar­dón o lo ha­bía re­ci­bi­do. Cuan­do don Fe­li­pe les acla­ró que él so­lo ha­bía asis­ti­do como in­vi­ta­do, So­fía le res­pon­dió un tan­to ex­tra­ña­da: «Yo creía que tú tra­ba­ja­bas dan­do pre­mios».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.