MAR­LE­NE DIETRICH ATE­RRI­ZA EN PA­RÍS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - LO ÚLTIMO -

Su ca­rre­ra en el ci­ne es­ta­ba prác­ti­ca­men­te aca­ba­da, pe­ro aun te­nía mu­cho que de­cir so­bre los es­ce­na­rios de medio mun­do. En Las Ve­gas lle­gó a ga­nar 30.000 dó­la­res por se­ma­na, en Broad­way le con­ce­die­ron un pre­mio Tony, la BBC re­trans­mi­tió su con­cier­to en Lon­dres, en Israel se atre­vió a can­tar en ale­mán... Has­ta cru­zó el Telón de Ace­ro pa­ra ac­tuar en Mos­cú con su fa­mo­so abri­go de plu­mas de cis­ne y un es­pec­ta­cu­lar co­llar de dia­man­tes. So­lo Ale­ma­nia se le re­sis­tió. Sus com­pa­trio­tas nun­ca pu­die­ron per­do­nar­le que apo­ya­ra a las tro­pas alia­das du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial. En Ber­lín re­ci­bió va­rias ame­na­zas de bom­ba e in­clu­so una mu­jer la es­cu­pió en la ca­ra. La gi­ra fue un desas­tre y ella se pro­me­tió a sí mis­ma no vol­ver ja­más. Por eso, qui­zá, le su­po tan bien el re­ci­bi­mien­to que le pre­pa­ra­ron en Pa­rís. To­das las cá­ma­ras es­tu­vie­ron pen­dien­tes de ella y si­guie­ron ca­da uno de sus pa­sos des­de que ba­jó del avión. En la rue­da de pren­sa, la Dietrich se en­car­gó de en­se­ñar bien esas pier­nas que a los 60 años se­guían sien­do es­tu­pen­das. Ac­tuó du­ran­te una se­ma­na en el tea­tro Olym­pia. Des­pués de ca­da con­cier­to, el es­ce­na­rio aca­ba­ba cu­bier­to de ro­sas y las ova­cio­nes se pro­lon­ga­ban has­ta que la ar­tis­ta pe­día a su pú­bli­co que, por fa­vor, la de­ja­ran mar­char. Tam­bién hu­bo quien se que­jó del pre­cio de las en­tra­das: unos 25 eu­ros de la épo­ca. An­te eso, Mar­le­ne con­tes­ta­ba siem­pre: «Pa­gan por ver a la mu­jer más gla­mu­ro­sa del mun­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.