AGEN­DA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - INFORME - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

EEn la mo­nar­quía es­pa­ño­la siem­pre ha exis­ti­do la tra­di­ción de ce­le­brar el san­to del Rey, aun­que con el pa­so de los años es­ta ce­re­mo­nia fue per­dien­do pom­pa y bri­llo, y ga­nan­do aus­te­ri­dad. En tiem­pos de Al­fon­so XIII, el Rey con­ce­día ge­ne­ro­sos in­dul­tos y ofre­cía va­rias re­cep­cio­nes y una gran ce­na de ga­la en el Pa­la­cio Real. In­clu­so, cuan­do don Al­fon­so era de­ma­sia­do ni­ño pa­ra asis­tir a fies­tas noc­tur­nas, su ma­dre, la Rei­na Ma­ría Cristina, pre­si­día los ban­que­tes ce­le­bra­dos en ho­nor del mo­nar­ca au­sen­te. Era una fies­ta tan con­so­li­da­da que tam­bién se man­te­nía cuan­do la Fa­mi­lia Real es­ta­ba de lu­to, el cual que­da­ba in­te­rrum­pi­do du­ran­te el tiempo que du­ra­ra la ga­la.

Des­pués, cuan­do don Juan Car­los fue pro­cla­ma­do Rey, man­tu­vo la cos­tum­bre de dar más pro­yec­ción a su ono­más­ti­ca que a su cum­plea­ños, pe­ro adap­tó la ce­le­bra­ción a los nue­vos tiem­pos, y el día de San Juan Bautista (24 de ju­nio) ofre­cía re­cep­cio­nes en los jar­di­nes del Cam­po del Moro, a las que in­vi­ta­ba a cien­tos de per­so­nas en re­pre­sen­ta­ción de los dis­tin­tos sec­to­res de la so­cie­dad. Al­gún año tras­la­dó su san­to a los Reales Al­cá­za­res de Se­vi­lla y al Club Náu­ti­co de Las Pal­mas y, tras el fa­lle­ci­mien­to de su pa­dre, el con­de de Bar­ce­lo­na, sus­ti­tu­yó la re­cep­ción por una sen­ci­lla ce­le­bra­ción en La Zar­zue­la, a la que so­lo asis­tían las más al­tas au­to­ri­da­des del Es­ta­do. Al­gu­nas ono­más­ti­cas le sor­pren­die­ron de via­je, en Aus­tra­lia, No­rue­ga, Cas­te­llón, Ga­li­cia y Za­ra­go­za, o en el avión, rum­bo a Chi­na. So­lo vol­vió a ce­le­brar su san­to una vez más en el Pa­la­cio Real, cuan­do con­de­co­ró a los pa­dres de la Cons­ti­tu­ción. A par­tir de 2010, cuan­do sus­pen­dió la re­cep­ción tras la muer­te de 12 jó­ve­nes en la vía del tren de Cas­tell­de­fels, no vol­vió a ce­le­brar su san­to en pú­bli­co.

Don Fe­li­pe, sin em­bar­go, no ha re­cu­pe­ra­do la cos­tum­bre de ce­le­brar su ono­más­ti­ca más allá del ám­bi­to pri­va­do. Tan dis­cre­ta ha si­do siem­pre es­ta ce­le­bra­ción, tan­to cuan­do era Prín­ci­pe de As­tu­rias co­mo aho­ra, que la ma­yor par­te de la gen­te no tie­ne idea de cuán­do es su san­to. Lo cier­to es que el Rey lo ce­le­bra el 3 de ma­yo, día de San Fe­li­pe Após­tol.

Fue pre­ci­sa­men­te esa fe­cha del año 1981 la que es­co­gió su pa­dre pa­ra con­ce­der­le el Co­llar de la Or­den del

Toi­són de Oro,

EL SAN­TO NO CE­LE­BRA­DO DEL REY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.