LA RE­LA­CIÓN PROHI­BI­DA DE GLENN CLOSE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - LO ÚLTIMO -

Fí­jen­se có­mo le bri­llan los ojos y la ter­su­ra de su piel. Pue­de ser por la fe­li­ci­dad de vol­ver al tea­tro des­pués de ha­ber triun­fa­do en el ci­ne con tí­tu­los co­mo Atrac­ción fa­tal o Las amis­ta­des pe­li­gro­sas. Glenn Close, de he­cho, em­pe­zó ha­cien­do mu­si­ca­les en Broad­way. Aun­que po­dría tra­tar­se de un mo­ti­vo mu­cho más po­de­ro­so: la inevi­ta­ble y re­ju­ve­ne­ce­do­ra lu­ju­ria. Y es que ya na­die re­cuer­da Brooklyn Laundry, la obra que en­ton­ces la ac­triz es­ta­ba en­sa­yan­do, pe­ro sí la tó­rri­da historia de amor que sur­gió en los ca­me­ri­nos en­tre ella, la es­tre­lla in­dis­cu­ti­ble de la fun­ción, y un jo­ven­ci­to lla­ma­do Woody Ha­rrel­son, que se ha­bía he­cho fa­mo­so in­ter­pre­tan­do a un camarero sin de­ma­sia­das lu­ces en la se­rie Cheers. Glenn te­nía 44 y él, 29. El ro­man­ce du­ró sie­te años. Ella lo re­co­no­ció en 1994 co­mo un es­car­ceo sin la me­nor im­por­tan­cia que ya ha­bía aca­ba­do. Pe­ro la reali­dad era muy dis­tin­ta: am­bos se­guían vién­do­se y apro­ve­cha­ban cual­quier opor­tu­ni­dad pa­ra te­ner un nue­vo en­cuen­tro. Da­ba igual que ya en­ton­ces él vi­vie­ra con su ac­tual mu­jer y exa­sis­ten­te per­so­nal, Laura Louie, o que ella man­tu­vie­ra otras re­la­cio­nes más o me­nos es­ta­bles. Un ami­go de Woody re­cor­da­ba así có­mo fun­cio­na­ban las co­sas: «Se en­ce­rra­ban en el dor­mi­to­rio du­ran­te ho­ras. Nun­ca te­nían bas­tan­te el uno del otro, es­ta­ban com­ple­ta­men­te obsesionados, era igual que en Atrac­ción fa­tal». A am­bos ac­to­res, al pa­re­cer, les unía tam­bién una gran amis­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.