CON­TI­NUA PRO­VI­SIO­NA­LI­DAD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PARTY TIME - PON EL CO­RA­ZÓN POR AN­NE IGARTIBURU

IIn­quie­tos es co­mo es­ta­mos los ciu­da­da­nos y no es pa­ra me­nos. El país es­tá, si me per­mi­tís la ex­pre­sión, huér­fano de man­do y de­ci­sión, por una pró­rro­ga que du­ra de­ma­sia­do tiem­po ya. Mien­tras unos sa­ben que no pue­den de­ci­dir mu­chos asun­tos por­que es­tán en fun­cio­nes, otros se en­tre­tie­nen fan­ta­sean­do con lo que po­drían cam­biar con la ex­cu­sa de dar un gi­ro en la po­lí­ti­ca. No qui­sie­ra yo des­acre­di­tar a nin­gu­na per­so­na que de­ci­de, en teo­ría, en­tre­gar su tiem­po a la so­cie­dad por vo­ca­ción.

Y es que, ade­más, pa­re­ce que no pa­sa na­da. Y pa­sa, cla­ro que pa­sa. Es­ta con­ti­nua pro­vi­sio­na­li­dad es­tá fre­nan­do de­ci­sio­nes im­por­tan­tes de las que qui­zá aho­ra los ciu­da­da­nos de a pie no nos de­mos cuen­ta, pe­ro que al­gún día lo no­ta­re­mos. ¿Cuán­to tiem­po más va­mos a so­por­tar la ten­sión de es­ta go­ma que se alar­ga co­mo un chi­cle? Se­gui­mos las no­ti­cias co­mo si fue­ra el día de la mar­mo­ta. Y aquí ya so­lo que­da ha­cer bro­mas jo­co­sas en for­ma de vi­ñe­ta. Pe­ro no es gua­sa. Que sea com­pli­ca­do de so­lu­cio­nar no quie­re de­cir que nues­tros po­lí­ti­cos ten­gan de­re­cho a afe­rrar­se a su ego pa­ra no sa­lir de es­ta trin­che­ra en la que se han apol­tro­na­do mien­tras has­ta el Je­fe de Es­ta­do se mo­vi­li­za pa­ra agi­li­zar la crea­ción de un Go­bierno que to­me las rien­das del país. Frau­des, es­ta­fas, co­rrup­ción, afo­ra­mien­tos, pa­pe­les pa­na­me­ños, li­ber­ta­des pro­vi­sio­na­les y en­tra­das en pri­sión, sin­ce­ra­men­te nos da ya to­do igual.

Va­mos so­bre­lle­van­do con ca­si im­per­cep­ti­ble ago­nía, una si­tua­ción que no pue­de ni de­be ex­ten­der­se más en el tiem­po, mien­tras es­ta­mos en­tre­te­ni­dos con nues­tros líos co­ti­dia­nos. En al­go más de tres me­ses he­mos vis­to fi­chas mo­ver­se tan­to, dar­dos lan­za­dos tan fuer­te y jue­gos de es­con­di­te in­glés tan evi­den­tes que ya to­do nos pa­re­ce ca­si un di­ver­ti­men­to.

Pe­ro no lo es, se­ño­res. Con la po­se de que se lo to­man en se­rio, se arro­jan acu­sa­cio­nes y ya sa­be­mos que a fi­na­les de ju­nio nos to­ca­rá vo­tar. ¿Qué pa­sa­rá en­ton­ces? ¿Ha­brá acuer­do? ¿Nos di­re­mos que po­drían ha­ber­lo he­cho an­tes? In­quie­tud y al­go de pe­na por to­do lo que su­ce­de y por­que es­te ‘lim­bo’ ne­ce­si­ta una so­lu­ción ‘pa­ra ayer’. No me con­for­mo con pen­sar des­de la re­sig­na­ción y re­pe­tir­me in­dig­na­da que te­ne­mos los po­lí­ti­cos y el país que nos me­re­ce­mos. Con­si­de­ro que me­re­ce­mos al­go más com­pro­me­ti­do y res­pon­sa­ble que den ejem­plo sin po­ner ca­ras de pó­quer. Ser po­lí­ti­co, ade­más de una vo­ca­ción, es una pro­fe­sión que hay que ejer­cer con con­cien­cia y res­pon­sa­bi­li­dad ade­más de di­li­gen­cia, ho­nes­ti­dad y, co­mo no, un po­qui­to de pa­sión y ale­gría. Una can­ción pa­ra la oca­sión: ‘KISS’, de Prin­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.