“HE PO­DI­DO DE­MOS­TRAR LA VER­DAD DE MI MA­DRE”

EL TIEM­PO Y LA JUS­TI­CIA LE HAN ACA­BA­DO DAN­DO LA RA­ZÓN: EL TO­RE­RO MA­NUEL BE­NÍ­TEZ ES SU PA­DRE BIO­LÓ­GI­CO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PARTY TIME - POR BEATRIZ COR­TÁ­ZAR

El pa­sa­do 4 de ma­yo Ma­nuel Be­ní­tez, ‘el Cor­do­bés’, cum­plió 80 años y lo hi­zo con un cam­bio en su Li­bro de fa­mi­lia ya que a tan avan­za­da edad, se ha con­ver­ti­do en pa­dre por sép­ti­ma vez. Un día an­tes se hi­zo pú­bli­ca la sen­ten­cia del juez ra­ti­fi­can­do que exis­te una re­la­ción pa­ter­no­fi­lial en­tre él y Ma­nuel Díaz. El jo­ven to­re­ro ya sa­be a cien­cia cier­ta que el Cor­do­bés es su pa­dre, se­cre­to a vo­ces des­de que na­ció, pe­ro que ha ne­ce­si­ta­do dos aná­li­sis de ADN pa­ra de­jar cla­ro que la fia­bi­li­dad es del 99,9%, co­mo ex­pli­ca su abo­ga­do Fer­nan­do Osu­na. A Ma­nuel Díaz y a los cin­co hi­jos que Be­ní­tez tu­vo con Mar­ti­na Fraus­se se su­ma la que la Jus­ti­cia le ad­ju­di­có en el año 2000, tras ne­gar­se a so­me­ter­se a la prue­ba de ADN co­mo pi­dió un juez de Cór­do­ba tras ana­li­zar las prue­bas pre­sen­ta­das. Su ne­ga­ti­va fue su­fi­cien­te ar­gu­men­to pa­ra que de­cla­ra­ran a Ma­ría Ángeles hi­ja le­gal sin que has­ta la fe­cha –y han pa­sa­do 16 años– el ma­ta­dor se ha­ya in­tere­sa­do en fre­cuen­tar­la ni tan si­quie­ra vi­si­tar el bar que re­gen­ta en la ciu­dad an­da­lu­za. «Por eso no en­tien­do la in­sis­ten­cia de Ma­nuel Díaz en re­pe­tir que le de­ja­ría una ha­bi­ta­ción a su pa­dre, si le hi­cie­ra fal­ta. Yo no com­par­to mu­chas co­sas que es­tá ha­cien­do Ma­nuel, pe­ro ca­da cual tie­ne su for­ma de en­ten­der la vi­da. A mi pa­dre no le he pe­di­do ni una pen­sión ni na­da pa­re­ci­do, ya que ten­go dos ma­nos pa­ra ga­nar­me la vi­da por mí mis­ma, pe­ro evi­den­te­men­te no re­nun­cia­ré a na­da que me per­te­nez­ca por Ley», avi­sa Ma­ría Ángeles. La jo­ven guar­da un ex­tra­or­di­na­rio pa­re­ci­do fí­si­co con su pa­dre, al que tam­bién se ase­me­ja en per­so­na­li­dad y fuer­za a la ho­ra de ha­blar.

PA­TER­NI­DAD DENEGADA

A Be­ní­tez le ad­ju­di­ca­ron un oc­ta­vo hi­jo que vi­vía en Es­ta­dos Uni­dos y fa­lle­ció du­ran­te un ti­ro­teo con la po­li­cía sin que se ha­ya vuel­to a te­ner no­ti­cias de su ma­dre. Tras una sen­ten­cia fa­vo­ra­ble, hu­bo un vuel­co ju­di­cial al

de­mos­trar en el re­cur­so que se ha­bían pre­sen­ta­do prue­bas fal­sas y de ahí que se de­ne­ga­ra esa pa­ter­ni­dad, que siem­pre fue más que sos­pe­cho­sa.

LA ALE­GRÍA DE MA­NUEL

El pa­sa­do 28 de abril Ma­nuel Díaz via­jó con su mu­jer, Vir­gi­nia Tro­co­nis, has­ta Cór­do­ba pa­ra es­tar an­te del juez cuan­do se pre­sen­ta­ron los re­sul­ta­dos. A sus 47 años, el to­re­ro dio el pa­so que po­ne las co­sas en su si­tio y de­ja a su ma­dre en el lu­gar que tan­tas ve­ces de­fen­dió. «He po­di­do de­mos­trar la ver­dad de mi ma­dre. Gra­cias a to­dos los que du­ran­te es­tos años me han apo­ya­do», de­cla­ra­ba el dies­tro. La au­sen­cia de Ma­nuel Be­ní­tez en el juz­ga­do era al­go pre­vi­si­ble. «Es una pe­na por­que hoy ha te­ni­do la gran opor­tu­ni­dad de de­mos­trar que ade­más de una gran fi­gu­ra del to­reo es tam­bién un buen hom­bre » , de­cía Díaz. «He te­ni­do un pa­dre de hu­mo, aho­ra mis hi­jos tie­nen un abue­lo de ver­dad», aña­dió emo­cio­na­do. El abo­ga­do Osu­na si acla­ró que pien­san pe­dir que pa­guen las cos­tas del pro­ce­so y que se que­dó tran­qui­lo con el re­sul­ta­do de un jui­cio muy rá­pi­do. «Es­toy tran­qui­lo, fe­liz no pue­do sen­tir­me por­que to­do ha te­ni­do que pro­du­cir­se por vía ju­di­cial, pe­ro me en­cuen­tro bien y sa­tis­fe­cho. Aho­ra so­lo quie­ro ir­me a co­mer a ca­sa de mi ma­dre», de­cía Be­ní­tez en la puer­ta del juz­ga­do. Ya en el ca­lor del ho­gar ma­terno, el to­re­ro pu­do vi­vir en la in­ti­mi­dad la re­sa­ca de un día de lo mas in­ten­so. Aun­que in­tuía que su pa­dre no iba a per­so­nar­se, siem­pre que­da­ba la re­mo­ta es­pe­ran­za de po­der ver­le y dar­le el abra­zo que du­ran­te 47 años ha pe­di­do por ac­ti­va y por pa­si­va. Pe­ro una vez más, el pa­dre no es­tu­vo a la al­tu­ra. Con ese jui­cio se po­ne fi n a una his­to­ria que ha na­rra­do en dis­tin­tos mo­men­tos. El Cor­do­bés co­no­ce por bo­ca de Ma­ría Do­lo­res los apu­ros que vi­vió cuan­do se que­dó em­ba­ra­za­da del dies­tro y es­te le dio la es­pal­da. Eran los años 60 en una Es­pa­ña don­de el qué di­rán afec­ta­ba a las fa­mi­lias has­ta el pun­to de te­ner que aver­gon­zar­se por ser una ma­dre sol­te­ra. La úni­ca vez que su ma­dre se acer­có al Cor­do­bés pa­ra de­cir­le que es­ta­ba em­ba­ra­za­da fue en un en­cuen­tro en un ho­tel de Ma­drid don­de el dies­tro se pre­pa­ra­ba pa­ra to­rear en Las Ven­tas. Tras co­no­cer su es­ta­do, se qui­tó el re­loj de oro que lle­va­ba en la mu­ñe­ca y le dio un fa­jo de bi­lle­tes. Y nun­ca más qui­so sa­ber na­da de su hi­jo ni cuan­do de­bu­tó en los rue­dos ni cuan­do se ca­só con la hi­ja de su ín­ti­mo ami­go Martín Be­rro­cal ni tam­po­co cuan­do pa­só por ur­gen­cias tras las más de 20 cor­na­das que lle­va co­si­das en el cuer­po.

El Cor­do­bés con su ma­dre, Ma­ría Do­lo­res Díaz. Ella siem­pre se ha man­te­ni­do en un dis­cre­to se­gun­do plano.

Be­ní­tez ha te­ni­do cin­co hi­jos con Mar­ti­na Frays­se: Ma­ría Isa­bel, Ma­nuel, Ra­fael Mar­ti­na y Ju­lio.

A la iz­da., Ma­ría Ángeles, re­co­no­ci­da co­mo hi­ja le­gal de Be­ní­tez. A la dcha., Ma­nuel Díaz sa­lu­dan­do a Be­ní­tez. Arri­ba, es­te con su mu­jer, Mar­ti­na, y su hi­jo Ju­lio, que tam­bién es to­re­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.