“A MA­NUEL BE­NÍ­TEZ HA­BÍA QUE DE­CIR­LE QUIÉN ERA SU HI­JO”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PARTY TIME - POR ROCÍO BARROSO

Es su ex­mu­jer y mant ie­ne una re­la­ción en­vi­dia­ble con Ma­nuel, y no so­lo por Al­ba, la hi­ja que tie­nen en co­mún. Por es­to no es ex­tra­ño que Vicky com­par­ta la fe­li­ci­dad de su ex­ma­ri­do, pe­ro sí sor­pren­de to­do lo que di­ce que tie­ne que con­tar res­pec­to a la his­to­ria que el dies­tro ha vi­vi­do con su pa­dre. Co­ra­zón ¿Le ha fe­li­ci­ta­do? Vicky Martín Be­rro­cal ¡ Qué re­ga­la­zo! De los que te da la vi­da. Te­nía que ser aho­ra. Me ca­sé con él cuan­do la vi­da le era muy com­pli­ca­da y es­te pa­so era im­pen­sa­ble. Me en­te­ré ha­ce unos me­ses y no creí que real­men­te lo die­ra. C. ¿ Có­mo lo ha en­con­tra­do? V.M.B. Fe­liz y tran­qui­lo. Su ver­dad la sa­bía él y no ne­ce­si­ta­ba que na­die le di­je­ra ni una vez más quién era su pa­dre, pe­ro a Ma­nuel Be­ní­tez ha­bía que de­cir­le quién era su hi­jo. Es lo que mar­ca la gran di­fe­ren­cia. C. ¿Se ha emo­cio­na­do? V. M. B. Lle­vo llo­ran­do… Ten­go mu­cho que de­cir en es­ta his­to­ria, pe­ro es­toy res­pe­tan­do sus tiem­pos por­que son los gran­des pro­ta­go­nis­tas. He con­vi­vi­do con los dos. Uno ha si­do mi ma­ri­do y los dos abue­los de mi hi­ja eran ín­ti­mos ami­gos, uña y car­ne. Me to­ca por to­dos los la­dos. No soy ‘la mu­jer de’ que de re­pen­te vi­vió la his­to­ria de Ma­nuel ni ‘la hi­ja de’. He vi­vi­do jun­to a uno de ellos y he con­vi­vi­do con to­dos ellos. He vis­to, es­cu­cha­do y sen­ti­do mu­cho. C. ¿Có­mo vi­ve Al­ba es­ta his­to­ria? Díaz es su pa­dre y Be­ní­tez, su abue­lo y ami­go de la fa­mi­lia. V.M.B. Vi­ve to­da la fe­li­ci­dad del pa­dre y es él quien tie­ne que con­tar­le su his­to­ria des­de el prin­ci­pio has­ta el fi­nal, pe­ro es­tá fe­liz. ¿Quién no va a es­tar­lo? Si Es­pa­ña en­te­ra es­tá fe­liz. C. Ma­nuel ha di­cho que es­to era en bue­na par­te por sus hi­jos. V.M.B. Es­tá bien, es lo su­yo. C. ¿Le ale­gra­ría que su hi­ja co­no­cie­ra a su abue­lo? V.M.B. A mí me ale­gra­rían tan­tas co­sas… Ha­ce 40 años no es­ta­ría­mos ha­blan­do de es­to, ni si quie­ra ha­ce cin­co. Hay mu­cha his­to­ria, es apa­sio­nan­te y en­tien­do que me lo pre­gun­téis. Ha­bien­do una ter­ce­ra prue­ba de san­gre no hay na­da más que pue­da con­fir­mar que la ver­dad de esa ma­dre era la ver­dad, con ma­yús­cu­las. Cuan­do ellos ter­mi­nen ha­bla­ré con li­ber­tad. C. ¿Le ha prohi­bi­do Ma­nuel que ha­ble de mo­men­to? V. M. B. Ma­nuel no me ha prohi­bi­do nun­ca na­da. Es por res­pe­to y ten­go mu­cho. C. Es ad­mi­ra­ble la bue­na re­la­ción que man­tie­nen… V. M. B. Es la ad­mi­ra­ción. Cuan­do se ter­mi­na, se aca­ba to­do. Las his­to­rias tie­nen sus más y sus me­nos, pe­ro los ad­mi­ro y los quie­ro. Vir­gi­nia iba ves­ti­da de mí en la fe­ria y la gen­te pre­gun­ta­ba ex­tra­ña­da. No es la pri­me­ra vez, pe­ro to­da­vía se sor­pren­den cuan­do di­go ‘Ma­nuel qué gran pa­dre eres’ o ‘qué va­lien­te por­que ha­yas lu­cha­do por tu ver­dad’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.