DE­RE­CHO A SER JUZ­GA­DA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PARTY TIME - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

AA es­tas al­tu­ras, lo peor que le po­día pa­sar a la In­fan­ta Cristina y a la ima­gen de la Co­ro­na es que no fue­ra juz­ga­da. Al­go que po­dría ocu­rrir si fi­nal­men­te se di­suel­ve el sin­di­ca­to Ma­nos Lim­pias des­pués de que su má­xi­mo res­pon­sa­ble, Mi­guel Ber­nad, ha­ya si­do de­te­ni­do por la Po­li­cía y en­via­do a pri­sión por el juez.

El pro­ce­so ju­di­cial del ca­so Nóos em­pe­zó a con­ver­tir­se en un es­per­pen­to ha­ce mu­cho tiem­po. Los cam­bios de opinión del juez que lo ins­tru­yó, José Cas­tro, ya fue­ron muy lla­ma­ti­vos. Pri­me­ro ar­gu­men­tó que do­ña Cristina no de­bía ser impu­tada y aca­bó ha­cien­do to­do lo con­tra­rio, an­tes de re­co­no­cer que hu­bie­ra acep­ta­do ir en las lis­tas de Po­de­mos de las pa­sa­das elec­cio­nes, si se lo hu­bie­sen ofre­ci­do an­tes de pe­dir la pró­rro­ga de su ca­rre­ra. Des­pués fue el juez Juan Pe­dro Ylla­nes, en­car­ga­do de juz­gar el ca­so Nóos, quien pi­dió una ex­ce­den­cia pa­ra en­ca­be­zar las lis­tas de ese mis­mo par­ti­do en Ba­lea­res.

Pe­ro lo más in­creí­ble de es­te pro­ce­so es que la úni­ca acu­sa­ción que pe­sa con­tra la In­fan­ta pro­ce­da de un sin­di­ca­to que, a su vez, es­tá acu­sa­do de ex­tor­sión, ame­na­zas y per­te­nen­cia a or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal. Su­pues­ta­men­te, tan­to Ber­nad co­mo el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Aus­banc, Luis Pineda, for­ma­ban par­te de una tra­ma que ex­tor­sio­na­ba a en­ti­da­des ban­ca­rias a cam­bio de no ini­ciar cau­sas ju­di­cia­les con­tra ellas.

O, co­mo pre­sun­ta­men­te hi­cie­ron en el ca­so de do­ña Cristina, pe­dían im­por­tan­tes can­ti­da­des de di­ne­ro pa­ra re­ti­rar ac­cio­nes pe­na­les que ya es­ta­ban en mar­cha. En cir­cuns­tan­cias nor­ma­les, lo na­tu­ral ha­bría si­do que el abo­ga­do de la In­fan­ta, Miquel Ro­ca, hu­bie­ra pre­sen­ta­do una de­nun­cia con­tra el sin­di­ca­to cuan­do es­ta or­ga­ni­za­ción pi­dió tres mi­llo­nes de eu­ros a La Cai­xa y al Sa­ba­dell a cam­bio de re­ti­rar la acu­sa­ción con­tra ella. Y, des­pués de de­nun­ciar­lo, cual­quier abo­ga­do ha­bría so­li­ci­ta­do la re­ti­ra­da de la acu­sa­ción pa­ra evi­tar que su clien­te fue­ra juz­ga­do. Sin em­bar­go, en lu­gar de de­nun­ciar es­te su­pues­to chan­ta­je, Ro­ca se li­mi­tó a po­ner­lo en co­no­ci­mien­to de la Po­li­cía. Cla­ra­men­te, el le­tra­do no que­ría in­ter­fe­rir en el jui­cio que se es­tá ce­le­bran­do en Pal­ma de Ma­llor­ca y era par­ti­da­rio de que el pro­ce­so si­guie­ra su cur­so na­tu­ral.

Pe­ro aho­ra, el des­mo­ro­na­mien­to de Ber­nad y su de­seo de re­ti­rar to­das las cau­sas ju­di­cia­les que tie­ne abier­tas po­dría de­jar a la In­fan­ta sin el jui­cio al que tie­ne de­re­cho, des­pués de años de lin­cha­mien­to me­diá­ti­co.

Lo peor que le po­dría pa­sar a do­ña Cristina es que, des­pués de to­do, aban­do­na­ra el ban­qui­llo de los acu­sa­dos por un ata­jo. Aho­ra ya po­de­mos in­tuir la ca­ta­du­ra mo­ral de quie­nes la acu­sa­ron, pe­ro to­da­vía hay que des­pe­jar las du­das arro­ja­das so­bre la pre­sun­ción de inocen­cia de la In­fan­ta. Las acu­sa­cio­nes de Ma­nos Lim­pias a do­ña Cristina han oca­sio­na­do un da­ño co­la­te­ral irre­pa­ra­ble a la ima­gen de la Co­ro­na pe­ro, aun mo­ri­bun­do, es­te sin­di­ca­to pue­de dar un co­le­ta­zo más: pri­var a una In­fan­ta de Es­pa­ña de un jui­cio jus­to y ne­ce­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.