ASÍ CONS­TRU­YE SU FOR­TU­NA EL MI­TO DEL DE­POR­TE

ES EL TER­CER TE­NIS­TA QUE MÁS DI­NE­RO HA HE­CHO EN LA HIS­TO­RIA, EL DE­POR­TIS­TA ES­PA­ÑOL MÁS RI­CO, CON UNA FOR­TU­NA ES­TI­MA­DA EN 270 MI­LLO­NES DE EU­ROS, Y UN MI­LLO­NA­RIO QUE, PÁS­MEN­SE, PRE­FIE­RE CO­TI­ZAR EN ES­PA­ÑA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - INFORME - POR AN­DRÉS GUE­RRA

No ga­nó en Madrid, pe­ro Ra­fa ha vuel­to. Des­pués de cul­mi­nar un 2015 en que se vio obli­ga­do a sa­car lo me­jor de su in­creí­ble fuer­za men­tal, el ma­llor­quín pa­re­ce que­rer ga­nar­lo to­do. Y es que Ra­fa ga­na mu­cho en la pis­ta y sa­be có­mo in­ver­tir fue­ra de ella. El te­nis­ta ad­qui­rió ha­ce ape­nas un mes un ya­te de 23 me­tros de es­lo­ra, va­lo­ra­do en ca­si 3 mi­llo­nes. El úl­ti­mo ca­pri­cho de Ra­fa Na­dal, ti­tu­la­ron. Con una for­tu­na es­ti­ma­da por For­bes en unos 270 mi­llo­nes de eu­ros, no pa­re­ce al­go prohi­bi­ti­vo. Me­nos aun pa­ra un jo­ven cu­ya fe­li­ci­dad se mi­de no en di­vi­den­dos, sino en dis­fru­tar del Me­di­te­rrá­neo con los su­yos. Lo di­ce él mis­mo y lo de­mues­tra pa­gan­do sus im­pues­tos en Es­pa­ña. El Ban­co Sa­ba­dell, uno de sus más or­gu­llo­sos pa­tro­ci­na­do­res, or­ga­ni­zó en abril un co­lo­quio con Na­dal en el mar­co del Tro­feo Con­de de Go­dó y Co­ra­zón es­tu­vo allí.

CO­TI­ZAR EN ES­PA­ÑA

A la pre­gun­ta de por qué co­ti­za en Es­pa­ña, el te­nis­ta res­pon­dió lo si­guien­te: «Lo de­ci­dí ha­ce mu­chos años. El di­ne­ro no lo es to­do en la vi­da. Soy un su­per­pri­vi­le­gia­do a to­dos los efec­tos y en lo eco­nó­mi­co las co­sas me han ido me­jor de lo que hu­bie­ra so­ña­do nun­ca. Cla­ro que ha­go por in­cre­men­tar mi pa­tri­mo­nio, pe­ro siem­pre y cuan­do te­ner más no me cau­se in­fe­li­ci­dad. Ten­go la in­quie­tud por te­ner más, pe­ro siem­pre que me com­pen­se. Soy fe­liz vi­vien­do en Es­pa­ña, sien­do que­ri­do por la gen­te y creo que ha­ber tri­bu­ta­do aquí, co­mo me to­ca, es un fac­tor más». Si bien du­ran­te un tiem­po el te­nis­ta se aco­gió al más be­ne­fi­cio­so ré­gi­men fis­cal de Eus­ka­di, nun­ca sa­lió de Es­pa­ña. Aun­que Ra­fa es aun muy jo­ven –cum­pli­rá 30 el 3 de ju­nio– su tra­yec­to­ria en el te­nis es di­la­ta­da. Ga­nó su pri­mer Grand Slam, Ro­land Ga­rros, con 19 años y es el te­nis­ta más jo­ven en ha­ber lo­gra­do el Gol­den Slam. Ha si­do ade­más el más jo­ven de la his­to­ria en ga­nar un tor­neo ofi­cial de la ATP, tie­ne el ré­cord de Ro­land Ga­rros con nue­ve vic­to­rias y sus 14 Grand Slam so­lo son su­pe­ra­dos por Pe­te Sam­pras,

que se re­ti­ró con 17. Los pre­mios en me­tá­li­co que ja­lo­nan el cir­cui­to pro­fe­sio­nal del te­nis son su­cu­len­tos. Wim­ble­don pre­mia­rá a sus ga­na­do­res con 2.5 mi­llo­nes de eu­ros. De ahí y ha­cia aba­jo, has­ta com­ple­tar un to­tal de 44 mi­llo­nes de eu­ros en pre­mios en me­tá­li­co. Su­men aho­ra los que re­par­ten los tor­neos con ca­te­go­ría 1000, co­mo el Mu­tua de Madrid –Ra­fa se lle­vó 225.300 eu­ros por lle­gar a se­mi­fi­na­les– o los de Mon­te­car­lo, Mia­mi e In­dian Wells, que ha ga­na­do el te­nis­ta, y los ca­te­go­ría 500, co­mo el Con­de de Go­dó. Ne­ce­si­ta­mos un Ex­cel pa­ra su­mar lo que lle­va ga­na­do Na­dal des­de que de­bu­tó en com­pe­ti­ción ATP con 15 años. Pa­ra no apa­bu­llar al lec­tor, se­lec­cio­nar so­lo tres ci­fras re­pre­sen­ta­ti­vas: en 2015 par­ti­ci­pó en 23 tor­neos y, se­gún ci­fras de la ATP, se em­bol­só 3,5 mi­llo­nes de eu­ros; en lo que lle­va­mos de

2016 ya ha in­gre­sa­do

1,6 mi­llo­nes y aun no ha ju­ga­do nin­gún Gran Slam, y por úl­ti­mo, la ATP arro­ja una ci­fra glo­bal en sa­la­rios (pre­mios en me­tá­li­co co­se­cha­dos) de al­go más de 67,5 mi­llo­nes de eu­ros du­ran­te su ca­rre­ra. Fe­de­rer, quien más ha ga­na­do has­ta aho­ra, va por los 85 mi­llo­nes de eu­ros. Pe­ro los de­por­tis­tas de éli­te sue­len in­gre­sar más por pu­bli­ci­dad que por sa­la­rio. Na­dal man­tie­ne un pa­tro­ci­nio de lar­ga du­ra­ción con Kia, Map­fre y Ni­ke, gru­po a los que se ha in­cor­po­ra­do Ban­co Sa­ba­dell. Even­tual­men­te, pres­ta su ima­gen a Po­ke­rS­tars, co­mo de­por­tis­tas de la ta­lla de Ro­nal­do, Pau Ga­sol o Ney­mar. Re­sul­ta im­po­si­ble sa­ber a cuán­to as­cien­de la for­tu­na acu­mu­la­da por Na­dal en con­tra­tos pu­bli­ci­ta­rios, pe­ro For­bes cal­cu­la que el 80% de su for­tu­na co­rres­pon­de a in­gre­sos por pa­tro­ci­nio y so­lo el 20 a sa­la­rios. El ma­llor­quín ha­bría ga­na­do en lo que lle­va de ca­rre­ra cer­ca de 270 mi­llo­nes de eu­ros. En su web, Ra­fa ven­de pro­duc­tos de­por­ti­vos Ni­ke, Ba­bo­lat y Lu­xi­lon, y ca­len­da­rios y mer­chan­di­sing de su fun­da­ción, a la que se aña­den pa­tro­ci­na­do­res co­mo Dra­san­vi Sport­ters, Mue­ller, Ba­bo­lat, Play Sta­tion, Port Aven­tu­ra e i-cons­ports be­cas en USA.

LOS PA­TRO­CI­NA­DO­RES Las mar­cas se pe­lean por pa­tro­ci­nar al me­jor de­por­tis­ta es­pa­ñol de to­dos los tiem­pos, al­guien con una tra­yec­to­ria in­ta­cha­ble. Los chi­cos y las chi­cas buenos ven­den más. Nos lo ex­pli­ca San­tia­go de Mo­lli­ne­do, pre­si­den­te de Per­so­na­lity Me­dia, agen­cia es­pe­cia­li­za­da en aná­li­sis de ima­gen de ce­le­bri­da­des: «La fi­gu­ra de al­guien cu­ya tra­yec­to­ria se ba­sa en el es­fuer­zo y la de­di­ca­ción pro­fe­sio­nal es la que más ven­de. Otros per­so­na­jes que co­mien­zan a col­gar en las re­des fo­tos muy per­so­na­les o en­tran­do al tra­po en te­mas que no de­ben se de­va­lúan. No lo ve­rás en Na­dal. Él pue­de es­tar me­ses ale­ja­do de la com­pe­ti­ción y si­gue te­nien­do una for­tí­si­ma pre­sen­cia me­diá­ti­ca, mu­chas ve­ces su­pe­rior a la que le dan sus anun­cian­tes. A él ya lo quie­ren los me­dios». ¿Qué di­fe­ren­cia a Na­dal de otras es­tre­llas del de­por­te tam­bién muy que­ri­das? «Ra­fa siem­pre ha­ce una apues­ta a lar­go pla­zo con las mar­cas, su pa­tro­ci­nio es muy se­rio y es­truc­tu­ra­do. Ban­co Sa­ba­dell le ha­ce pu­bli­ci­dad dis­tin­ta por­que es él. Su equi­po cui­da has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle. Cuan­do una agen­cia pre­pa­ra un spot por en­car­go de uno de sus pa­tro­ci­na­do­res, lo aprue­ba el equi­po de Ra­fa y lo re­vi­sa una se­gun­da agen­cia de su con­fian­za. Ca­si na­die en es­te país tie­ne una es­truc­tu­ra tan se­ria». Por qué Ra­fa es úni­co lo ex­pli­ca el pro­fe­sor San­tia­go Ál­va­rez de Mon, que lle­vó su ca­so a las au­las: «Me in­tere­só Ra­fa Na­dal por sus va­lo­res, el pro­ce­so de apren­di­za­je, su for­ta­le­za men­tal, el ma­ne­jo del error co­mo fuen­te de apren­di­za­je, la ca­pa­ci­dad de ges­tio­nar la pre­sión… Los gran­des aca­ban sien­do in­tem­po­ra­les: cuan­to más ga­ne, más eco ten­drá, pe­ro es una apues­ta se­gu­ra». Co­mo re­cuer­dan nues­tros ex­per­tos, Ra­fa se ha ro­dea­do de per­so­nas de ex­tre­ma con­fian­za y ellos son par­te fun­da­men­tal de su éxi­to. En lo de­por­ti­vo man­da su tío y en­tre­na­dor, To­ni Na­dal; en la ges­tión de su ima­gen, Car­los Cos­ta; en la ad­mi­nis­tra­ción de su pa­tri­mo­nio y di­ver­si­fi­ca­ción de ne­go­cio, su pa­dre. En ma­yo de 1999 Sebastián Na­dal cons­ti­tu­yó la SI­CAV Growth In­ver­sions, con do­mi­ci­lio en Sant Cu­gat del

Vallés (Barcelona), de la que es hoy pre­si­den­te, con un ca­pi­tal ini­cial de seis mi­llo­nes de eu­ros y un má­xi­mo de 60. El pa­dre del te­nis­ta fi­gu­ra co­mo ad­mi­nis­tra­dor en 67 so­cie­da­des, 25 de las cua­les es­tán de­di­ca­das a la ener­gía lim­pia. La pro­du­cen me­dian­te Va­lle­jan­co So­lar San­to Domingo SL (ma­triz de sie­te em­pre­sas), Lu­na So­lar de Ma­ja­rres SL (ma­triz de otras nue­ve), Ca­ron­te Ener­gía So­lar SL, In­ver­sio­nes Fo­to­vol­tai­cas Ma­llor­qui­nas SL y sie­te so­cie­da­des más, to­das en Ba­lea­res, que re­gen­tan plan­tas fo­to­vol­tai­cas. Tam­bién al­qui­lan ma­qui­na­ria a tra­vés de Gue­ta­ria Re­no­va­bles. Los Na­dal par­ti­ci­pan en la cons­truc­ción y pro­mo­ción de cen­tros de­por­ti­vos y de re­lax, ti­po spa (Es­ci­ron In­vest) y en la ges­tión de ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas (RN Ten­nis Aca­demy, Fit­ness Ma­na­cor); en la edu­ca­ción de­por­ti­va (R. Na­dal In­ter­na­tio­nal School); en la pro­mo­ción in­mo­bi­lia­ria (Naiad 2012, Oser­na 92, Cen­tre Es­por­tiu Ma­na­cor); en fa­bri­ca­ción de apa­ra­tos de dis­tri­bu­ción eléc­tri­ca (Bi­nia­li In­vest); co­mer­cia­li­za­ción de elec­tro­do­més­ti­cos (Ana­da Sport); or­ga­ni­za­ción de even­tos (Do­ne Events) y en un úl­ti­mo cu­po de so­cie­da­des cu­yo ob­je­to es in­con­cre­to, pe­ro que par­ti­ci­pan en va­rias de las ci­ta­das arri­ba, co­mo Na­dal In­vest, De­ba­mi­na y Go­ra­men­di Si­glo XXI. Fi­nal­men­te, Sebastián Na­dal fi­gu­ra co­mo ge­ren­te de Vi­dres Ma­llor­ca, pe­ro ese ya era el ne­go­cio fa­mi­liar an­tes de que su hi­jo se con­vir­tie­se en el me­jor de­por­tis­ta es­pa­ñol. Al fren­te de la Fun­da­ción Ra­fa Na­dal es­tán su ma­dre, Ana María Pa­re­ra (ad­mi­nis­tra­do­ra, ade­más, de la cons­truc­to­ra As­pe­mir), y su no­via, Xis­ca Pe­re­lló.

HOTELITOS EN EL CA­RI­BE

En el sec­tor del ocio, enamo­ra­do del Ca­ri­be me­xi­cano, en 2013 Ra­fa se hi­zo con dos hotelitos en Co­zu­mel, Se­crets Au­ra y Suns­ca­pe Sa­bor. Y con su ami­go Pau Ga­sol tie­ne el res­tau­ran­te Ta­tel, pa­ra el que se su­mó co­mo so­cio Enrique Igle­sias y que le­van­ta­ron Abel Ma­tu­tes Jr y Ma­nuel Cam­pos. Ta­tel pre­ten­de ex­pan­dir­se por dis­tin­tas ciu­da­des. En­tre las po­se­sio­nes más pre­cia­das del cam­peón, en­con­tra­mos una man­sión con sa­li­da al mar en la lo­ca­li­dad ma­llor­qui­na de Por­to Cris­to, va­lo­ra­da en más de 4 mi­llo­nes. Tam­bién dos pi­sos en Barcelona y en 2009 pu­bli­ci­tó una in­ver­sión pro­pia en Pla­ya Nue­va Ro­ma­na (Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na). El te­nis­ta se mue­ve al­ter­nan­do un Kia Sportage, un As­ton Mar­tin DBS, una Har­ley Da­vid­son XR1200 y el Mer­ce­des AMG GT que le to­có co­mo pre­mio tras ven­cer en un tor­neo ce­le­bra­do en Stutt­gart (Ale­ma­nia) el año pa­sa­do. El ya­te que aca­ba de ad­qui­rir es un mo­de­lo de la fir­ma Mon­te Car­lo Yatchs, de nom­bre Beet­ho­ven, cu­ya ca­te­go­ría al­can­za un pre­cio mí­ni­mo de 2,9 mi­llo­nes y que vie­ne a re­em­pla­zar al Avan­ti, la em­bar­ca­ción en la que lo he­mos vis­to des­de 2013. Se di­ce que cuan­do sa­le a na­ve­gar con ami­gos, Ra­fa co­rre con to­dos los gas­tos. Vi­nien­do de él, no nos ex­tra­ña.

Na­dal po­see un im­por­tan­te pa­tri­mo­nio en­tre el que se en­cuen­tra una man­sión en Por­to Cris­to (Ma­na­cor), va­lo­ra­da en más de 4 mi­llo­nes de eu­ros, un ya­te de 23 me­tros de es­lo­ra, que ron­da los 3 mi­llo­nes, y una aca­de­mia de­por­ti­va con pis­tas de te­nis, cam­po de fút­bol y pis­ci­na, tam­bién en Ma­na­cor.

El te­nis­ta es so­cio jun­to a su ín­ti­mo ami­go Pau Ga­sol y el can­tan­te Enrique Igle­sias del res­tau­ran­te ma­dri­le­ño Ta­tel, fun­da­do por Abel Ma­tu­tes Jr. y Ma­nuel Cam­pos. Allí Na­dal ce­nó re­cien­te­men­te con don Juan Car­los tras su de­but en el Open de Madrid.

El te­nis­ta tie­ne una fuer­te es­truc­tu­ra a su al­re­de­dor com­pues­ta por per­so­nas de su con­fian­za. Su tío To­ni Na­dal (aba­jo) es su en­tre­na­dor, su no­via (dcha.) y su ma­dre es­tán al fren­te de la Fun­da­ción Ra­fa Na­dal, y su pa­dre (aba­jo jun­to a su ma­dre) ad­mi­nis­tra y di­ver­si­fi­ca su pa­tri­mo­nio.

El 80% de la for­tu­na de Na­dal pro­vie­ne de los in­gre­sos por pa­tro­ci­nio y pu­bli­ci­dad. El te­nis­ta es ima­gen de va­rias fir­mas, en­tre las que es­tán Ni­ke, Kia, Tommy Hil­fi­ger, Po­ke­rS­tars y Ban­co Sa­ba­dell. NI­KE

KIA

BAN­CO DE SA­BA­DELL

TOMmy HIL­FI­GER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.