AGEN­DA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - INFORME - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FOR­NÉS

DDes­pués de cua­tro me­ses prác­ti­ca­men­te en­ce­rra­do en su des­pa­cho del Pa­la­cio de La Zar­zue­la re­ci­bien­do a los mis­mos po­lí­ti­cos una y otra vez, pa­ra que le di­je­ran lo mis­mo en ca­da una de las tres oca­sio­nes en las que los ha re­ci­bi­do, el Rey Fe­li­pe IV ha apro­ve­cha­do es­te res­pi­ro has­ta las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les pa­ra lan­zar­se a la ca­lle. Al final, los po­lí­ti­cos no se die­ron por alu­di­dos cuan­do el Rey co­lo­có un re­loj de are­na en su des­pa­cho, y el tiem­po se aca­bó pa­ra ellos, al me­nos has­ta des­pués de los co­mi­cios del 26 de ju­nio. Pe­ro don Fe­li­pe sí se ha apli­ca­do la lec­ción y ya es­tá de­mos­tran­do que, al me­nos él, no va a per­der el tiem­po. Por ello, en Zar­zue­la le han di­se­ña­do una agen­da al mar­gen de la po­lí­ti­ca y con un ob­je­ti­vo cla­ro: fa­ci­li­tar el con­tac­to del Rey con la gen­te. Pe­ro no so­la­men­te de las gran­des ciu­da­des, sino tam­bién de los pue­blos pe­que­ños. Du­ran­te los lar­gos me­ses del ‘en­cie­rro’ –a la es­pe­ra de que sur­gie­ran acuer­dos pa­ra con­vo­car ron­das de con­sul­tas–, al­guien co­men­tó en La Zar­zue­la que aque­llo era «co­mo te­ner un ca­ba­llo pu­ra san­gre y no de­jar­le co­rrer».

La ver­dad es que a don Fe­li­pe se le veía muy son­rien­te en­ton­ces cum­plien­do con el man­da­to cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro aho­ra se mues­tra fe­liz tra­tan­do a la gen­te. Tan a gus­to que in­clu­so im­pro­vi­sa, co­mo hi­zo la pa­sa­da se­ma­na a su re­gre­so del Mo­nas­te­rio de Yus­te (Cá­ce­res), cuan­do no du­dó en pa­rar a co­mer en un res­tau­ran­te de ca­rre­te­ra, don­de al­mor­zó un me­nú de 11 eu­ros con sus acom­pa­ñan­tes, en­tre ellos, el mi­nis­tro de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra en Fun­cio­nes, Íñigo Méndez de Vi­go.

EL REY QUIE­RE VER GEN­TE

Al día si­guien­te fue en Se­vi­lla don­de se dio con la Rei­na un ba­ño de mul­ti­tu­des, a pe­sar de la in­co­mo­di­dad de la llu­via y los pa­ra­guas, y es­ta se­ma­na, don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia han ele­gi­do las lo­ca­li­da­des de Tomelloso y Vi­lla­nue­va de los In­fan­tes pa­ra ha­cer su ru­ta de don Qui­jo­te, an­tes de vi­si­tar tam­bién Ta­la­ve­ra de la Rei­na (To­le­do).

To­do ello en una se­ma­na cla­ve, pues el domingo 22 de ma­yo, los Re­yes ce­le­bran el duo­dé­ci­mo aniver­sa­rio de su ma­tri­mo­nio. Sin em­bar­go, don Fe­li­pe tie­ne una ci­ta in­elu­di­ble esa no­che: la final de la Copa del Rey de fút­bol, que se dispu­tan el Barcelona y el Se­vi­lla en el Vi­cen­te Cal­de­rón. Co­no­ci­do el ve­neno que des­ti­lan al­gu­nos hin­chas, no pa­re­ce ser el lu­gar ideal pa­ra ce­le­bra­cio­nes ro­mán­ti­cas.

El sá­ba­do 28 de ma­yo, los Re­yes vol­ve­rán a te­ner una ci­ta en la ca­lle: la ce­le­bra­ción del Día de las Fuer­zas Ar­ma­das en Madrid. Y, por la no­che, lo más pro­ba­ble es que don Fe­li­pe via­je a Mi­lán a la final de la Cham­pions, que se dispu­tarán el Real Madrid y el Atlé­ti­co de Madrid. Hay quien cree que le po­drían acom­pa­ñar sus dos hi­jas, la Prin­ce­sa de As­tu­rias y la In­fan­ta So­fía, pe­ro to­do pa­re­ce in­di­car que no. Lo que sí se­rá cu­rio­so es que, en es­ta oca­sión, en lu­gar de dos je­fes de Es­ta­do, uno por ca­da equi­po, so­lo ha­brá uno, el Rey de Es­pa­ña, que ten­drá que de­mos­trar su neu­tra­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.