LA TRIS­TE BO­DA DE LA PRIN­CE­SA KAZUKO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - LO ÚLTIMO -

No pa­re­cen muy con­ten­tos. Ni los no­vios ni la em­pe­ra­triz. A la no­via, po­bre, pa­re­ce que la lle­va­ran di­rec­ta al ma­ta­de­ro y, sin em­bar­go, las co­sas de­be­rían ser dis­tin­tas. La prin­ce­sa, de 20 años y ter­ce­ra hi­ja de Hi­rohi­to, es­ta­ba con­si­guien­do al­go im­pen­sa­ble has­ta en­ton­ces: que un miem­bro de la fa­mi­lia real se ca­sa­ra con un ple­be­yo. Lás­ti­ma que el amor en oca­sio­nes dé tan ma­los re­sul­ta­dos. El no­vio, por su par­te, no te­nía tí­tu­lo pe­ro sí es­ta­ba muy re­la­cio­na­do con la co­ro­na, ya que pro­ve­nía de una de las cin­co fa­mi­lias que tra­di­cio­nal­men­te han ser­vi­do co­mo con­se­je­ras del em­pe­ra­dor. Se lla­ma­ba Ta­kat­su­ka­sa Tos­hi­mi­chi y de­di­có su vi­da a es­tu­diar los tre­nes. Aun­que co­mo de cos­tum­bre, des­con­fíen de esa apa­rien­cia tan se­ria y abu­rri­da: el no­vio, al final, sa­lió ra­na. Los pri­me­ros pro­ble­mas fue­ron de fer­ti­li­dad. La pa­re­ja no pu­do te­ner hi­jos y adop­ta­ron a un ni­ño. De eso, por su­pues­to, no po­de­mos cul­par a na­die. Lo ma­lo ocu­rrió en 1966, cuan­do el ple­be­yo que ha­bía lo­gra­do en­trar en la her­mé­ti­ca ca­sa im­pe­rial de Ja­pón apa­re­ció muer­to jun­to a su aman­te, la dueña de un lo­cal noc­turno. Am­bos ha­bían su­fri­do un en­ve­ne­na­mien­to por dió­xi­do de car­bono. ¿Ac­ci­den­te o sui­ci­dio? Los rumores apun­ta­ron a lo se­gun­do. Y co­mo las des­gra­cias nun­ca vie­nen so­las, po­co des­pués un ex­tra­ño ar­ma­do con un cu­chi­llo agre­dió a la prin­ce­sa en su ca­sa. Tras pa­sar una se­ma­na en el hos­pi­tal, Kazuko se ins­ta­ló has­ta el final de sus días en uno de los pa­la­cios im­pe­ria­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.