Win­ger De­bra

EL RE­GRE­SO DE LA ESTRELLA IN­DO­MA­BLE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR CARL LEI­BAR

HA­CE 20 AÑOS, CUAN­DO ERA UNA DE LAS AC­TRI­CES MÁS AD­MI­RA­DAS DE LA GRAN PAN­TA­LLA, Y UNA DE LAS MÁS ODIADAS POR COM­PA­ÑE­ROS Y PRO­DUC­TO­RES, DIO UN POR­TA­ZO A HOLLY­WOOD, HAR­TA DE SU SE­XIS­MO Y DE LA EXI­GEN­CIA DE LA FA­MA. LA TE­LE­VI­SIÓN ACA­BA DE SA­CAR­LA DE SU RE­TI­RO. VUEL­VE UNA RE­BEL­DE.

Con­du­cía por una ca­rre­te­ra de Ir­lan­da cuan­do pa­ró el co­che y to­mó la de­ci­sión. Lo de­ja­ba. Lle­va­ba años desean­do ha­cer­lo, pe­ro el éxi­to sue­le ser una adic­ción que cues­ta aban­do­nar. Co­mo re­co­no­ció tiem­po des­pués en una en­tre­vis­ta al New York Ma­ga­zi­ne, ya no po­día so­por­tar a más pro­duc­to­res «cer­dos» que va­lo­ra­ban a las ac­tri­ces se­gún su ca­pa­ci­dad de ser se­xual­men­te ape­te­ci­bles, los mis­mos que le su­ge­rían to­mar diu­ré­ti­cos pa­ra adel­ga­zar o que si­guen desechan­do el ta­len­to femenino cuan­do co­me­te el ‘error’ de en­ve­je­cer. Des­apa­re­ció con dis­cre­ción, co­mo quien aban­do­na una fies­ta sin des­pe­dir­se pa­ra que na­die in­ten­te de­te­ner­le. Cam­bió los pla­tós de eli­te por las pe­lí­cu­las in­de­pen­dien­tes y las au­las de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, don­de en­se­ñó lo que se ne­ce­si­ta pa­ra ser tres ve­ces no­mi­na­da a los Os­car. Du­ran­te 20 años ha dis­fru­ta­do de un ol­vi­do pla­cen­te­ro, has­ta que des­pués de tan­to tiem­po, a pun­to de cum­plir los 61 años, ha en­con­tra­do un pa­pel por el que le ha me­re­ci­do la pe­na re­gre­sar a los ti­tu­la­res: la ma­dre de Ash­ton Kut­cher en la se­rie The Ranch, una co­me­dia que ha co­men­za­do a emi­tir el ca­nal de pa­go Net­flix, en el que abun­da una au­dien­cia jo­ven pa­ra la que De­bra Win­ger es un nom­bre por des­cu­brir.

LOS PRI­ME­ROS DES­EN­CUEN­TROS

Una bús­que­da rá­pi­da en Goo­gle les ayu­da­ría a en­ten­der por qué Pau­li­ne Kael, crí­ti­ca tan des­pia­da­da co­mo res­pe­ta­da en la in­dus­tria del ci­ne, la de­fi­nió co­mo «una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes pa­ra ir a ver pe­lí­cu­las en la dé­ca­da de los 80». Mag­né­ti­ca en la pan­ta­lla, in­tér­pre­te de ca­rác­ter, de­vo­ra­do­ra de ta­qui­llas. Ur­ban Cow­boy (1980) fue el pri­mer atis­bo de lo que era ca­paz con una cá­ma­ra. Lo con­fir­mó en Ofi­cial y ca­ba­lle­ro (1982), su pri­me­ra no­mi­na­ción al Os­car. So­lo al­guien con un don es ca­paz de di­si­mu­lar así la pro­fun­da aver­sión que sen­tía ha­cia Ri­chard Ge­re, su enamo­ra­do de fic­ción, «un des­agra­da­ble mu­ro de la­dri­llos» en pa­la­bras de De­bra, quien nun­ca se ha mor­di­do la len­gua. «Hay mu­cha gen­te a la que no cai­go bien, por eso no re­ci­bo mu­chas fe­li­ci­ta­cio­nes de Na­vi­dad –ex­pli­ca­ba la ac­triz a The In­de­pen­dent–. Pro­ba­ble­men­te hi­ce da­ño a per­so­nas sin ne­ce­si­dad. Fue un error, pe­ro tam­bién son co­sas que pa­san cuan­do eres jo­ven».

Lo cier­to es que en los ro­da­jes re­sul­ta­ba in­so­por­ta­ble. Mal­ha­bla­da y co­lé­ri­ca, era ca­paz de pro­vo­car ins­tin­tos ho­mi­ci­das en di­rec­to­res y com­pa­ñe­ros de re­par­to. Shirley Ma­cLai­ne fue una de sus víc­ti­mas du­ran­te la fil­ma­ción de La fuer­za del ca­ri­ño (1983, se­gun­da no­mi­na­ción al Os­car), una con­mo­ve­do­ra re­la­ción en­tre una ma­dre y su hi­ja mo­ri­bun­da que se con­ver­tía en pe­lea de ga­tas en cuan­to se apa­ga­ban los fo­cos. Hu­bo que con­ven­cer a la ve­te­ra­na ac­triz de que no de­ja­ra ti­ra­da la pro­duc­ción cuan­do ya es­ta­ba a pun­to de co­ger un avión y lar­gar­se. Win­ger lo­gró a cam­bio la com­pli­ci­dad de Jack Ni­chol­son, el otro pro­ta­go­nis­ta, con el que em­pren­dió una gi­ra pro­mo­cio­nal lle­na de ex­ce­sos tras la que tu­vo que in­ter­nar­se en reha­bi­li­ta­ción. Su per­so­na­li­dad se en­du­re­cía a la vez que los me­dios y el pú­bli­co se en­tre­ga­ban a su ta­len­to. Los in­ci­den­tes se hi­cie­ron ha­bi­tua­les. El set de To­do el mun­do ga­na (1990) fue un es­ce­na­rio de gue­rra con Nick Nol­te en la otra trin­che­ra. No re­sul­tó me­jor la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar jun­to a John Mal­ko­vich en El cie­lo pro­tec­tor (1990): des­de en­ton­ces siem­pre se ha re­fe­ri­do a él co­mo «una mo­de­lo de pa­sa­re­la». Tam­bién fue ai­rea­da su ne­ga­ti­va de úl­ti­ma ho­ra a pro­ta­go­ni­zar Ellas dan el gol­pe (1992) al en­te­rar­se de que ha­bían in­clui­do a Ma­don­na en el re­par­to. Ese ca­rác­ter re­bel­de es tam­bién con­se­cuen­cia de una bio­gra­fía po­co con­ven­cio­nal. Sus pa­dres eran unos ju­díos or­to­do­xos que de­ci­die­ron emi­grar des­de Es­ta­dos Uni­dos a Is­rael cuan­do De­bra te­nía 16 años. El res­to de su ado­les­cen­cia la pa­só en una co­mu­na agrí­co­la que obli­ga­ba a po­cos lu­jos y al tra­ba­jo du­ro, una en­se­ñan­za se­ve­ra que com­ple­tó en el ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio en el país. Re­gre­só a Amé­ri­ca sin te­ner de­ci­di­do qué ha­cer. Des­gra­cia­da­men­te, tu­vo mu­cho tiem­po pa­ra pen­sar­lo du­ran­te los diez me­ses que es­tu­vo postrada en una ca­ma re­cu­pe­rán­do­se de la pa­rá­li­sis y la ce­gue­ra par­cial que le pro­vo­có un gra­ve ac­ci­den­te de co­che. De ma­ne­ra que asu­mió su re­ve­la­da vo­ca­ción por el ar­te dra­má­ti­co con el ge­nio y la con­vic­ción de un bul­dó­cer ca­paz de lle­var­se por de­lan­te cual­quier obs­tácu­lo… al me­nos du­ran­te un tiem­po. En con­cre­to 15 años, has­ta que

“RI­CHARD GE­RE ERA UN DES­AGRA­DA­BLE MU­RO DE LA­DRI­LLO”

‘OFI­CIAL Y CA­BA­LLE­RO’ (1982)

‘AME­RI­CAN COW­BOY’ (1980)

‘LA FUER­ZA DEL CA­RI­ÑO’ (1983)

‘EL CIE­LO PRO­TEC­TOR’ (1990)

‘TIE­RRAS DE PE­NUM­BRA’ (1993)

‘TO­DO EL MUN­DO GA­NA’ (1990)

‘THE RANCH’ (2016)

‘BUS­CAN­DO A DE­BRA WIN­GER’ (2002)

‘OL­VÍ­DA­TE DE PA­RÍS’ (1995)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.