JOHNNY DEPP Y AM­BER HEARD

Crónica de un escándalo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR IXONE DÍAZ LANDALUCE

La no­ti­cia sal­ta­ba a los me­dios el 25 de ma­yo: Johnny Depp y Am­ber Heard po­nían fin a su ma­tri­mo­nio 15 me­ses des­pués de su bo­da. La ac­triz ha­bía so­li­ci­ta­do el di­vor­cio dos días an­tes y so­lo tres des­pués de que la ma­dre de Deep, Betty Sue Pal­mer, fa­lle­cie­ra. Du­ran­te esas pri­me­ras ho­ras, pa­re­cía, sim­ple­men­te, el desen­la­ce más o me­nos ines­pe­ra­do de uno de esos ma­tri­mo­nios fu­ga­ces tan ha­bi­tua­les en Holly­wood. La fá­bri­ca de es­pe­cu­la­cio­nes se po­nía en mar­cha y co­men­za­ban los ru­mo­res de to­do ti­po. Una de las fuen­tes pró­xi­mas a la ac­triz que ci­ta­ba la re­vis­ta Peo­ple uti­li­za­ba una fra­se críp­ti­ca pa­ra re­su­mir la si­tua­ción: «Am­ber hi­zo lo que te­nía que ha­cer pa­ra pro­te­ger­se». El ac­tor con­tes­tó con un bre­ve co­mu­ni­ca­do a tra­vés de su re­pre­sen­tan­te. «Da­da la bre­ve­dad del ma­tri­mo­nio y la trá­gi­ca y re­cien­te muer­te de su ma­dre, Johnny no con­tes­ta­rá a nin­gu­na de las men­ti­ras e his­to­rias fal­sas que se es­tán di­cien­do so­bre su vi­da per­so­nal. Con suer­te, la di­so­lu­ción de es­te bre­ve ma­tri­mo­nio se re­sol­ve­rá rá­pi­da­men­te». Era evi­den­te que no se tra­ta­ba de una se­pa­ra­ción amis­to­sa, pe­ro na­die se es­pe­ra­ba el si­guien­te ca­pí­tu­lo del cu­le­brón…

EPI­SO­DIOS VIO­LEN­TOS

El día 27, Heard so­li­ci­ta­ba una or­den de ale­ja­mien­to con­tra Depp por vio­len­cia do­més­ti­ca y el juez se la con­ce­día. No así la pen­sión de ma­nu­ten­ción de 50.000 dó­la­res al mes que pe­día te­nien­do en cuen­ta «el es­ti­lo de vi­da del ma­tri­mo­nio». Ese mis­mo día, se fil­tra­ban a la pren­sa va­rias fo­tos de ella con un vi­si­ble mo­ra­tón en la cara, al mis­mo tiem­po que vi­si­ta­ba los juz­ga­dos de Los Án­ge­les pa­ra for­ma­li­zar la so­li­ci­tud an­te el juez. Los de­ta­lles de su de­cla­ra­ción sal­ta­ron a los me­dios po­cas ho­ras des­pués. Y eran ex­plo­si­vos. «A lo lar­go de to­da nues­tra re­la­ción, Johnny ha abu­sa­do de mí fí­si­ca y ver­bal­men­te». En con­cre­to, Heard de­ta­lla­ba dos al­ter­ca­dos vio­len­tos. El pri­me­ro ha­bría ocu­rri­do el 21 de abril, coin­ci­dien­do con el cum­plea­ños de Am­ber. Se­gún su tes­ti­mo­nio, Depp se pre­sen­tó en su fies­ta de cum­plea­ños «bo­rra­cho y dro­ga­do», ti­ró una bo­te­lla de cham­pán con­tra la pa­red y arro­jó un va­so de vino con­tra su mu­jer. El se­gun­do, un mes des­pués, co­rres­pon­de­ría al mo­ra­tón que Heard ex­hi­bía en su ojo en el mo­men­to de la de­cla­ra­ción. Siem­pre se­gún la ac­triz, el ma­tri­mo­nio lle­va­ba un mes sin ver­se cuan­do Depp se pre­sen­tó en el apar­ta­men­to de la pa­re­ja en el down­town de Los Án­ge­les. Mien­tras ha­bla­ban del fa­lle­ci­mien­to de la ma­dre del ac­tor, Depp em­pe­zó «a ob­se­sio­nar­se so­bre al­go que no era cier­to» y qui­so lla­mar por te­lé­fono a una ami­ga de Heard pa­ra acla­rar la si­tua­ción. «Johnny me qui­tó el te­lé­fono de la mano, em­pe­zó a in­sul­tar a iO (su ami­ga) y oí có­mo ella me de­cía que sa­lie­ra de allí. En­ton­ces, Johnny ar­mó su bra­zo co­mo si

fue­ra a lan­zar una pe­lo­ta de béis­bol y me ti­ró el te­lé­fono con gran fuer­za, dán­do­me en el ojo y en el pó­mu­lo». A con­ti­nua­ción, Heard re­la­ta có­mo su ma­ri­do le ti­ró del pe­lo y ella gri­tó pa­ra que al­guien lla­ma­ra a la po­li­cía has­ta que un ve­cino en­tró en la ca­sa. Depp sa­lió del apar­ta­men­to «rom­pién­do­lo to­do» a su pa­so y Heard se re­fu­gió en la ca­sa de sus ve­ci­nos.

LA BRON­CA FI­NAL

Mi­nu­tos des­pués, la po­li­cía se pre­sen­tó en el lu­gar, pe­ro aca­bó de­ter­mi­nan­do que no ha­bía «prue­bas de nin­gún cri­men». De he­cho, se­gún fuen­tes po­li­cia­les ci­ta­das por TMZ, nin­guno de los dos agen­tes ob­ser­vó he­ri­das o mar­cas en el ros­tro de Heard que pu­die­ran ha­cer pen­sar que ha­bía si­do agre­di­da. En aquel mo­men­to, la ac­triz no de­nun­ció el in­ci­den­te, se­gún sus abo­ga­dos, pa­ra «pro­te­ger su in­ti­mi­dad y la ca­rre­ra de Johnny». Heard, sin em­bar­go, tie­ne va­rios tes­ti­gos del al­ter­ca­do. Pe­ro, se­gún TMZ, Depp tam­bién tie­ne los su­yos. En con­cre­to, sus guar­daes­pal­das, que ha­bían de­ja­do es­pa­cio a la pa­re­ja mien­tras dis­cu­tía, pe­ro en­tra­ron en el apar­ta­men­to cuan­do es­cu­cha­ron que Heard gri­ta­ba: «¡De­ja de pe­gar­me!». Sin em­bar­go, se­gún la ver­sión de es­tos agen­tes de se­gu­ri­dad, en ese mo­men­to el ac­tor y Heard es­ta­ban se­pa­ra­dos por va­rios me­tros. Al pa­re­cer, ellos tam­bién es­ta­rían dis­pues­tos a tes­ti­fi­car có­mo era Heard quien ha­bi­tual­men­te gri­ta­ba y ti­ra­ba co­sas con­tra su ma­ri­do, en la vis­ta so­bre la or­den de ale­ja­mien­to que ten­drá lu­gar en unas se­ma­nas. Y, al pa­re­cer, ha­bría ha­bi­do, al me­nos, un al­ter­ca­do más. El más gra­ve de to­dos. «Hu­bo otro in­ci­den­te en 2015, en el

A la iz­da., la foto de Am­ber con el ojo amo­ra­ta­do que ha da­do la vuel­ta al mun­do. So­bre es­tas líneas, a las puer­tas del juz­ga­do don­de pi­dió la or­den de ale­ja­mien­to de Depp.

A la iz­quier­da, Depp en un con­cier­to de su ban­da en Eu­ro­pa. Arri­ba, su ma­dre, fa­lle­ci­da días an­tes de que es­ta­lla­ra el escándalo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.