MA­RI­NA DANKO

So­bre su no­vio: "Dios te pre­mia".

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR BEATRIZ CORTÁZAR

Ins­ta­la­da en el si­len­cio y la paz, la gua­pí­si­ma Ma­ri­na Danko –62 años– pro­ta­go­ni­za aho­ra los ti­tu­la­res de las cró­ni­cas ro­sas tras su sor­pren­den­te no­viaz­go con el em­pre­sa­rio sui­zo Fa­bio Mantegazza, a quien co­no­ció ha­ce 14 me­ses en la ca­se­ta de su ami­ga la doc­to­ra Rocío Váz­quez en ple­na Fe­ria de Abril. «Aque­llo fue to­do un fle­cha­zo», re­cuer­da hoy la di­se­ña­do­ra de jo­yas que no quie­re mi­rar al pa­sa­do sino vi­vir el pre­sen­te de una ma­ne­ra dul­ce y dis­cre­ta. A Ma­ri­na hay que agra­de­cer­le la ge­ne­ro­si­dad de abrir su al­ma a Co­ra­zón, pues­to que es­tá en un mo­men­to de cal­ma que pre­fie­re que na­da ni na­die en­tur­bie. «Dios te pre­mia en la vi­da», ase­gu­ra. Y tam­bién sor­pren­de. Ella ba­ra­ja­ba la idea de ins­ta­lar­se una tem­po­ra­da en la In­dia, don­de po­dría se­guir en­con­tran­do esas pie­dras que pro­ta­go­ni­zan sus co­lec­cio­nes de jo­yas y tam­bién desa­rro­llar el plano más es­pi­ri­tual de su pen­sa­mien­to en ese am­bien­te. Jus­to en­ton­ces, se cru­zó en su vi­da Fa­bio y to­do dio un vuel­co. Hi­jo del fun­da­dor de la em­pre­sa de via­jes Glo­bus, a sus 50 años, Mantegazza es­tá di­vor­cia­do y es pa­dre de dos hi­jos. Su cer­ca­nía con Es­pa­ña le vi­ne por

“HE DA­DO CON LA PER­SO­NA PER­FEC­TA”

su ma­dre, ca­na­ria de na­ci­mien­to, aun­que él re­si­de en Mon­te­car­lo, don­de tam­bién ges­tio­na Mo­narch Air­li­nes, otra de las ra­mas del im­pe­rio de tu­ris­mo que creó su pa­dre y que ha­bía em­pe­za­do su abue­lo con una gón­do­la pa­ra pa­sear a los tu­ris­tas por el lago de Lu­gano. En ese rin­cón de Suiza la fa­mi­lia Mantegazza tie­ne fi­ja­da su re­si­den­cia. Co­ra­zón Hay mu­chos ru­mo­res so­bre dón­de se en­con­tra­ron por pri­me­ra vez. Unos ase­gu­ran que fue en los to­ros, en la Maes­tran­za, otros, en ple­na Fe­ria. Ma­ri­na Danko Fue ha­ce 14 me­ses en la ca­se­ta de mi ami­ga la doc­to­ra Rocío Váz­quez. Es­tá­ba­mos un gru­po de ami­gas y nos pre­sen­ta­ron. Des­de el pri­mer mo­men­to fue co­mo si nos co­no­cié­ra­mos, al­go muy bo­ni­to, un fle­cha­zo. Nos pu­si­mos a ha­blar y ya no pa­ra­mos. Co­nec­ta­mos muy rá­pi­da­men­te. Me pa­re­ció un se­ñor in­creí­ble y una ex­ce­len­te per­so­na. Pa­ra Ma­ri­na Danko to­do fue dis­tin­to des­de esa Fe­ria. Atrás que­da­ban sus pla­nes, y por de­lan­te te­nía una re­la­ción con un hom­bre «es­tu­pen­do y to­do un se­ñor». El em­pre­sa­rio sui­zo reunía to­do lo que Danko, ro­mán­ti­ca por an­to­no­ma­sia, so­ña­ba en una per­so­na. «Tie­ne una edu­ca­ción de las de an­tes, de un ca­ba­lle­ro, al­go que por des­gra­cia no abun­da hoy en día. No sa­bes có­mo me cui­da y me mi­ma. A su la­do me sien­to muy pro­te­gi­da, no ima­gi­nas có­mo

nos que­re­mos», con­fie­sa. Siem­pre via­jan­do con las ex­po­si­cio­nes que rea­li­za con sus jo­yas o bus­can­do nue­vas pie­dras o ins­pi­ra­cio­nes, Ma­ri­na ha da­do un sal­to a la ho­ra de abrir­se al mer­ca­do y por eso ape­nas es­tá quie­ta. Si­gue en Ma­drid, pe­ro desa­rro­lla su vi­da en­tre Mon­te­car­lo, Lu­gano y otros des­ti­nos. Su pre­sen­cia en el úl­ti­mo Fes­ti­val de Can­nes, don­de fue in­mor­ta­li­za­da mien­tras pa­sea­ba en Mas­se­rat­ti con su no­vio o na­ve­ga­ba en el im­pre­sio­nan­te bar­co Lady Ma­ri­na, de 60 me­tros de es­lo­ra y pro­pie­dad del pa­dre de su no­vio, no han pa­sa­do des­aper­ci­bi­das pa­ra na­die. Es­te ve­rano quie­re pa­sar­lo con sus tres hi­jos y Fa­bio, al que ya co­no­cen, y con el que se sien­te «apo­ya­da y com­pren­di­da en las co­sas que ha­go por eso es­toy tan con­ten­ta en es­te mo­men­to de mi vi­da». «No en­tien­do que yo sea no­ti­cia. Es­toy ena­mo­ra­da pe­ro tam­bién muy ale­ja­da de los me­dios. Me gus­ta­ría sal­va­guar­dar es­ta in­ti­mi­dad pe­ro es ver­dad que tam­po­co ten­go na­da que es­con­der», acla­ra.

C. ¿Se plan­tean vi­vir jun­tos? M.D. De mo­men­to yo si­go vi­vien­do en Ma­drid, pe­ro

“ES UNA RE­LA­CIÓN SE­RIA, PE­RO NO HAY NE­CE­SI­DAD DE PRE­CI­PI­TAR­SE EN LA VI­DA”

eso no qui­ta que apro­ve­che­mos los via­jes pa­ra ver­nos. Te­ne­mos una re­la­ción de dos per­so­nas adul­tas que en­ten­de­mos nues­tras vi­das y tam­bién nues­tros tra­ba­jos. C. Des­pués de tan­tos años de­di­ca­da a ello, ¿si­gue te­nien­do ilu­sión por el su­yo? M.D. Te di­ría que más que an­tes y en­ci­ma aho­ra pue­do de­di­car­le más tiem­po y mo­ver­me por el mun­do pa­ra abrir des­ti­nos. Me en­cuen­tro en con­ti­nua in­no­va­ción. C. No de­ja de ser una ca­sua­li­dad que el bar­co del pa­dre de su no­vio se lla­me Ma­ri­na, co­mo us­ted. M.D. La ver­dad es que fue una sor­pre­sa, pe­ro to­do con Fa­bio es muy es­pe­cial. C. ¿Se ha plan­tea­do vol­ver a ca­sar­se en al­gún mo­men­to? M.D. ¡Va­ya pre­gun­ta! Lo que pue­do de­cir es que es­ta­mos fe­li­ces así en es­te mo­men­to. Via­ja­mos, nos lle­va­mos muy bien y no te pue­do ne­gar que es una re­la­ción se­ria, pe­ro no hay ne­ce­si­dad de pre­ci­pi­tar­se en la vi­da y sí vi­vir ca­da mo­men­to pa­so a pa­so. C. ¿Qué es lo que le ha enamo­ra­do de Fa­bio? M.D. Es un hom­bre que lo tie­ne to­do. Su ma­ne­ra de ser es es­pe­cial, al igual la edu­ca­ción tan ex­qui­si­ta y lo gran se­ñor que es. Me en­can­tan sus ma­ne­ras, siem­pre pen­dien­te de to­do y con esos de­ta­lles que nos gus­tan a las mu­je­res y que ya ape­nas se ven. Soy muy sen­si­ble y a ve­ces me sien­to co­mo una ni­ña gran­de, por eso creo que he da­do con la per­so­na per­fec­ta. Lo re­su­mi­ría to­do di­cien­do que me lle­na. C. Y una cu­rio­si­dad: ¿có­mo us­ted ha­ce pa­ra se­guir es­tan­do tan es­tu­pen­da? M.D. (Ri­sas) Bueno cui­do la ali­men­ta­ción. To­do es sano y es­toy muy en­gan­cha­da al yo­ga des­de ha­ce años. Ade­más, ca­mino to­dos los días du­ran­te una ho­ra. An­dar es muy sano, no so­lo pa­ra es­tar en for­ma sino tam­bién pa­ra se­guir en paz.

“Des­de el pri­mer mo­men­to fue co­mo si nos co­no­cié­ra­mos, al­go muy bo­ni­to, un fle­cha­zo”.

So­bre es­tas líneas, Ma­ri­na Danko, de 62 años y na­ci­da en Co­lom­bia, con una de sus co­lec­cio­nes de jo­yas. Di­se­ña des­de ha­ce años pie­zas ex­clu­si­vas con pie­dras que bus­ca ella mis­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.