CHARLENE DE MÓ­NA­CO

Ella bai­la so­la.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS -

Cuan­do se da­ba por he­cho que eran un ma­tri­mo­nio dis­tan­te, Charlene y Alberto se mues­tran en pú­bli­co en­vuel­tos en un ha­lo de cer­ca­nía y com­pli­ci­dad. Fue en una fies­ta pri­va­da –ce­le­bra­da a bor­do de un ya­te des­pués del cóc­tel real que pu­so fin a la Fór­mu­la 1–, don­de la prin­ce­sa, vi­si­ble­men­te fe­liz, reali­zó de­mos­tra­cio­nes par­ti­cu­lar­men­te amo­ro­sas a su ma­ri­do. La sud­afri­ca­na dio pa­so a su la­do más di­ver­ti­do, di­cha­ra­che­ro y bai­lon­go, mo­vién­do­se al rit­mo de la mú­si­ca, desinhibida, con las ma­nos en al­to y aje­na a to­das las mi­ra­das. Un com­por­ta­mien­to real­men­te sin­gu­lar, muy ale­ja­do del hie­ra­tis­mo al que nos tie­ne acos­tum­bra­dos ‘la prin­ce­sa se­re­ní­si­ma’. No ca­be du­da de que la fa­mi­lia Gri­mal­di vi­ve un tiem­po de cam­bios en el que Charlene Wit­ts­tock se re­afir­ma co­mo pri­me­ra da­ma de Mó­na­co y cariñosa es­po­sa.

Tal y co­mo mues­tran las imá­ge­nes, su au­sen­cia en el re­cien­te Bai­le de la Ro­sa no es­tu­vo mo­ti­va­da por una fal­ta de rit­mo.

La prin­ce­sa aca­lló las vo­ces que sos­tie­nen la frial­dad de su ca­rác­ter con es­tas dis­ten­di­das imá­ge­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.